Política

Técnicos desplazados del Indec calcularon que es de 20,7% la pobreza que no difunde el Gobierno

0010810458

El 20,7% de los argentinos vive por debajo de la línea de pobreza. La cifra fue calculada por un equipo de empleados que fue desplazado dentro del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) por haber denunciado la manipulación de los índices de inflación.

El número es similar al que el propio Indec midió en el segundo semestre de 1994, cuando el porcentaje fue de 19% para la región comprendida por la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano. Insólitamente, el dato ya no puede consultarse en la web oficial del organismo: este fin de semana lanzaron un rediseño de la página y, con él, dejaron de publicar la serie histórica que detallaba los porcentajes de pobreza año a año. Ahora tan sólo se entrega la información que corresponde al período 2003-2014, durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

Infobae se contactó esta mañana con la oficina de prensa del Indec y no obtuvo respuesta acerca de la decisión de dejar de publicar esas cifras. Aunque se comprometieron a enviar el link en el que esa información podía ser vista, pasado el mediodía aún no lo habían hecho. En la web, una simple oración aclara que esos datos ahora sólo pueden revisarse con una visita personal al organismo: “En la biblioteca del Instituto están disponibles para consultar las bases usuarias de la Encuesta Permanente de Hogares en su modalidad puntual”.

La pobreza medida por el grupo de técnicos desplazados que responde a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) alcanza a una de cada cinco personas en la Argentina. Es decir, a más de 8.250.000 habitantes o el 14,6% de los hogares del país. Dentro de ese conjunto, estimaron que el 4,5% de la población o el 3,7% de los hogares se encuentran debajo de la línea de indigencia. Eso significa que alrededor de 1.800.000 personas no llegan ni siquiera a cubrir el costo de una canasta básica de alimentos.

La cifra corresponde al segundo semestre de 2013, antes de la devaluación de enero 2014 y la posterior escalada de la inflación. Pero la cuenta fue realizada sobre ese período porque el gobierno nacional aún no difunde su propio número: con el argumento de un “problema de empalme” entre la vieja y la nueva metodología estrenada este año, el Indec no dio aún los índices de pobreza e indigencia para la segunda mitad de 2013. Para los primeros seis meses, con las estadísticas denunciadas por manipulación, el organismo había estimado que el 4,7% de los argentinos estaba en esa situación. Menos de un cuarto de lo calculado por parte de sus empleados.

Para realizar el cálculo, los empleados desplazados (aunque no despedidos) por denunciar la manipulación de los índices se utilizó la misma metodología que el Indec usaba hasta el año pasado. También se tomaron los ingresos que el organismo midió para el segundo semestre de 2013. Pero para conformar la canasta de productos que permite definir los ingresos mínimos que determinan las líneas de pobreza e indigencia se tomaron los precios relevados por la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires en ese período.

La medición fue realizada en 31 aglomerados urbanos del país. Si se toma en cuenta tan sólo el área comprendida por la Capital Federal y el conurbano bonaerense, la cifra de pobreza desciende apenas cuatro décimas, hasta 20,4 por ciento. Ese número queda bastante lejos del 28,4% de pobreza que el gobierno porteño calculó para su distrito la semana pasada. En diálogo con InfobaeTV, el director del área, José María Donati, explicó que la cifra implica en realidad que esas personas están cayéndose de la clase media porque se toma otra canasta básica para el cálculo.

Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*