Ciudad

SI a los animales, NO a la pirotecnia

1533738_10152061984703810_118633535_n

Mucho se habla del uso indebido de pirotecnia y los males que acarrea la manipulación por parte de grandes y chicos. Pero en cada jornada festiva como Navidad o Año Nuevo, la mayoría de los argentinos se desespera por desplegar un arsenal de fuegos de artificio para demostrar no se que cosa. Para la vista del humano es esplendoroso pero para la salud de los animales es cruel.

Obviamente con este comentario no quiero herir la susceptibilidad de aquellos comerciantes que se ganan la vida vendiendo este tipo de productos de muy buena manera. Ya que muchos, no todos, cumplen con todas las normas que la ley indica.

Pero vayamos al punto. Cientos de animales se pierden para estas fechas y huyen despavoridos al escuchar los estruendos de cohetes o los clásicos silbidos de las famosas canitas voladoras. ¿Por qué sucede esto? Es simple, la capacidad auditiva de los perros (60.000 ciclos por segundo) se diferencia de la del humano (20.000 ciclos por segundo) por su gran aptitud para captar sonidos a altas frecuencias.

Lo que para muchos es un divertimento para los animales no tanto ya que pueden sufrir infinidad de síntomas: taquicardia, temblores, nauseas, falta de aire, aturdimiento, agresividad, perdida de control, miedo a morir, entre otras. ¿Cómo nos sentiríamos nosotros ante estos síntomas?

Aquí algunas recomendaciones tanto para con los animales de la casa como para los dueños de los mismos.

Tanto si te ausentas de tu casa como si recibís gente, aparta a tus mascotas del ruido general:

*Disponé un ambiente cerrado de la casa, donde el animal se sienta cómodo para que descanse allí. (A veces los lugares que eligen solos son insólitos: la bañera, el armario, debajo del auto, en el garage, pero esto puede ser peligroso)

*Podes también ubicar a la mascota en el lugar más aislado de la casa, con las puertas cerradas. Déjale una radio o el televisor encendido a un volumen mediano que amortigüe los sonidos exteriores.

*Si acostumbra jugar con objetos, dejale un juguete o algo para morder.

*Ponele agua fresca y su plato con alimento balanceado. Si el lugar tiene ventilador, encendelo, esto brindará alivio a nuestro compañero en una situación que puede ser estresante, porque amortigua los ruidos que vienen del exterior de la habitación.

*Vos ya conoces a tu perro, si aún así sigue ansioso, tené a mano gotas sedantes (previamente consultá con tu veterinario si podés administrarle este medicamento y la dosis) Para quien no las haya usado nunca, sepa que la primera vez tiene efecto mas intenso sobre el perro, y que no lo duerme, solo lo tranquiliza.

¿Qué se puede hacer con un perro que encontramos desorientado por este miedo a las explosiones?

Generalmente lo vas a reconocer por su ansiedad, movimientos bruscos, y por tratar de meterse en cualquier hueco. Tal vez ya se metió en tu patio o casa… ¿qué hacer?

*De momento no lo asustes más, háblale con calma, ofrécele agua y un rincón para que esté tranquilo, que sepa que está en un sitio amigable.

*No te expongas a tratar de atarlo o algo por el estilo, tal vez sea un animal manso, pero está alterado y no se sabe cómo puede reaccionar.

*En general solo basta con contenerlo un tiempo, darle confianza que puede guarecerse sin temor a tener que seguir huyendo… (Imagínate por un momento vos en su lugar, o que el extraviado fuera TU PERRO, cómo agradecerías una mano amiga, ¿no?).

*No hay que sobreproteger ni encerrar a un animal que ya de por sí viene despavorido, y aterrorizado. Puede ser peor.

*Dale tiempo, tenle paciencia y cuando los ruidos amainen, él se irá tranquilizando.

*Cuando sea el momento él se pondrá en camino nuevamente y se reorientará a su hogar…

*Si no lo hace en tiempo prudencial, llama a algún medio de comunicación dando aviso para que su dueño pase a buscarlo. En su defecto a través de las redes sociales existen miles de páginas donde se dedica apoyo en estos casos.

Y recuerden que un animal es aquel que estará toda la vida agradecido por esos miles de mimos que le dedicamos día tras día. Y en base a eso, son los únicos seres vivos que darían la vida por nosotros los humanos. No nos olvidemos de aquellos que están abandonados y subsisten en la calle, no porque escogieron vivir de esa manera, sino porque alguien no se hizo cargo como es debido. En un país donde la desigualdad y la falta de respeto es moneda corriente empecemos por el principio: CUIDEMOS A LOS ANIMALES. NADA DE PIROTECNIA.

       Gastón

www.mdphoy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*