Ciudad

Semana Social: llamado a una distribución igualitaria de la riqueza

Fue en el marco de uno de los paneles que se desarrollan dentro de este encuentro organizado por la Comisión Episcopal de Pastoral Social y el Obispado. Las actividades continúan hasta mañana en las instalaciones del Hotel 13 de Julio.
Riqueza y desigualdad. Son dos de las cuestiones que se debaten en el marco de la Semana Social.

Tras la apertura realizada ayer, sigue hoy en el Hotel 13 de Julio la segunda jornada de la Semana Social convocada por la Comisión Episcopal de Pastoral Social y el Obispado. Allí se debaten temas relacionados con el Bicentenario de la nación y que tienen que ver formas para erradicar la pobreza y promover el desarrollo integral del país. Este sábado, una de las principales actividades fue la presentación del documento “Hacia un Bicentenario en Justicia y Solidaridad 2010-2016”.

Esta presentación estuvo a cargo de monseñor Jorge Lozano, obispo de Gualeguaychú y miembro de CELAM, quien anunció este texto dado a conocer por los obispos en noviembre del último año. Durante su alocución, Lozano alentó a los más de 500 presentes a “pasar de habitantes a ciudadanos y de ciudadanos a comunidad política”. Y se refirió a la necesidad de hacer más igualitaria la distribución de la riqueza: “en la Argentina no se puede hablar de pobreza sin hablar también de riqueza”.

Del encuentro participan referentes políticos, gremiales y sociales. En ese contexto, se desarrolló un panel integrado por monseñor Sarlinga y los diputados nacionales Graciela Caamaño (FPV), Oscar Aguad (UCR) y Francisco De Narváez (Unión Pro), quienes presentaron sus propuestas para contribuir a erradicar la pobreza y promover el desarrollo integral.

Para finalizar esta sesión los asistentes se distribuyeron en paneles simultáneos y trabajaron en grupo sobre estas propuestas. Hubo paneles sindical, social, político y empresarial, y entre los participantes se pudo observar a Víctor De Gennaro, Gustavo Marangoni y Jorge Casará.

Apertura

La inauguración de la Semana Social fue este viernes, donde se desarrolló un panel de oradores ante más de 650 participantes. Del mismo participaron, entre otros, los monseñores Juan Alberto Puiggari, Jorge Casaretto, Oscar Sarlinga, además del secretario General de la Gobernación José Scioli y el intendente Gustavo Pulti.

La apertura comenzó con una oración a cargo de Puiggari, que invitó a todos los presentes a rezar la oración por la patria y habló de la importancia de “abrirnos como sociedad al diálogo por medio de una capacidad serena de escucha. Todos algo tenemos que hacer para que nuestros hermanos argentinos, en especial los más sufridos, salgan de este largo tiempo de postración”.

Por su parte, Casaretto afirmó que “la respuesta a la pobreza es una respuesta integral y esta temática está abordada desde muchos ámbitos de la Iglesia”. Además destacó que “la pobreza abarca muchas situaciones humanas desde lo anímico hasta lo económico y por lo tanto las respuestas tienen que ser integrales y esto es lo que humildemente se intenta desde la Iglesia a través de todas estas comisiones y estos trabajos.”

También habló el intendente, quien destacó a la Semana Social, como un ámbito que “supone un ejercicio no solamente de indagación y búsqueda de respuestas sobre la problemática de la pobreza de cara al bicentenario, sino que también es un ejercicio de la palabra pública, de la palabra fraternalmente esgrimida desde valores, de la palabra pública responsable, una palabra preocupaba que busca respuestas contemporáneas para los desafíos de nuestra historia”.

Luego de la apertura, el ministro de Educación de la Nación, Alfredo Sileoni, habló de la relación profunda que existe entre educación y pobreza. “La educación dejó de ser hace mucho tiempo un tema exclusivo de los educadores. Hay una dimensión extra escolar que se resuelve en el campo de la economía, de la sociedad, en el mercado del trabajo”.

“Por lo tanto -dijo Sileoni- decimos que del mismo modo que nos preocupa el ingreso y la permanencia de los chicos en el sistema educativo, nos preocupa el ingreso y la permanencia de sus padres en el sistema productivo. Si los papás tienen empleo sostienen a sus hijos dentro de la escuela”.

La Semana Social fue presentada, entonces, “como un espacio abierto de diálogo y trabajo en red entre los distintos sectores políticos, sociales, sindicales, empresariales y académicos que integran la sociedad Argentina”, según un comunicado de la Comisión Episcopal Argentina.

Los comentarios están cerrados.