Arte y Cultura, Cine

Tarde de cine con Monty Python y rusos

Dos ciclos de cine que se realizan en la ciudad continuarán esta tarde con sus diversas propuestas: por un lado, desde las 18 en la Sala Payró del Teatro Auditórium (Boulevard Marítimo 2280) Pochoclo mental presentará Estamos todos locos, de los Monty Python; mientras que a las 18:30 en el Museo del Mar (Colón 1114), Grandes Obras del Cine Ruso-Soviético traerá El destino de un hombre de Sergei Bondarchuk.

Estamos todos locos es el nombre que le pusieron en el país a la más conocida como El sentido de la vida. Como anécdota, vale decir que nadie recuerda aquel título y la película pasó a la posteridad, incluso por estas tierras, como lo indica su título en casi todos los países de habla hispana. El film cuenta con la dirección de Terry Jones, Terry Gilliam, más los protagónicos del resto del equipo de humoristas británicos.

Para algunos no la mejor película de los Monty Python, de todas maneras el film mantiene a casi tres décadas de su concreción el sentido sardónico de mucho de sus pasajes. Aquí los Python se meten con la filosofía y los momentos más importantes del ciclo de la vida: la muerte, el nacimiento, la historia, la medicina se dan cita en una película despareja pero con grandes momentos.

En el caso de El destino de un hombre, la película llega a la ciudad por cortesía de la Casa de Rusia de la Ciudad de Buenos Aires y el Centro Cultural Aurora de Mar del Plata. El film, basado en una novela de Mikhail Sholojov, ganó el Gran Premio en el Festival de Cine de Moscú y el Premio Especial del Jurado en el Festival de Karlovy Vary en 1959.

Con las actuaciones de Sergei Bondarchuk, Pavel Boriskin, Zinaida Kiriyenko, Bondarchuk cuenta la historia de un carpintero durante la Segunda Guerra Mundial, con los sacrificios y sufrimientos que lo desvelan en medio de la destruccción y la muerte. El protagonista es reclutado por el Ejército y luego capturado por los nazis y enviado a un campo de concentración. Esto modificará su vida y, también, su punto de vista sobre la propia existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*