Ciudad, Información General

Seis jóvenes serán ordenados diáconos en el camino al sacerdocio

Hoy, viernes a las 19, el Obispo de Mar del Plata consagrará seis nuevos diáconos en una etapa previa hacia el sacerdocio. Lo hará en la misa que se realizará en la Iglesia Catedral y en la que se espera la participación de cientos de fieles que acompañaran a estos jóvenes. Santiago Arriola (30 años), Tomás de la Riva (29 años), Maximiliano Frías Narvaez (25 años), Andrés Seguy (33 años), Juan Andrés Rosso (29 años) y Cristian Caballero (34 años), son los seminaristas que mañana serán consagrados como diáconos por Monseñor Marino.

Futuros_D..

“La mayor expectativa es ser fiel en esta respuesta a la llamada amorosa de Dios” expresó Maximiliano, el seminarista más joven, y a esta expectativa se sumaron Juan Andrés y Cristian. “Simplemente, poder comenzar el camino -que es para toda la vida-, de consagración al Señor, al servicio del Pueblo de Dios, mediante el ministerio diaconal, anunciando el evangelio, ejerciendo la caridad y celebrando la liturgia” remarcó Tomás.

 

“El mayor desafío es discernir en mi propia vida las motivaciones mundanas y las que son de Dios, esto lo comparte con todo cristiano. El consagrado, de manera más particular, ya que debe custodiar no sólo su propia consagración con la vida de oración, sino también la vida de quienes se le encomiendan. Hoy día el secularismo, el individualismo y el inmanentismo, hacen un poco más compleja la situación. Dios no hará faltar su gracia y ha pensado en cada uno de nosotros para dar una respuesta única en santidad al hoy del evangelio” reflexionó Andrés respecto a los desafíos. Cristian expresó  “hacer viva la palabra de Dios en la realidad que nos toca vivir, en una sociedad con una gran ausencia de Dios, estar en el pueblo, caminar con el pueblo, y ser puente para el pueblo”, y añadió Juan Andrés, “que el otro pueda encontrar amor en nuestra vida, en nuestros actos, será el modo más cristiano, más perfecto de tender los puentes que nos acerquen al otro”.

 

Los jóvenes seminaristas también se refirieron a la elección del Papa Francisco y a lo que significa en este camino al sacerdocio, “nuestra vocación se gestó junto al Beato Juan Pablo II; Benedicto formó nuestros corazones sacerdotales con sus razones de Fe y Francisco nos acompañará durante el ejercicio de nuestro ministerio diaconal y sacerdotal” dijo Andrés. “Es una gracia y una gran alegría que estamos obligados a saber aprovechar. Un modelo, quizá, el que más se adecue a las necesidades concretas de los hombres de hoy. Imagen para tender uno de esos puentes que estamos necesitando” destacó Juan Andrés, y Maximiliano agregó “sus gestos de simplicidad, austeridad, y muchas otras cosas de las que los medios se han hecho eco, son manifestación del Espíritu que conduce a la Iglesia”. Y así Santiago, coincidió “es lo que Dios quiere para su Iglesia, por algo fue elegido Papa. Cada cristiano, pero especialmente cada consagrado, tiene que ver en Francisco un ejemplo a imitar. Tenemos que hacernos eco de todo esto y buscar vivirlo cada dia”.

 

Por último, consultados sobre las nuevas tecnologías y la evangelización, los jóvenes consideraron son un “desafío”, “un continente digital”, “una herramienta de evangelización”. Y todos coincidieron en la necesidad de “ir al reencuentro con el hombre, allí donde pasa buena parte de su tiempo y donde cree que pasa buena parte su vida, hoy” manifestó Juan Andrés.  “Aprovecharnos de estas herramientas, que otras generaciones no tenían, son un desafío a la vez que incentivo a anunciar el Evangelio hasta los confines del mundo” remarcó Maximiliano, y Cristian hizo la salvedad “hay que ser cuidadoso al momento de usarlas, no sólo porque nosotros también corremos el riesgo de ser absorbidos por estas herramientas, sino también porque la pastoral puede volverse algo impersonal si uno se sirve desmedidamente de estas herramientas”. Finalmente Tomás, manifestó que la presencia en lo digital no implica abandonar las otras pastorales, y enfatizó,  “hay que salir a anunciar a Jesús allí donde están los jóvenes. Así como Pablo estuvo en el Areópago, nosotros tenemos que estar en Facebook, Twitter, etc. El desafío es encontrar la manera de modo tal que pueda servirles para encontrarse de forma más real con Dios”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*