Ciudad, Policiales

Se fugan dos jóvenes detenidos por robo con arma de guerra y homicidio

Tienen prisión preventiva y se escaparon en un recreo. Ya habían ocurrido otros casos

Enrejado por los laterales y el techo, la sensación es que difícilmente algún detenido consiga fugarse desde el pequeño patio del Instituto Carcelario para Menores de Batán. Además, la posibilidad de que ocurra una fuga parece casi nula si se conoce el dato de quepara controlar a nueve detenidos hay seis celadores.

Pero el domingo del Día del Niño, a la tarde,dos menores de 17 años se escaparon de allí.

Aún están prófugos y son intensamente buscados por la Policía.

Uno de ellos está imputado por el robo a una propiedad agravado por el uso de arma de guerra y el otro por un homicidio.

Las fugas del Instituto de menores de Batán son una constante desde que se inauguró en 2006. Esta vez, durante un recreo, los jóvenesforzaron los barrotes de una endeble reja que cubre el techo del patio, que tiene unos 30 metros cuadrados. Luego de las rejas, los detenidos saltaron una alambrado perimetral y desaparecieron entre los pastizales que rodean el predio.

No hay muro de contención.

Los dos detenidos, confirmó el fiscal Marcelo Yañez Urrutia a Clarín , estaban con prisión preventiva.

El funcionario abrió una investigación para determinar qué ocurrió: “Había nueve jóvenes alojados y seis operadores de minoridad, pero ninguno de ellos estaba custodiando el patio” , explicó.

En el lugar sólo hay policías en el acceso, luego nadie se ocupa de la seguridad del perímetro. El personal del instituto pertenece al Ministerio de Desarrollo Social, al área de minoridad, por lo que no porta armas. En el instituto, que se divide en las áreas de “Recepción” y “Contención”, son alojados peligrosos delincuentes.

Del vulnerable lugar, las fugas son reiteradas . Hay casos emblemáticos. El de “Tona” es uno de ellos. Con 17 años era autor de numerosos robos y se le imputaban tres homicidios.

Había asesinado a un cómplice suyo, de 16 años; a un remisero y al adolescente Stéfano Bergamaschi: irrumpió en un cumpleaños, tiró al montón y lo mató. Recapturado, fue condenado a 15 años de cárcel.

“Es una burla, no hay policías ni adentro ni afuera, es una falta de respeto”, había dicho indignada a Clarín Silvia Juárez, esposa de Dardo Molina, cuando el menor de 16 años que mató a tiros a su marido durante un asalto había escapado del lugar.

A comienzos de julio dos menores escaparon limando los barrotes de sus celdas y a las pocas semanas los recapturaron. El año pasado, en setiembre, se fugaron cuatro jóvenes, dos de ellos muy peligrosos, acusados por homicidios. Los investigadores recuerdan este episodio por la anécdota de que a dos de ellos los devolvieron al lugar sus propias madres.

Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*