Ciudad, Destacado

Un gran apostador de Mar del Plata, admite que Carlos Paz crece

El empresario Carlos Rottemberg analizó con mdphoy.com la marcha de la temporada teatral. Las obras, la relación de la cantidad de turistas y la asistencia a las salas. Los precios de las entradas. La incidencia de los espectáculos musicales gratuitos en Las Toscas. El poder adquisitivo y el costo de las obras. El particular fenómeno de Luis Brandoni.

A continuación la desgrabación textual del reportaje

Todas las temporadas el éxito de la temporada, tiene otra medida que tiene que ver con la marcha de las obras de teatro, un clásico del verano de la ciudad. ¿Cuál es la expectativa, en esta temporada?

“Esta tiene de particular lo que ofreció a nivel artístico, hay más teatro y menos plumas, más convocatoria a espectáculos, que los que comúnmente no son llamados los mediáticos. Lejos de hacer seguir creyendo a la gente, que lo que consume gratuitamente a través de la pantalla de televisión, después termina caminando bien en las boleterías. En este sentido es importante, si lo comparamos 20 30 0 40 años atrás, cuando de Mar del Plata se decía que los elencos ensayaban tan precariamente, que alcanzaba con el viaje en tren de Constitución hasta acá para armar una temporada. Sin embargo, en ese sentido es un corredor de ida y vuelta con Buenos Aires, donde los mismos espectáculos, títulos y actores, toman  a Mar del Plata con la seriedad que merece la ciudad”.

 ¿Eso significa una mayor inversión de productores, para elevar el contenido de los productos teatrales?

“Por supuesto demanda mayor producción. Primero en inversión intelectual, porque no siempre el mejor teatro tiene que ser más caro que el otro, es un tema de lo que se quiere ofrecer.  Hay una conjunción muy buena, porque los actores entonces aceptan a los productores la oferta de venir a la ciudad, cosa que en otros tiempos no ocurría, estaba muy cerrado a un perfil de espectáculos. Tiene mucho que ver con la renovación, alcanza con ver las carteleras de espectáculos de diarios locales. Desde hace unos años para acá, para poder presentar espectáculos, hubo renovación de los edificios, era todo muy precario, cines devenidos a teatros, subsuelos donde no entraban los espectáculos por un tema físico. Se diferenciaba Mar del Plata en los últimos tiempos, y hago un apunte sobre la ciudad de Villa Carlos Paz, donde ocurría aquello que pasaba en Mar del Plata hace 20 o 30 años, y hoy con la aparición de dos salas de última generación se está poniendo al día, o sea hay varios puntos que juegan a favor”.

¿La cantidad de turistas tiene directa relación con la asistencia de público a las salas?

“Difícil de definir, puntualmente. Si pensamos en los picos de temporada de Mar del Plata nos tenemos que referir a la década de los ´80, donde iba más gente a los teatros que ahora. Depende de cómo uno quiera ver el vaso, ¿no? Si nos referimos a diez años atrás, esta ciudad no tenía público y los teatros no tenían gente porque no había turismo, de hecho se cerraron varias salas en un período corto en esta ciudad. Depende de cómo lo miremos, tenemos el recuerdo de cómo era Mar del Plata varias décadas atrás, acá en un periodo de 6 o 7 años se cerraron varias salas de teatro y todos los cines de golpe.

Normalmente cuando sube la ocupación en las salas, es porque la ciudad tiene más turistas. Creo que si está bastante relacionada, cuando medimos todas las salas en general es un  buen termómetro, no una en particular porque el éxito o el fracaso es aleatorio en este caso, pero si la suma general de espectadores”.

 Poder adquisitivo y valor de las entradas, pueden ser variables de éxito o fracasos teatrales. ¿Hay un nivel de precios aceptable para la ciudad?

“Si lo comparamos con Buenos Aires y Carlos Paz, Mar del Plata tiene el valor promedio “per capita” más bajo. O sea, pensemos que aquí los espectáculos con más producción se pueden ver por $ 150.- y precios más económicos también. Y eso no tiene relación con el precio. Incluso espectáculos que cobran más en Mar del Plata, teniendo en la ciudad de Buenos Aires un costo menor, porque no tiene todo lo que significa erogar viáticos y montar un segundo hogar con traslado a400 kilómetrosde distancia, la misma obra, con la misma gente”.

¿En qué medida afecta la concurrencia de espectadores, la realización de espectáculos públicos gratuitos a cargo del Estado? En este momento se presentan los Wachiturros, Palito Ortega, Soledad, Cacho Castaña, Pimpinela.

“Impacta no sólo en los teatros sino en el centro de Mar del Plata, en la confitería (Corso) donde estamos hablando. Yo vengo de allí (escenario de Las Toscas)  y están todas las confiterías de la zona que rebalsan de gente, o sea que en definitiva compensa a unos y otros. En el caso de los teatros es la competencia de un día. Pero por otro lado, una ciudad que se precie de capital del espectáculo no está nada mal que tenga espectáculos de este tipo, porque hay que pensar en la generalidad de la gente. En ese sentido hay una porción de público, que no puede acceder al precio que debe pagar en los teatros privados y no deja de ser un atractivo turístico que la ciudad merece tener”.

 Sin embargo la realización de este tipo de espectáculos, durante la temporada anterior fue objetada a través de una solicitada publicada en el diario La Nación

“Nosotros objetamos el año pasado la sorpresa de no haber combinado, como se hizo ahora conla Provincia, para poder trabajar de común acuerdo con los empresarios privados. No tenia sentido programar simultáneamente, por ejemplo espectáculos musicales en teatros privados, los mismos días que gratuitamente, casi los mismos conjuntos, estaban en el paseo deLa Rambla(por Las Toscas). Con eso quiero decir que no hubo un organigrama, a último momento, sorpresivamente, se hizo en la tercera semana de enero y con recitales todos los días, eso por supuesto no era un tema de espectáculo gratuito, sino una experiencia que castigó no sólo a los empresarios. Nosotros en definitiva, somos el vehículo entre los actores y el público, en ese sentido la gente que vive del circuito del teatro privado, se vio afectada seriamente en la cantidad, por las figuras, pero fundamentalmente porque fueron de sorpresa y a la misma hora”.

 ¿Ha crecido Carlos Paz en relación a la oferta de años anteriores?

“En cantidad de gente si, no creció lamentablemente para Carlos Paz, desde el punto de vista artístico, sigue siendo fragmentada a todo lo que tiene que ver con lo frívolo. En cantidad de espectadores viene creciendo, el año pasado concretamente entre que subió Carlos Paz y bajó Mar del Plata, llevó la plaza de Carlos Paz al 50 % de lo que trabajó Mar del Plata. Es mucho, porque fundamentalmente tiene menos salas y menos títulos. Si hacemos un balance de lo cuantitativo, fue buena la temporada anterior de Carlos Paz, y este año también, porque tiene en particular un espectáculo que absorbe demasiada gente. Tiene el beneficio para aquel que logra ese éxito, pero para la plaza en general, hace que haya caras largas de mucha gente, que ha ido a apostar a la ciudad y que por supuesto ve mermada su cantidad de espectadores”.

“Don Arturo Illia”, es una obra que resulta particular, en el contexto de una programación de temporada alta de verano. Es una oferta distinta, no asociada con el éxito televisivo de Luis Brandoni. ¿Su puesta en escena tiene otros valores?

“Es una obra cuya relación sigue un camino que arrancó en Buenos Aires. Donde tampoco hubo una gran afluencia de público, sino una apuesta que pasa por otro lado, no todo es un bordearaux como decimos nosotros, sino habría que ver cómo un primer actor como Brandoni, no elige sumarse a una propuesta fácil luego del éxito televisivo que tuvo por Telefé los domingos por la noche. Es una elección personal de convicción, que lo satisfaga y deja en segundo plano el terreno de los números como lo hizo en Buenos Aires y como lo hace en Mar del Plata, donde los estamos acompañando, que lo  haga insisto, por que no es todo un negocio que cierra con números sino con otras serie de particularidades.

Jorge Elías Gómez
[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*