Destacado, Información General

Turismo y números de goma… Pitágoras, perdonalos, “saben lo que hacen…”

No sabemos quién es quién en esta célebre pintura del Greco…
No sabemos quién es quién en esta célebre pintura del Greco…

Uno justifica, bruto como es,  que un mecánico no sepa forjar  un hierro; o que un médico no pueda arreglar un reloj. O para ser más claritos: que un patadura de diez penales no convierta ninguno. Pero, en su ignorancia, cree que un abogado lo puede defender mejor que nadie; también está convencido que, si alguna vez puede concretar el sueño de la casita propia, se la encargará a un arquitecto.

¿Por qué este introito?

Por  declaraciones formuladas por nuestro intendente municipal,  contador público nacional,  recibido en la Universidad de Mar del Plata…Uno cree que, por ese título universitario, debe manejar los números a la perfección.

Pero hete aquí que el señor Intendente Municipal acaba de formular declaraciones que,  periodistas, representantes de las fuerzas vivas, y la mayoría de los representantes de la comunidad,  dieron por ciertas.

El CPN, Gustavo Pulti,  dijo que en el año recientemente fenecido, llegaron a Mar del Plata, nada más y nada menos que ocho millones quinientos mil turistas (8.500.000). Sorprendidos por la invasión dividimos esa cifra  por doce y nos dio un prometió de  708.000 personas por me; o sea,  23.600 por día.

Y después hicimos la cuenta al revés: Setecientos ocho mil personas por mes supera la población estable de Mar del Plata por casi cien mil seres humanos…

¿No será mucho?

Hace años, en la legendario radio LU9, de Evaristo Marín Palmero, los informativistas inventaron una noticia que utilizaban de “comodín”, para llenar los noticiososs: la entrada y salida de turistas por la rutas 2 que la entonces Policía Caminera,  media  a ojímetro;  entre sueño y sueño, dibujaba cifras: “el sábado entraron 400 autos que multiplicados por 3, da 1.200 turistas más  50 ómnibus a razón de 45 pasajeros, otros,  2.250”. Con mucho énfasis lanzaban al aire que Mar del Plata,, ya había recibido, en un día,  3450 veraneantes.

En ese tiempo se podía macanear porque no existía forma certera de elaborar encuestas. Ahora la cosa cambió: Gracias a la benemérita  AFIP, con toda precisión podemos recabar información fidedigna en los dos peajes establecidos en la Autovía 2, y conocer  la cantidad de pasajeros llegados en aviones; queda  pequeño margen  por la falta de controles pagos en las rutas 11 y 88.

La realidad está indicando que la revisión histórica también está alcanzxando a las estadísticas turísticas, razón por la cual, en las próximas semanas, no sería extraño que Pacho O’ Donnell, también agregara al desbarajuste historiográfico todo lo relacionado con el turismo.

El primer capítulo está en marcha desde el momento en que lo decide  la Divina Trinidad: Mayer, el capo nacional de ese rubro, lanza una afirmación resaltando el éxito de la temporada y la repiten, Croto, en la provincia y Pulti (o Fernández) en Mar del Plata. No hemos podido determinar, todavía, quien es el Padre, quien el Hijo y quién el Espíritu Santo, aunque, parafraseando a un viejo amigo podríamos  decir: Gracias a Dios somos ateos.

Volviendo al comienzo: si hablamos de números creemos que don Gustavo Pulti es el profesional ideal para hablar de ello, aunque la realidad esté indicando algunas trasposiciones de índices numéricos.

QUE VIVA EL REVISIONISMO

Pensándolo bien sería bueno que la revisión histórica se extendiera más allá de 1810; que alcanzara, por ejemplo, hasta antes de Cristo para quitarle la careta a ese griego llamado Pitágoras

Que hace como 3 mil años ya afirmaba que “todo es números”.

Analizando los 8.500.000 turistas que recibió Mar del Plata en 2011, salta a la vista que ese Pitágoras fue un “versero”, mentiroso, farsante, engañador que  en aquellos lejanos tiempos ya hablaba de “números perfectos, amigables, figurados. AH e irracionales”…

¿O fue un visionario que se anticipó imaginando los manejos que se realizarían, siglos después, en un país llamado Argentina?

¿Quién tiene razón?

Nosotros nos excluimos porque, como afirmamos al comienzo, “somos muy brutos…”

Y, como también somos “caraduras” nos animaríamos a decir: ¡Ché, Contador, agarrá los libros y recordá  aquello de la Hipotenusa, los Catetos y los números perfectos! (El seis –por ejemplo–  que siempre es igual a la suma de sus divisores propios (6= l + 2 + 3).

En próxima entrega podríamos referirnos a los números irracionales y a otras irracionalidades. Nos tomaremos algunas semanas para investigar cómo llegaron a ocho millones quinientos mil visitantes…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*