Ciudad, Economía & Empresas

Sin acuerdo con trabajadores de la pesca

Las declaraciones del gobernador Daniel Scioli, no hicieron más que provocar mayor descontento entre los trabajadores de la pesca, que reclaman subsidios y ser incorporados al sistema laboral, para dejar de desempeñarse en el mercado informal de trabajo. Al respecto las palabras de Daniel Scioli, sonaron como una advertencia directa a potenciales nuevos cortes en la vía pública. Los mismos transformaron a Mar del Plata en el replay veraniego, de lo que sucede diariamente en las calles de la Capital Federal.

Consideran las definiciones del gobernador Scioli como “Tolerancia Cero”“A la gente se le acaba la paciencia y a mi también se me acaba la paciencia”,  una provocación a los 6.000 trabajadores que mantienen una situación irregular en la actividad pesquera, una condición que es aceptada aún en fuentes oficiales, y que beneficia a los empresarios que explotan la industria del proceso del pescado, fundamentalmente de la merluza.

Tras el gigantesco embotellamiento, que protagonizaron con cortes en las calles céntricas de la ciudad, entre las 21.00 y las 23.00 del jueves, no tuvieron respuestas favorables tras las promesas que le formularon el subsecretario de Gobierno Pablo García y el subsecretario de la Producción Carlos Theiler, quienes lograron su objetivo de descomprimir la grave situación, que mantuvo virtualmente paralizado todo el tránsito vehicular en la hora pico de la noche.

La reunión programada debió desarrollarse fuera del Palacio Municipal, en la sede del SU.TE.BA., que ofreció sus instalaciones, ya que había trascendido que un grupo de personas pertenecientes a otro sindicato de la pesca, se hallaba dispuesto a enfrentarlos, temiéndose que se registraran acciones de violencia. Concretamente, ahora son dos los sindicatos, que pretenden acceder a los subsidios.

En diálogo con mdphoy.com Raúl Calamante en su carácter de secretario de Relaciones Institucionales del CTA de la Provincia de Buenos Aires reconoció que su participación obedeció“a una situación complicada, de un problema complicado al que hay que ir circunscribiéndolo, hasta reducirlo en su totalidad, pero que de ninguna manera se puede desconocer. El 38 % de índice del trabajo en negro afecta en mayor medida al sector de la pesca en Mar del Plata. En nuestra ciudad se procesa gran parte de la merluza, y en una época de parada de la pesca, es normal que aumente la demanda social. Hay que considerar que hay gente que ya no resiste un examen pre ocupacional para ser incorporado a los registros, otros deben ser absorbidos mediante jubilaciones anticipadas, además de considerar a quienes se los ocupa en condición temporaria, el resto tiene que ser incorporado al sistema regularizando su situación, de lo contrario esta protesta permanente, ya que es real que son las víctimas de un sistema perverso”.

Calamante aceptó que es una transición difícil “Es una modalidad que tiene directa relación con la actividad de la pesca, sus comportamientos y estacionalidad”. Y se animó a describir como similar “A lo que acontece con las tercerizadas del ex Ferrocarril Roca, Sarmiento, con Atento y Telefónica y empresas distribuidora de electricidad”.

Ante estas circunstancias y a la enorme diferencia entre la demanda 6.000 puestos de trabajo y el ofrecimiento de 600 planes o subsidios, no debería descartarse que el conflicto tome otras proporciones en los próximos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*