Ciudad, Política

Si hay miseria que no se note

En el marco de la campaña política, la mano viene pesada. Miles de marplateses estallaron ante los carteles de los sueldos de bolsillo de los funcionarios oficiales, en una comuna con serio déficit económico, financiero y de funcionamiento.

Mar del Plata apareció empapelada con afiches que detallan los sueldos de bolsillo del intendente Gustavo Pulti su esposa Lucila Branderiz y sus principales funcionarios. Obviamente a 110 días de las elecciones, es una movida fuerte de alguien de la oposición que aparece bajo el nombre de Conciencia Ciudadana.

Pulti en épocas de campaña para cosechar votos, judicializó cuestiones de gobierno y algunos casos los debió dirimir la justicia. Pulti grabó charlas que presentó ante el Ministerio Público Fiscal. Es decir que a partir de esa actitud ocurrida hace unos años, y reiterada hace pocos meses en el HCD, sacó la discusión política de su ámbito para trasladarla a la justicia. Se rompieron normas de convivencia en ese sentido y ahora hay que aguantar la mecha.

Fueron miles los marplatenses, que se enteraron públicamente a través de afiches aparecidos, en la cartelería pública, que siguen exhibiendo la nómina de la planta política con suculentos emolumentos en sus cargos.

Mientras Pérez Rojas no sabe cuándo va a pagar el aguinaldo, los $ 400.- de la recomposición salarial y el 15 % que resta por el mismo concepto (a pesar que han pasado ya seis meses del 2011), siguen rascando el fondo de la olla para buscar hasta la última moneda. Este nivel de sueldos que aparecen en los afiches, aparece como un acto de procacidad, en una ciudad en la cual la precariedad, laboral, la indigencia, la pobreza y el trabajo en negro encabezan un verdadero drama social, ya que se estima que alrededor de un 50 % de la población se halla incursa, en alguna de esas problemáticas.

Continuamente los integrantes de las cooperativas de los planes sociales, que trabajan en la municipalidad, se manifiestan ante la misma, reclamando la actualización de los $ 1.200.- de bolsillo que reciben, y sucesivamente se los está pedaleando, prometiéndoles gestiones ante el Gobierno Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*