Arte y Cultura, Música

Un baterista legendario con amigos

Black Amaya. Despuntando el vicio, sigue con una formación que brinda grandes performances.

Uno utiliza la palabra legendario con demasiada facilidad. ¿Acaso le gusta a un artista ser considerado “legendario”? Parecería que estamos hablando de un pedazo de historia antigua. Pero también es cierto que a veces es imposible no utilizar este calificativo, por ejemplo, si uno tiene que presentar a un músico como el baterista Black Amaya. Sí, legendario.

Black Amaya & Amigos se estarán presentando este sábado desde las 21:30 en La bodega del Auditórium (Boulevard Marítimo 2280). Los amigos, en este caso, son un grupo de talentosos músicos que acompañan al “legendario”: Diego Czainik en voz; Gabriel Gerez en piano; Yalo López en bajo; y Favio Magno en guitarra.

Como en muchos de estos casos, estamos hablando de un artista que se forjó casi de manera autodidacta: a los 12 años ya fabricaba sus propias baterías y a los 14 comenzó a tocar con distintas bandas de su barrio. Su primera participación en una banda sería en 1969 cuando, junto a Pappo y David Lebón, forma Pappo’s Blues.

A partir de ahí llegarían sus inclusiones en Pescado rabioso -junto a Luis Alberto Spinetta-, La banda del paraíso y finalmente su exilio en España, donde vivió cinco años y tocó con músicos locales: formó una banda en Ibiza con Kubero Díaz, Quique Gornatti y Morzi Riquena.

Amaya regresó al país en 1978 con Los intocables. De allí en adelante, formaría sus propias bandas como Black Amaya y sus satélites, y Ricos y famosos. Desde entonces, entre vaivenes, se ha instalado en una carrera solista, con proyectos personales como esta Black Amaya & amigos, que actuará en La bodega. Además, realiza clínicas de batería en todos los lugares donde se presenta.

Un comentario

  1. ¡Que suerte que venga un músico como Black a la ciudad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*