Básquet, Deportes

Un pasito más hacia el título

En líneas generales Lamonte no deslumbró, pero fue clave en el final. (Foto: TELAM).

No apto para cardíacos fue la segunda final de la Liga Nacional de Básquet. Emotividad en estado puro para definir un partido que le era “chivo” a Peñarol, donde tuvo que recurrir al corazón y la entrega de sus jugadores para adueñarse otra vez del triunfo y quedar muy bien parado frente a Atenas, con el firme objetivo de adueñarse de la corona máxima. Este 64-60 evidenció que por más que el rival juegue al doble de sus posibilidades, el Milrayitas es muy duro de vencer. Casi invencible.

Peñarol arremetió de movida con Gutiérrez (5 puntos) y Mata para comandar el marcador. Otra vez la marca de Locatelli sobre Leo, repitiendo lo del miércoles pasado, en los primeros instantes del juego. Lo Grippo tomó la posta en el arranque del equipo de Huevo Sánchez y lo dejó a tiro del marcador (7-10). El partido se estancó durante algunos minutos en 9-11 porque a Peñarol le costó hacer rotación de balón, aunque Leiva (6) se potenció bajo el poste y fue garantía en el inicio. Pero el Griego de a poco comenzó a sentirse bien. Cantero, que era el goleador de su equipo, mejoró y fue el artífice de la ventaja visitante al cabo del primer parcial: 19-15.

En el segundo cuarto Leiva fue el gran protagonista en la zona pintada y mandó a su equipo devuelta arriba en el tanteador. Martín, con seis puntos consecutivos, puso 21-19 al dueño de casa. Y el elenco cordobés se perdió en la cancha, porque Peña lo hizo tambalear al imponerle un tremendo parcial de 10-0 ante la incapacidad de Atenas de crearse espacios en ataque y crear ofensivas claras. Pero dentro de sus complicaciones, los de Sánchez se acomodaron como pudieron y pasaron a ganar por uno el segmento, 34-33, para irse al descanso largo.

Regresaron de los vestuarios y Atenas acentuó su mejoría. Sacó una ventaja de seis puntos luego de un bombazo de casi nueve metros de Cantero y un doble/golazo de Osella. Por consecuencia, acá se le planteó un interrogante al conjunto de Sergio Hernández, cómo pelearla desde abajo. Ni Leo ni Lamonte habían sido hasta ese momento desequilibrantes para atravesar la férrea defensa impuesta dentro del semicírculo. Sin embargo, Peña demostró que tiene mucha espalda y encestó dos triples letales de las manos de su capitán Tato y el siempre rendidor Mata, para dejarlos ganador en el tercer cuarto 47-45.

El partido ya en esa parte de la noche era más emotivo que bien jugado. Con las pulsaciones a mil por parte de los jugadores y el público, el juego volvió a picarse. Los cordobeses estiraron nuevamente el score a cinco (48-53), pese a que el campeón continental emparejó la cuestión a pocos segundos y quedó 54-53. Y cuando las papas quemaban entró en escena Marcos Mata (la figura) con un tiro perimetral clave por el momento del partido. A falta de menos de un minuto para el final, Ferrini tomó un triple desde el costado izquierdo pero falló. En la réplica Lamonte encaró al aro, encestó su doble y recibió la falta. Bonus track y palo y a la bolsa.

Emotivo triunfo de Peñarol. Por temple y perseverancia se sacó de encima un difícil oponente que tuvo en sus manos la victoria pero que se le escapó en los momentos finales. Ahora, el martes, será la tercera final pero en el Orfeo Super Domo de Córdoba. Un triunfo más le permitirá quedar a tiro del título que le falta para completar una temporada para colgar en un cuadro.

Síntesis:

Peñarol_64

Sebastián Rodríguez 6, Kyle Lamonte 13, Marcos Mata 14, Leonardo Gutiérrez  9 y Martín Leiva 17 (FI); Sebastián Vega 3, Facundo Campazzo 1, Alejadro Reinick 0 y Alejandro Diez 1.

DT: Sergio Hernández.

Atenas de Córdoba_60

Juan Pablo Cantero 20, Juan Manuel Locatelli 4, Albert White 11, Diego Lo Grippo 15 y Djibril Kanté 2 (FI); Juan Pablo Figueroa 0, Diego Osella 6, Federico Ferrini 0 y Diego Romero 2.

DT: Oscar Sánchez.

Parciales: 15-19/ 33-34/ 47-45 y 64-60.

Arbitros: Alejandro Chiti, Diego Rougier y Roberto Smith.

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas, Mar del Plata.

Por Maximiliano Ibáñez

maxiba@mdphoy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*