Arte y Cultura, Ciudad, Destacado, Información General, Música

Teatro Colón y Auditórium abandonados; símbolos de la decadencia

La sala repleta de público del Teatro Auditórium para presenciar a Patricia Sosa, fue testigo de un reclamo de los trabajadores de ATE, que en realidad no son distintos a los que sufren los trabajadores y artistas municipales. Mampostería que se cae, calefacción que no funciona, ilícitos (en el Teatro Colón que se esclarecen), instalaciones eléctricas precarias, falta de desinfección, butacas en mal estado y elementos de funcionamiento que están lejos de prestar un servicio acorde a la jerarquía que necesitan los espectáculos.

Patricia Sosa además de brindar un excelente actuación no dejó pasar la oportunidad para lanzar mensajes al público refiriéndose a la situación política nacional. No pocos fueron los que recordaron conducta similar de Mercedes Sosa, cuando en la década del ´70 advertía sobre los problemas que se deberían enfrentar en el país. Patricia no dejó lugar a dudas en sus palabras.
Patricia Sosa además de brindar un excelente actuación no dejó pasar la oportunidad para lanzar mensajes al público refiriéndose a la situación política nacional. No pocos fueron los que recordaron conducta similar de Mercedes Sosa, cuando en la década del ´70 advertía sobre los problemas que se deberían enfrentar en el país. Patricia no dejó lugar a dudas en sus palabras.

Hubo un dato no menor en la presentación de Patricia Sosa, un comunicado de ATE fue leído ante la sala completa y las 2.000 personas compartieron el reclamo con un cerrado aplauso, en demostración de solidaridad con los trabajadores que se vienen desempeñando de manera irregular también desde lo laboral.

El comunicado que fue leído antes de la actuación fue el siguiente:

“Los trabajadores del Teatro Auditórium informan a la opinión pública la grave situación por la que están atravesando y su profundo malestar que generan las promesas incumplidas por parte de las autoridades: El gobernador Daniel Scioli; el presidente del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, Jorge Telerman y el secretario ejecutivo, Sergio Beros.

En este organismo dependiente del gobierno bonaerense se registran las siguientes problemáticas:

 

– Deudas salariales impagas correspondientes al Festival Internacional de Cine y los Torneos Bonaerenses de noviembre del año pasado.

– El pase a planta permanente de los trabajadores en negro.

– El pago de deudas a proveedores.

– Aprobación de estructuras y planteles básicos de personal.

– Aumento de presupuesto, dado que se encuentra congelado desde hace tres años en el mismo monto.

Estas son sólo algunas de las promesas incumplidas que no sólo ponen en riesgo nuestras fuentes laborales, sino también el funcionamiento del Auditorium, considerado uno de los principales prestadores de servicios culturales de nuestro país.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*