Ciudad

Un marplatense no vidente se graduó en Comunicación Social

Marcos Folgar, un joven no vidente de 38 años que obtuvo este año la segunda mención del Premio Nacional de Periodismo, cumplió con un nuevo desafío que le planteó la vida: aprobó su tesis para obtener el título de Licenciado en Comunicación Social que otorga la Universidad Nacional de La Plata.

Su vida de estudiante en la Facultad de Periodismo no fue la que habitualmente transcurre el resto de los alumnos: desde su Mar del Plata natal, viajó durante 8 años una vez por semana a La Plata para, en interminables jornadas, poder cursar las 32 materias que contempla la carrera.

Marcos conduce el programa televisivo Quiero verte bien en el que aborda la problemática de las personas con capacidades diferentes a través de historias de vida que “sirvan como un mensaje de vida, fe y esperanza”, según relató en una entrevista tras lograr su título universitario.

En 1996, cuando una infección le hizo perder la vista, Marcos logró unir sus dos pasiones: recibido de Técnico en Turismo y con trabajo en una agencia de viajes resolvió realizar un programa de radio sobre esa temática.

“El quedar ciego a los 25 años me cambió la vida, entonces me puse a pensar cómo hago para reinsertarme en la sociedad tanto desde el punto de vista educativo como laboral”, explicó.

Contó que la radio “es algo que siempre me encantó porque tiene esa magia de que vos estás escuchando a alguien pero no sabés cómo es físicamente” y agregó que de allí nació Quo vadis, el programa que se emite por la 105.1.

En 1998 inició un curso de periodismo radial “pero me propuse capacitarme en lo que trabajo y ahí surgió la posibilidad de comenzar a estudiar en la facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata”.

“Esto significaba sacrificio y esfuerzo por lo agotador de los viajes semanales pero representaba también que no venga nadie a decirme que estoy en una radio y que nunca estudié para eso”, graficó.

El apoyo de su familia que hoy lo acompañó durante la graduación fue fundamental para Marcos. “Mi mujer Erica se bancó todo a mi lado, desde que quedé ciego hasta aceptar quedarse sola mientras viajaba a La Plata a cursar mis estudios”.

El nacimiento de su hija Lourdes en el 2003 lo obligó a suspender por un tiempo su carrera. “Desde el 99 al 2003 viajé todas las semanas, en el 2004 dejé de cursar y retomé en el 2005, por eso me llevó 8 años”, explicó.

Marcos tiene un agradecimiento especial también para Cristina, una voluntaria de Mar del Plata que le leía los textos de las materias y los grababa en casette lo que le permitía conocer los contenidos curriculares.

“Le debo gran parte del título, porque más del 80 % de los libros y apuntes de la carrera me los leyó ella y el resto los obtuve de la biblioteca parlante que está en Mar del Plata”, señaló.

Su programa de televisión Quiero verte bien con sólo tres temporadas en el aire ya obtuvo el Martín Fierro del Interior en el rubro temas médicos y la segunda mención del Premio Nacional de Periodismo que entrega la Agencia Télam.

Marcos aseguró que el programa “busca que los entrevistados dejen un mensaje positivo y que reflejen que, a pesar de una discapacidad, se puede salir adelante en cualquier disciplina que quieran encarar”.

Pero además, busca que cada historia de vida llegue a la gente para “acabar con la ignorancia sobre la discapacidad, porque eso produce desinformación y las personas no saben cómo ayudarnos en la calle”.

La tesis que presentó en la Facultad de Periodismo hasta donde lo acompañaron sus familiares, amigos, compañeros de estudio y el presidente de la Agencia Télam, Martín Granovsky, se basó en una producción audiovisual de 26 minutos con formato similar al de su programa televisivo.

Este trabajo, que fue calificado con un 9, consta de dos partes: una entrevista que desarrolla una historia de vida y otra en la que un profesional aborda la problemática de la discapacidad.

El jurado, integrado por los docentes Luis Barrera, Mario Migliorati y Walter Barboza resaltó su capacidad como entrevistador, la búsqueda de las aristas positivas de su entrevistado y no caer en la sensibilidad extrema frente a una persona con capacidades diferentes.

(Fuente: www.telam.com.ar)

Los comentarios están cerrados.