Ciudad, Policiales

Se presenta la segunda etapa del Plan Nacional de Desarme Voluntario

El director del Programa de Protección Comunitaria, César Ventimiglia, adelantó que el próximo 15 de abril se presentará en Mar del Plata la segunda etapa del Plan Nacional de Desarme Voluntario tal como lo había acordado con el director nacional del Registro Nacional de Armas (RENAR), Andrés Meiszner.

El Programa, que contempla retribuciones económicas de van desde los 200 hasta los 600 pesos para aquellos que entreguen sus armas y municiones al Estado, intentará superar las 107 mil unidades y 750 mil municiones recuperados y destruidos en la primera etapa en todo el país.

En el lanzamiento habrá autoridades nacionales, provinciales y municipales.

En General Pueyrredon, la idea es que las armas se reciban en la sede del RENAR y en dependencias de la comuna y, además, se trabaja para que el incentivo no sea sólo económico.

Ventimiglia, además, anticipó que están trabajando en conjunto con la secretaría de Educación, con ONGs relacionadas a esta temática y con el Instituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia (ILSED) para generar un espacio en el marco de este programa que involucre a las escuelas y a los jóvenes.

Cifras que alarman

En Argentina entre 1997 y el 2007 murieron a causa de las armas de fuego 36.374 personas. Es decir, 9 por día.

De ellas, 23.937 perdió la vida en homicidios la gran mayoría producto de peleas entre conocidos, violencia familiar, y discusiones intrascendentes marcando el alto grado de intolerancia que invade nuestra sociedad; 10.503 en suicidios y 2.430 en accidentes.

Las cifras muestran que en el país, 3 de cada 4 muertes por armas de fuego ocurren en conflictos interpersonales, accidentes y suicidios y el 27% de los homicidios, accidentes o suicidios con armas de fuego ocurren en el hogar.

El 10% de las casas de familia cuenta con armas de fuego, hay 1.200.000 registradas legalmente y por cada una de ellas existen dos ilegales con lo cual fuera del control del Estado hay 2.500.000 de armas de fuego.

En este marco, Ventimiglia señaló que “las armas son objetos letales y peligrosos, que pueden ser usados en conflictos, multiplicando el riesgo de accidentes que involucre a familiares o inclusive, promoviendo que quienes cometen ilícitos usen las armas que roban de los hogares para cometer otros delitos”.

Es necesario iniciar acciones colectivas y de alto impacto en la ciudadanía, para frenar el crecimiento exponencial de la violencia social. En este sentido, el Programa de entrega Voluntaria de Armas se convierte en una herramienta estratégica no sólo para cumplir con este último cometido, sino para instalar fuertemente en la sociedad un debate acerca del peligro que provocan las armas de fuego”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*