Ciudad, Política

Terminal: a un paso de nuevo bochorno

La decisión favorece al controvertido empresario Néstor Emilio Otero, que aupado a la resolución del juez, emitió notas de débito con intereses usurarios a las empresas de transporte, en una nueva evidencia de su ofensiva, que lesiona la prestación de los servicios turísticos de la ciudad, la vía transporte de larga distancia, que es la más utilizada para llegar a Mar del Plata.

Otero debió “abandonar” el proyecto sobre la Vieja Terminal, condición “sine quanom” para que el grupo que encabeza Florencio Aldrey Iglesias, sea declarado iniciador, mantiene una disputa, en su carácter de concesionario de la nueva terminal, con los prestadores del servicio. La admisibilidad de Otero, en la nueva propuesta resultaba perjudicial, para el resto de los integrantes, por lo cual debió perder la titularidad de las acciones a su nombre.

Néstor Otero es el operador de la Estación de Ómnibus de Retiro, y el empresario al que se lo vincula a Ricardo Jaime, quien debió dejar su cargo acosado por los cargos de corrupción, que también involucran a Otero, quien pagaba el alquiler del piso del funcionario kirchnerista que ocupaba en la Avenida del Libertador. El oficialismo nunca respondió, a los pedidos de informe de la oposición, sobre las irregularidades de la adjudicación a Otero, que ha gozado de protección política, tanto del gobierno nacional como provincial.

Hubo un evidente cambio de velocidad, en el juzgado federal que tramita el amparo, dado que se decidió en cuestión de horas esta nueva situación, que pone nuevamente al borde del funcionamiento a la actual terminal, debido al enfrentamiento que se ha materializado en las últimas horas con las empresas El Cóndor, Flecha Bus y Plusmar, a las cuales se les cortó la luz sin que pudiera emitir pasajes.

Este nuevo escenario, nos hace revivir los lamentables y vergonzosos episodios vividos en la temporada, ya que se han fijado nuevos valores a través de la Secretaría de Transporte, cuando es el Ministerio de Planificación a cargo de Julio De Vido, quien debe modificar los valores establecidos por ley.

Como era de suponer desde la Municipalidad, recomendaron “pagarle a Otero y dejarse de joder”, pero este nuevo capítulo recién comienza, ya que no se ha dilucidado la cuestión de fondo en el asunto. Otero ha retornado de atropellada con sus pretensiones intactas.

Los comentarios están cerrados.