Policiales

Tiros en la playa: una pelea que no terminó en tragedia por milagro

prueba03

Era uno de los mejores días de la primera quincena de enero. En la Playa Varesse hacía calor hasta debajo de las sombrillas. A pesar que la temporada no había estallado en gente como otras veces, ese día no cabía una esterilla más en la arena: marplatenses y turistas se acercaron a la costa para combatir el agobiante calor. Todo transcurría como un día de playa más, cuando una detonación sucumbió el lugar.

El silencio se apoderó de la escena, solo se escuchaba la furia de la rompiente que algunos surfistas intentaban domar. A los segundos, una mujer gritó desesperada y se abalanzó hacia sus dos pequeños hijos que armaban un castillo en la arena. Hasta ese día, la presencia de efectivos policiales en la playa de los cabos fue escasa.

Un sujeto había desfundado un arma para luego gatillar al aire. La pelea comenzó cuando tres muchachos con la indumentaria del club Alvarado amedrentaron al autor del disparo para quitarle la camiseta de Aldosivi, la institución rival.

Marcela, vecina del Barrio Hipódromo de La Plata que vacaciona en la Feliz, sostuvo en diálogo con NOVA: “Eran las 16.30 cuando se produjo el hecho. El que disparó, trastabilló con un pozo y el tiro salió hacia el aire de milagro, pudo haber sido una tragedia”.

“Hasta ese día, hubo muy poca presencia policial, ahora patrullan y caminan de manera más continua. Desde hace unos años venimos a esta playa en vacaciones y en anteriores temporadas se veían más efectivos”, agregó la turista.

A pesar de la presentación del “Operativo Sol más grande de la historia de la Provincia”-según el gobernador Daniel Scioli- los hechos de violencia en la costa y la tardía respuesta policial, son una constante. Este acontecimiento refleja ello, a pesar de que el jefe de la fuerza bonaerense, Hugo Matzkin, afirmó que “tenemos refuerzos extraordinarios”.

Volviendo al hecho puntual, la enemistad entre estos equipos de Mar del Plata es histórica y en los últimos años vivió distintos picos de tensión. Esa camiseta en cuestión era sinónimo de superioridad en la ciudad, a pesar que no representaba un “trapo” con la inscripción de un barrio -que en la escala de “trofeos de guerra” sería de los más importantes-. Por eso la ignorancia de estos individuos terminó con tiros en un lugar plagado de gente.

De casualidad, el disparo no impactó en nadie, pero dejó a los presentes perplejos. El joven de Aldosivi se dio a la fuga. Los otros tres, junto a turistas que vieron el suceso,  lo siguieron detrás. Recién en las escalinatas de Varesse la policía se sumó a la persecución y lo pudo detener. Ya no tenía el arma, que la había descartado. A pesar del intenso rastrillaje, nunca apareció.

Los efectivos lo llevaron para tomarle declaración, pero no hubo ninguna denuncia radicada, por eso recuperó la libertad a las pocas horas. Los hinchas de Alvarado aprovecharon a escabullirse entre la gente en el momento que arribaron los uniformados. De milagro, esta pelea no terminó en tragedia y reflejó la falta de acción del “Inoperativo Sol”.

Fuente: Nova

2 Comentarios

  1. Esto es lo que sucede en el país del revés, la policía custodia por las calles a los barras de cualquier equipo para que lleguen descansados al estadio y puedan hacer quilombo tranquilos en un simple partido de verano. Estas “personas” que destrozan y ensucian parque camet todos los veranos van por la vida haciendo uso de los privilegios que gozan, mientras, el ciudadano común los ve pasar indignado e impotente.

  2. Gracias Mauro por comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*