Ciudad

Todas las voces en el segundo día de la Semana Social

apsemanasocial700

En el segundo día de la Semana Social que se desarrolla en el Hotel 13 de Julio de nuestra ciudad se hicieron presentes como oradores el Padre Diego Fares, sacerdote jesuita, María Eugenia Vidal, Vicejefa de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el Padre José María Di Paola, sacerdote de José León Suárez, Liliana Negre de Alonso, senadora nacional y el líder gastronómico Luis Barrionuevo. Todos recordaron al Papa Francisco y dejaron su testimonio al respecto.

Justamente el Padre Fares afirmó que “tenemos que ser cuidadosos al decir pobres ya que todos somos pobres. A nivel social es denigrante decir que una persona es pobre, en realidad no es pobre: está en situación de pobreza. No somos un hospital de crónicos como dijo Francisco, somos un hospital de campaña. Hoy las ropas que vestimos tienen las lágrimas del trabajo esclavo”.

Por su parte la Vicejefa de gobierno María Eugenia Vidal hizo referencia a la unidad de los partidos y manifestó que “los desafíos que enfrenta la Argentina no los va a resolver un partido solo, cada uno tiene que hacer desde su lugar. Es necesario que formemos parte no me imagino la Argentina que viviremos sin la actitud de diálogo. Este encuentro es esperanzador. Estoy segura de que todos los que estamos acá hacemos política por vocación de servicio y queremos vivir en un país donde no haya pobreza sino inclusión de verdad”

La palabra le llegó al dirigente sindical Luis Barrionuevo que señaló: “creo que estamos en un momento difícil de la Argentina, habrá que dialogar mucho. Falta que algunos compañeros entiendan que podés ponerte de novio con el gobierno de turno pero no te podés casar, primero están todos los trabajadores. Quiero rescatar la figura de Francisco ya que los que lo conocimos sabemos que es el Messi del catolicismo. Quiero decir a la Iglesia muchas gracias por tantas veces que en silencio han accionado y han dicho cosas que los políticos no han dicho porque la realidad de las encuestas está en el pueblo y sus necesidades”.

El Padre José María Di Paola también hizo referencia a la figura del Papa y precisó que “las condiciones de Bergoglio son las mismas que las de Francisco, él decidió pararse en las periferias de Buenos Aires para mirar desde allí la ciudad. Su presencia como obispo en las Villas, sector olvidado, en donde se pueden ir realizando pequeñas obras que tuvieron que ver con la Iglesia. La religión bien entendida puede ser transformadora, cambiar una realidad y no es el opio de los pueblos. El chico de la villa ha perdido el círculo virtuoso de la familia, el club, para pasar al círculo de la fogata en la esquina”.

No obstante la senadora oriunda de San Luis, Liliana Negre de Alonso, también recordó a Francisco y concluyó que “en 2001 comencé a entablar una relación con el cardenal Bergoglio. A mí me preocupan los descartables mayores, los ancianos y también los jóvenes. La convocatoria que nos hace el Papa Francisco es que debemos hacer todo lo posible para mantener viva la memoria con mirada hacia el futuro y quiero responder a ese compromiso. Cuando hay una necesidad insatisfecha, ahí está el desafío para un político. Uno más uno es dos, pero uno más Dios es infinito”.

Foto: Mirador Virtual

 

Los comentarios están cerrados.