Policiales, Zonal

Tandil: Un matrimonio y un nene de 8 años fueron víctimas de un violento asalto en Villa del Lago

__res_3loc
El llamativo hecho se concretó con la modalidad “salidera”, es decir que la banda estaba esperando a que sus víctimas egresaran de la vivienda para sorprenderlas. Y esa situación se dio en las primeras horas de la mañana, cuando iniciaban las actividades de la jornada.
El lugar del robo fue la finca ubicada en la calle J. Almada 9, a pocos metros de la entrada al barrio de Villa del Lago, y el virulento atraco ocurrió alrededor de las 8.30, cuando Giovanni Corsi, de nacionalidad italiana, estaba saliendo de su casa para realizar algunos trámites.
En ese instante, lo sorprendieron los tres delincuentes -dos hombres y una mujer-, que estaban armados, encapuchados y con guantes. Los malvivientes lo encañonaron y obligaron a ingresar a la casa. Una vez allí, golpearon al hombre con el revólver en la cabeza, pero además le lanzaron diversas amenazas a su esposa y su sobrino de 8 años, quien justo ayer estaba al cuidado del matrimonio.
Una vez en el interior del domicilio y con la situación totalmente controlada, los ladrones amordazaron a las víctimas, las ataron, aunque sólo golpearon al jubilado de 68 años con el arma.
Extrema tensión
Según la información que pudo conocer este Diario, si bien los ladrones sólo agredieron físicamente a Giovanni Corsi con el fin de amedrentarlo y que les entregara dinero, a su mujer y al pequeño los amenazaron con matarlos y cortarles las orejas. Finalmente, los ataron y amordazaron.
La familia vivió escenas de suma tensión, máxime cuando los ladrones estuvieron cerca de una hora revolviendo todo lo que pudieron en la vivienda hasta que lograron alzarse con el botín deseado.
Al momento de fugarse del barrio, que presenta una geografía de difícil acceso, se llevaron alhajas, joyas, una escopeta calibre 28, una carabina, cubiertos de plata, un celular, 1.800 pesos y 2 mil dólares.
Luego de unos minutos, las víctimas lograron desatarse y llamaron a la policía.
La fuga
En cuanto a los agresores, se trató de dos hombres y una mujer. Actuaron con sus rostros cubiertos, por lo cual las víctimas no lograron hacer una descripción minuciosa de los malvivientes, sólo pudieron precisar que los tres eran jóvenes y de baja estatura, que rondaba los 1,60 metros.
A su vez, habrían visto a un cuarto integrante de la banda que se encontraba afuera de la vivienda haciendo de campana y se habrían dado a la fuga en un automóvil Chevrolet Corsa color gris.
Tras el espeluznante episodio que atravesó la familia Corsi, una ambulancia se acercó al lugar y los enfermeros revisaron la herida que el hombre tenía en la cabeza, pero como no revestía gravedad no fue necesario trasladarlo al nosocomio local.
Posteriormente, la Policía Científica se abocó a realizar los peritajes correspondientes y por lo que se pudo conocer, no se habrían encontrado huellas digitales porque los ladrones habrían actuado con guantes.
A su vez, si bien hay una cámara de seguridad en la tranquera de entrada a la casa, no habría captado las imágenes de los autores del ilícito.
Bajo el mismo modus operandi
Este hecho viene a sumarse a una gran cantidad de atracos que sucedieron en el último mes en la ciudad, pero en particular hubo uno ocurrido el sábado por la noche en el que los delincuentes utilizaron el mismo modus operandi.

En esa oportunidad, los habitantes de la casa situada en colectora Pugliese y Rauch escucharon que alguien llamaba a la puerta. Al abrir, fueron sorprendidos por cuatro personas que a punta de pistola lograron controlar la situación.  Una vez que reunieron un apetitoso botín, encerraron a las víctimas en el interior de un baño y escaparon con rumbo desconocido.

Eco Digital

Los comentarios están cerrados.