Arte y Cultura, Cine

Un psicópata talentoso

Con varias encarnaciones en pantalla grande, El amigo americano de Win Wenders o El talentosos Sr. Ripley de Anthony Minghella, el personaje de Tom Ripley es una de esas impactantes creaciones que sostienen una novela -como es este caso- o un film: A pleno sol fue la primera en llevar esta creación de la novelista Patricia Highsmith al cine de la mano de René Clément en la dirección y con Alain Delon en una encarnación mimética y perversa a partir de su innegable poder de seducción.

El film, que se verá hoy a las 19 en la Sala Nachman del Teatro Auditóirum (Boulevard Marítimo 2280), es la adaptación de El talentoso Sr. Ripley, un thriller sobre la perversión que subsiste al lujo y la posibilidad del doble, del vivir una vida en la vida del otro, del deseo. Que además la autora haya pensado esto en un ámbito intelectual y elegante suma sentido a una de las mejores obras policiales de todos los tiempos.

El joven Tom Ripley es contratado por el padre de Philippe Greenleaf para convencerlo de que vuelva a su hogar, ya que se ha ido del país y no tienen noticias de él. Ripley, un hombre sin escrúpulos y con una inteligencia suprema, montará una escena para captar el interés de aquel, mantener en vilo a su padre y, mientras, pergeñar el mecanismo que llevará a Philippe a la muerte, suplantándolo en el lugar que ocupa.

A pleno sol, además de la impresionante adaptación que logra (dentro de una novela que ha tenido sólo grandes adaptaciones), es un film emblemático: cuando el cine francés, post nacimiento de la nouvelle vague, pareció destinado a otra cosa Clément se empecinó en construir un thriller como los de antes, aunque con la salvedad de obtener algunos dividendos de la modernidad.

Sin embargo, también se aprovecha del talento de Delon en un papel por demás emblemático: Clément entiende que quién mejor que un galán, un seductor, para interpretar a un asesino frío y calculador que tiene su capacidad sociabilizadora para perpetrar sus actos. Hay por detrás en el interés de Ripley por ocupar el espacio del otro una mirada sexual enrevesada, que deja ver otros subtextos. Un gran film que se sigue por su trama y se puede interpretar por sus temas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*