Ciudad

Se presentó el informe sobre “Economía, Política y Sistema Financiero. La última dictadura militar en la CNV”

Se llevó a cabo este viernes la presentación del Informe 2013 “Economía, Política y Sistema Financiero. La Última Dictadura Cívico Militar en la CNV” 2013, a cargo del presidente de la Comisión Nacional de Valores Lic. Alejandro Vanoli, y el equipo que llevó adelante la investigación integrado por María Celeste Perosino, Bruno Nápoli y Walter Bosisio

INFORME DE LA CNV EN LA UAA 008

 La presentación se desarrolló en la sede Mar del Plata de la Universidad Atlántida Argentina, Arenales 2740, organizada por el Instituto de Estudios en Derechos Humanos de la UAA y contó con la presencia de la delegada de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, Daniela Castro; el director de Derechos Humanos de la Municipalidad de General Pueyrredón, Dr. José Luis Zerillo; la directora del Centro Ulloa de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Lic. Fabiana Rousseau; el rector de la Universidad Atlántida Argentina CPN Amado Zogbi y el decano de la Facultad de Ciencias Económicas CPN Norberto Salomón, entre otras autoridades.

La bienvenida estuvo a cargo del presidente del Instituto de Estudios en Derechos Humanos de la UAA,  Dr. Alejo Ramos Padilla quien expresó: “es un honor poder presentar esta mesa y que sea una de las actividades del cierre del año de nuestro Instituto donde a lo largo de este 2013 hemos logrado de algún modo hacer visibles las cosas que parecían invisibles como el dolor de los ex soldados combatientes en Malvinas que aún hoy tienen que identificar sus cuerpos, el de muchas madres y abuelas de Plaza de Mayo que siguen reclamando justicia, el de muchas madres de familiares que van a las cárceles que tienen que pasar por requisas denigrantes.

Hoy es un tema particularmente sensible y estoy convencido que no fue sencillo para aquellos que decidieron tomar la iniciativa y analizar la economía, la política y el sistema financiero del terrorismo de Estado; analizar la responsabilidad que tuvieron muchos empresarios, muchos civiles en las políticas que tanto daño generaron durante los años ‘70. Y digo que es difícil porque generalmente cuando uno lleva adelante estos juicios y pretende analizar la responsabilidad de los sectores económicos está enfrentándose a alguien que continúa teniendo poder, que continua teniendo influencias.

Para llevar adelante acciones de estas características uno tiene que estar dispuesto a perder mucho, pero uno va ganando otras cosas como el acercamiento a los familiares de las víctimas, poder mirar a los ojos a quienes el Estado dio la espalda durante muchos años. Este informe lo que hace es hacer visible cuál fue la participación de un sector muy poderoso de la Argentina dentro del terrorismo de Estado, por eso desde la Universidad Atlántida Argentina y desde el Instituto queremos acompañarlos y sabemos de lo difícil que es realizar ese tipo de acciones y por eso nuestra vocación sincera de acompañarlos en este camino que han emprendido. Para nosotros escucharlos es realmente enriquecedor y no quiero dejar de señalar que este tipo de eventos lo podemos realizar gracias a la amplitud y el espacio que nos da la Universidad y en el caso concreto debido al esfuerzo de la Dra. Natalia Messineo, coordinadora Académica del Instituto que ha trabajado mucho”, concluyó.

Por su parte, el presidente de la Comisión Nacional de Valores Lic. Alejandro Vanoli agradeció a la Universidad esta convocatoria y señaló: “para nosotros es un gusto estar acá, somos un equipo de trabajo que desde hace un tiempo emprendimos esta aventura y este deber moral de investigar en el lugar donde trabajamos, la Comisión Nacional de Valores, qué fue lo que pasó en la dictadura cívico militar, qué pasó en el sistema financiero porque esto era una asignatura pendiente, un tema tabú. Además, por el tiempo transcurrido trabaja muy poca gente de la que había estado en la época de la dictadura y empezamos una tarea donde lentamente y con muchísima dificultad la verdad empezó a emerger en el marco de un proceso que a lo largo de estos 10 años posibilitó esta iniciativa la cual no hubiera sido posible si no hubiera habido una decisión política muy firme de revertir esa regresión que había desembocado en la Obediencia Debida, en el Punto Final, en los indultos y que posibilitó volver a investigar y a encausar los juicios por los delitos de lesa humanidad e iniciar toda una acción que caracterizara lo que ocurrió en la época de la dictadura como una dictadura de carácter cívico militar.

Yo creo que esto ayuda a comprender lo que pasó y lo que pasa porque quizás la visión que se había instalado hacia los años ‘80 cuando llegó la democracia que era un grupo de militares o de gente aberrante que había violado los derechos humanos, que había perpetrado crímenes aberrantes pero que de ninguna manera se había avanzado sobre los responsables civiles, sobre el verdadero poder que había y hubo atrás de todos los golpes de estado atrás de tantas décadas del imperio del neoliberalismo más crudo en la Argentina y ese era el poder civil que usó y dirigió ese brazo militar con sus ramificaciones locales y trasnacionales, el poder económico, el poder financiero. Y Creo que era una asignatura pendiente avanzar en construir esa memoria, de entender lo que había pasado y castigar a quienes tuvieron activa participación y fueron impulsores locales obviamente como todos sabemos en el marco de un proceso transnacional donde lo que pasó en la Argentina pasó en el Cono Sur y pasó en América Latina y que tiene que ver con un proceso más global donde la Argentina quizás fue el experimento más crudo, tanto la violación de los derechos humanos como la violación de todos los humanos, entendido como derechos no solamente la vida también los derechos económicos, sociales etc.

A partir de estos años empezó la investigación de lo que había pasado, cuál fue el rol de los civiles, de los abogados, de los economistas, de Martínez de Hoz y de todos aquellos que tuvieron plena responsabilidad en el golpe militar y que no eran ajenos al genocidio que pasó, lamentablemente transcurrieron muchos años. Muchas causas prescribieron como por ejemplo la deuda externa pero sí se pudo avanzar en otras que tienen que ver con crímenes de lesa humanidad como la expropiación de empresas y en la CNV entendimos que había que investigar todo lo que había pasado porque a partir de la investigación de lo que había ocurrido en Papel Prensa donde se creó la Comisión de la Verdad.

La CNV colaboró con los organismos para saber lo que pasó y   entendimos que era importante ver qué había pasado con otras empresas, con tantas otras que habían sufrido procesos similares en el marco de una política donde su usó el terror para configurar un perfil productivo del país donde no fue casual que en Los primeros decretos no solamente intervino la CGT sino también la CGE y generó también desapariciones no solamente de trabajadores sino de empresarios, de comerciantes y donde se generaron las condiciones para un violento proceso concentrador a favor de los sectores trasnacionales financieros y grandes empresarios que se beneficiaron del nuevo modelo que a diferencia de otros procesos autoritarios, liberales o conservadores en este caso fueron muchos más allá de tantos ciclos que hubo a lo largo de décadas de historia argentina que después de menoscabar y condicionar muchos procesos populares tanto en gobiernos radicales y peronistas, en este caso el cuchillo tenía que llegar más al hueso y revertir cualquier posibilidad de experiencia nacionalista, populista que intentara cambiar en algo esa estructura de poder. Siempre recuerdo una frase del ex secretario de Hacienda Juan Aleman que decía que la dictadura había sido exitosa porque se había desarticulado lo que él llamaba el poder sindical, la organización de los trabajadores o sea claramente hubo una intencionalidad manifiesta de romper precisamente con un modelo que intentaba cambiar la realidad y generar un proceso con un poco más de autonomía, con un poco más de sentido de desarrollo nacional y social y que esto había que hacerlo a sangre y fuego.

Por supuesto este proceso de apropiación de empresas implicaba la desaparición de empresas, la desaparición de empresarios. Había que entender cómo se vinculaba la represión con la apropiación de empresas y obviamente encontramos mucha resistencias, las burocráticas y la del paso del tiempo. Había que organizar la documentación, porque siempre algo uno puede encontrar como en estos días que celebramos la aparición de tantos documentos y el anuncio que ha hecho el ministro de Defensa Agustín Rossi y la esperanza de que pueda haber mucha más documentación de las actas que ya fueron encontradas que marca la importancia de algunas causas que son tan trascendentes. Por suerte este equipo también va a poder colaborar en procesar esa documentación y ver de qué manera podemos encontrar los elementos para entender y para poder aportar a la justicia lo que pasó tanto en el caso de Papel Prensa como de otras empresas donde se produjo tanta represión”, subrayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*