Ciudad, Información General

Separan de su cargo a una maestra acusada de amordazar a varios alumnos

Una maestra de un colegio de Mar del Plata fue separada de su cargo, acusada de haber amordazado con cinta adhesiva a varios alumnos para que hicieran una actividad en silencio.

La docente fue denunciada por un grupo de padres de alumnos de tercer grado del colegio religioso Fray Mamerto Esquiú, de Mar del Plata. Según trascendió, el episodio ocurrió el miércoles pasado, aunque se hizo público hoy.

Ese día, la maestra les propuso a sus alumnos hacer una actividad lúdica y, al parecer, los chicos reaccionaron de manera dispersa. Ante esta situación, en tono de broma, la docente amenazó con ponerles cinta adhesiva en la boca a los chicos que hablaran.

Pero la amenaza no surtió efecto, por lo que la maestra usó a uno de los alumnos de ejemplo y le tapó la boca con cinta. Siempre según el relato de los padres, al final de la clase los chicos amordazados eran cinco.

Los padres de los chicos realizaron una denuncia en la Dipregep y dos inspectoras visitaron el establecimiento para interiorizarse sobre la situación. Así fue que las autoridades del colegio separaron a la maestra de su puesto hasta que el tema se aclare.

“En 52 años que tiene la escuela, nunca tuvimos una situación de este tipo”, aseguraron las autoridades. El representante legal del Esquiú, Marcelo Barreca, detalló que el disparador fue “una actividad promovida por la maestra y por la cual le habría colocado cinta adhesiva a algunos nenes como estrategia pedagógica para que terminaran de copiar la tarea”.

“Ante eso, llamamos a la docente, se entrevistó con las inspectoras y reconoció que lo había hecho, aunque aclaró que los alumnos lo habían tomado como un juego”.

“Como es un juego que la institución no considera válido ni pedagógico, se abrió una instancia administrativa y se decidió esa misma mañana separar a la docente preventivamente del cargo”, agregó. Y destacó que el colegio convocó a los padres de los chicos para que “expresaran lo que quisieran por acta escrita”.

Según Barreca, lo sucedido “es un hecho fortuito” ya que la docente involucrada “tuvo tres años de trayectoria intachable”.

(DyN)

Los comentarios están cerrados.