Deportes

Sigue bien arriba

union vs brown madryn
Unión se trajo un triunfo enorme desde el sur argentino. Con 15 puntos lidera la zona A.

Por un momento, los fantasmas de los goles sufridos en los últimos minutos sobrevolaron el estadio “Raúl Conti”. Unión tenía que haberlo liquidado mucho antes. Por suerte para los “celestes”, después de numerosas ocasiones dilapidadas, llegó el tranquilizador 2 a 0 en los pies de Martín Cuevas y así, el equipo de Marcelo Zwicker redondeó la goleada que merecía. Venció a Guillermo Brown, en Puerto Madryn, por 3 a 0, por la octava fecha de la Zona 1 del Torneo Argentino “A” de fútbol, y cerró la primera rueda como único puntero.

Después de un primer tiempo equilibrado, con varias situaciones para los dos pero en el que el local había estado más cerca -por cantidad y calidad-, en el complemento Unión fue el único dueño del espectáculo, aunque tuvo que esperar hasta los tres minutos finales para respirar aliviado.

De entrada, y a lo largo de casi toda la primera etapa, Brown mantuvo el control del balón y el dominio territorial. Obligado por la localía y por su magra cosecha de los últimos partidos (apenas 1 de 9 puntos), el local asumió la iniciativa y casi golpea temprano, al minuto y medio, luego de un desborde de Juan Tévez y posterior centro que terminó con una definición defectuosa de Cristian Badaracco en el anticipo.
Unión se aproximó a los 4′, con un tiro libre de Miguel Alba que se fue cerca, pero un rato más tarde volvió a sufrir con otro desborde de Tévez, que generó no pocos problemas por la derecha en el comienzo. El centro bajo lo alcanzó a manotear Suárez, conectó Diego Giménez pero tapó justo cruzándose Lucas Machain, y del rebote el propio Giménez volvió a probar pero su envió salió desviado. Un minuto después, Walter Aciar llegó vacío por el medio y le pegó de media distancia, fuerte y alto.

A Unión le costaba encontrar su juego. Leonardo Serfaty y Alba intentaban conectarse pero no parecían en la misma sintonía, y la pelota y la iniciativa era patrimonio de los sureños, que de todos modos tampoco conseguían capitalizar algunas dudas defensivas del visitante.

No obstante esa imagen de cierto predominio de Brown, Unión mantenía latente su peligrosidad con las corridas de Alba y algún compañero que siempre intentaba mostrarse para una descarga que no siempre llegaba en el momento oportuno. La más clara para el visitante la protagonizó precisamente Alba, a los 18′, tras una acertada cesión de Fernando Priore al vacío. El delantero amagó, enganchó hacia adentro para dejar desairado a Mauricio Ocaño y le pegó de zurda, aunque el cruce oportuno de Nicolás Ballestero sirvió para desviar el balón al córner.

La respuesta de Brown llegó tras un recupero de Aciar en la mitad de la cancha, que tomó mal parada a la defensa unionista. El volante cedió para Armando Monteverde, quien avanzó con decisión sin rivales enfrente y sacó un violento derechazo que superó la estirada de Suárez, aunque la pelota salió levemente desviada junto al palo izquierdo.

Unión no era el que imponía el ritmo, no podía jugar como le gusta, manejando el balón, pero igual dispuso de sus oportunidades. Como cuando Monteverde apuró un tiro libre y no hizo más que entregarle el útil a Priore, quien habilitó a Serfaty. El goleador probó desde afuera del área y el arquero Facundo Mus contuvo en dos tiempos con dificultad.

Claro que Brown seguía teniendo más y mejores opciones. A los 31′, Badaracco -tuvo muchas y no pudo concretar ninguna- dominó la pelota en la medialuna del área, se acomodó y su derechazo cruzado se fue apenas ancho sobre el poste derecho, ahogando el grito de gol de los simpatizantes locales que ya festejaban a cuenta. El propio delantero tuvo otra ocasión propicia sobre los 36′, luego de un centro de Monteverde, cuando cabeceó de pique al suelo y permitió una buena respuesta de Suárez con un manotazo para ceder un tiro de esquina.
Sin goles pero no carente de atractivos, la primera etapa entregó una mejor imagen del local, que había arrancado arriesgando más y había generado real peligro en varias oportunidades.

La primera acción de riesgo de la segunda mitad estuvo, otra vez y con el mismo final, en los pies de Badaracco, quien le pegó mal desde adentro del área. Suárez contuvo y el marcador seguía en blanco.

Sin embargo, tras ese desajuste inicial, la defensa de Unión ganó en firmeza. Los centrales empezaron a anticipar todas, los laterales se ubicaron bien, ya no sufrió con las trepadas de Tévez por derecha y entonces el “celeste” empezó a pensar con mayor decisión en el arco rival. Y su primera aproximación en el complemento le reportó dividendos. Fue a los 12′, cuando Juan Di Bartolo metió un pelotazo profundo que superó a Serfaty, pero fue a su encuentro Alba, para conectar de primera, con un derechazo cruzado que dio en el palo y entró.

Empezó entonces el momento de Unión. Tan sólo cuatro minutos más tarde, Priore le dijo a Serfaty “tomá y hacelo”, pero el goleador, inexplicablemente, en el borde del área chica y de zurda sacó un remate débil e imperfecto, fácilmente capturado por Mus.
A esa altura, Luis Murúa había sacrificado a un defensor (Ocaño) para el ingreso de otro delantero (Leonardo Iglesias), y los espacios que ya empezaban a aparecer se hicieron enormes. Unión tenía todo servido en bandeja para liquidar el partido.

A los 18´, Alba fue habilitado por la izquierda, dominó, encaró en diagonal superando a su marcador y su derechazo fuerte y bajo fue desviado al córner por Mus, en notable intervención. Del tiro de esquina ejecutado por el propio Alba llegó un anticipo ofensivo de Cristian Luengo, cuyo cabezazo en el primer palo se fue apenas desviado. Enseguida, Alba habilitó a Moreira que llegaba libre por el medio, pero el pase fue un poco largo y Mus se jugó el físico para interceptar el balón y evitar otra caída de su arco. Y a los 21′, cuando los goles perdidos comenzaban a ser tema de preocupación, Moreira desperdició otra clara opción con un remate suave por arriba.

Las situaciones se sucedían sin solución de continuidad y, en el banco, Marcelo Zwicker sufría y se tomaba la cabeza. El partido tenía un solo dueño, porque Brown estaba jugado en ataque, desprotegido atrás y sin gente en la zona media, que se convirtió en un terreno de rápido tránsito.

El ingresado Franco Vottola tuvo una buena, aunque su disparo de zurda fue controlado por Mus, responsable hasta allí de que la cosa estuviera sólo 1 a 0. El arquero tuvo que ver, pero también los hombres de ataque de Unión, que no siempre eligieron la mejor alternativa.
Unión perdonaba todavía en mayor medida que Brown lo había hecho en el primer tiempo. Y por lógica consecuencia, sufrió lo inimaginable durante cinco minutos. Diego Giménez quiso definir con clase a un ángulo pero desvió su remate, como advertencia. Y en la más increíble de todas, a los 37′, una corrida de Mauro Fernández terminó con centro atrás; el manotazo de Suárez le dejó el balón a disposición a Iglesias, y éste, en forma inexplicable, elevó su remate desde el borde del área de meta por sobre el travesaño. El arquero de Unión volvió a aparecer en la jugada siguiente, cuando Giménez cabeceó sin convicción y el balón murió en las manos del golero.

Cualquier cosa podía pasar. El final fue muy emotivo, porque Unión no conseguía definir el pleito, y Brown, empujado por su gente, iba por el milagro del empate. Lo tuvo Alba, a los 39?, tras encarar y superar a su marcador, pero su remate se estrelló en el segundo palo. Y dos minutos más tarde, fue Aldo Suárez el que salvó a los marplatenses luego de un furibundo tiro de zurda de Aciar.

El alivio, como fue expuesto al comienzo, se produjo a los 42?, cuando por enésima vez, la defensa rival caminó por el filo de la cornisa y resbaló. Esta vez sí, Alba lo vio solo a Martín Cuevas, y el recién ingresado definió como se debe, fuerte, abajo, sin moños, para allanar el camino. Después vino otro, convertido por Alba para ratificarlo como figura del partido, y hasta pudieron ser más. No hubiera estado mal. En un segundo tiempo fantástico, Unión terminó goleando. Y dio la impresión de que terminó haciéndole precio a su oponente.

Síntesis

Guillermo Brown (0): Facundo Mus (6); Marcos Del Cero (5), Mauricio Ocaño (4), Nicolás Ballestero (6) y Diego Ramos (5); Juan Tévez (6), Armando Monteverde (5), Walter Aciar (5) y Matías Willhuber (4); Cristian Badaracco (6) y Diego Giménez (5). DT: Luis Murúa.

Unión (3): Aldo Suárez (7); Lucas Machain (6), Juan Di Bártolo (6), Pablo Di Bártolo (6) y Cristian Castagnino (5); Federico Moreira (6), Esteban Alioto (5), Damián Luengo (6) y Fernando Priore (6); Miguel Alba (9) y Leonardo Serfaty (6). DT: Marcelo Zwicker.

Goles: en el segundo tiempo, 12′ y 46′ Alba y 42′ Cuevas.

Cambios: en el segundo tiempo, en el inicio, Damián González (5) por Willhuber, 17′ Leonardo Iglesias (5) por Ocaño, 24′ Mauro Fernández por Badaracco, 26′ Franco Vottola por Serfaty, 35′ Daniel Fortunato por Juan Di Bártolo (lesionado) y 40′ Martín Cuevas por Vottola (lesionado).

Cancha: Estadio “Raúl Conti”, de Brown (muy buena).

Arbitro: David Bresler (Paraná).

(Fuente: marcadeportiva.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*