Ciudad, Información General

Salarios y gasoil: factores clave en los costos logísticos para este año

Los aumentos acordados en los convenios colectivos de trabajo y el valor del gasoil fueron los principales factores determinantes del alza de los costos logísticos durante el 2012, y se perfilan como los indicadores a seguir dentro de lo que hace a la actividad logística para este año.
El Índice de Costos Logísticos elaborado por el Centro Tecnológico de Transporte, Tránsito y Seguridad Vial (C3T) de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), muestra en la evolución del último año (enero 2012-2013) una variación de entre el 31 y el 34% en costos logísticos, analizados con o sin transporte respectivamente (31.61% y 34.99%).
En ese incremento, uno de los principales motores ha sido la suba salarial aplicada a partir del 1 de julio del año pasado, la cual representó un 12,5% en el primero de sus tres tramos. Por otra parte, el convenio de seguridad también generó un impacto importante, con un incremento parcial de 20,72% para el mes de julio.
Teniendo en cuenta la importancia de los servicios de transporte en la actividad logística, el combustible ha jugado otro papel trascendental en la ecuación de costos del sector. Impulsado principalmente por el gasoil, que mostró una variación de 36,36% en 2012, los costos de combustibles aumentaron 20,65% en el último año. A esto se agregan, además, las recientes declaraciones de Miguel Galuccio, CEO de YPF, quien confirmó que la petrolera estatal no congelará sus precios.
“El costo logístico tiene diferentes componentes que hoy en día son una preocupación para el sector, comenzando por el precio de los combustibles y siguiendo por los costos de los peajes y la mano de obra”, sostiene Alberto Ermili, director de Logyt, empresa dedicada a la consultoría logística, que busca precisamente analizar los componentes de cadena de valor para poder optimizarla. “Sin duda, la evolución de esos factores van a ser puntos decisivos para el sector este año, teniendo en cuenta que el nivel de actividad en 2012 ha estado ligeramente por debajo del año anterior, sobre todo durante el primer semestre, y cuya evolución posterior ha sido muy lenta”, agregó Ermili.
Hoy en día, el transporte, entre nacional e internacional, representa el 47% por ciento de los servicios prestados por las empresas del sector logístico, muy por encima de la gestión de almacenes (27%), abastecimiento (14%) y otros servicios (7%). Esta distribución no ha sufrido grandes cambios durante los últimos dos años.
“La estructura del sector se ha mantenido bastante estable durante el último tiempo”, sostiene Ermili. “Han aparecido algunas empresas dedicadas al transporte que han ampliado su oferta ofreciendo servicios de logística, lo cual ha ampliado la oferta de operadores pero no ha modificado sustancialmente el tipo de servicios ofrecidos”, agregó el consultor.
Se estima que unas 13 empresas representan el 85% de la facturación del sector hoy en día, mientras que otras 14 se dividen el 15% restante. Esta proporción se mantiene tanto en la administración de metros cuadrados de infraestructura como en el empleo de mano de obra o colaboradores.
La última encuesta anual realizada por la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (CEDOL), de la que participaron 27 empresas, mostró un crecimiento de la facturación de 29% para el sector respecto del año anterior, con un total de $6.464 millones. Según la cámara, la cifra es reflejo de la tendencia al crecimiento que exhibe la tercerización logística en Argentina. Una cuarta parte de la facturación de la actividad logística está dedicada al consumo masivo, mientras que la industria automotriz y la electrónica aparecen como las principales industrias con el 16% y 12% respectivamente.
Acorde al estudio realizado por CEDOL, el 96% de las empresas encuestadas realizaron inversiones durante el último año, con prioridad en equipamiento y sistemas, aunque también se registraron inversiones en metros cuadrados, racks y vehículos. En 2011, las operaciones logísticas demandaron una infraestructura de 2.089.000 metros cuadrados entre propios, alquilados y operaciones tercerizadas de los mismos clientes (un 4,7% más que el año anterior).
Por otro lado, los créditos para la construcción de depósitos anunciados por el ministerio de Industria representó un incentivo para las obras en el sector, tal como destaca el propio Ermili.
“La cantidad de metros cuadrados construidos se está incrementando a partir de las líneas de crédito ofrecidas por el gobierno y la expectativa teniendo en cuenta las obras iniciadas en los últimos años es que la construcción de depósitos continúe creciendo este año”, sostuvo el consultor.
COSTOS DE IMPRODUCTIVIDAD. El sector logístico está afectado además por algunos factores que no son reflejados en ningún indicador, como el tránsito, los cortes de calles, protestas, piquetes, accidentes viales y demás factores vinculados al tránsito vehicular en los ingresos, egresos y dentro de la propia ciudad de Buenos Aires, como así también robos y siniestros.
Durante el año pasado, se estima que la mitad de las empresas dedicadas al transporte de distribución han visto disminuida su productividad entre un 1 y un 9 porciento debido a este tipo de factores, mientras que un 33% sufrió pérdidas de entre 10 y 19% de su productividad.
Según el análisis realizado por CEDOL, en este sentido no se ha mejorado en comparación a años anteriores, “sino que el tema ha empeorado respecto de la productividad de los vehículos”. El estudio explica que “el incremento de sus costos no fue en realidad mayor  a las pérdidas de productividad pues se observaron circuitos y ruteos que antes no tenían ayudante de reparto y ahora sí, vehículos que daban dos o más vueltas y ahora sólo alcanzan a dar una y han aparecido serios problemas de estacionamiento que demoran aún más las entregas.
En el caso de transporte de media y larga distancia, la pérdida de productividad ha sido mayor para el tránsito en rutas nacionales. En este caso, además de los accidentes, cortes de ruta o piquetes, aparecen otros factores como el estado de las rutas y las restricciones por fines de semana largos o períodos estivales.
El 66% de las empresas que prestan servicio de transporte de larga distancia ha evidenciado pérdidas de productividad de entre 1 y 9%, mientras que otro 17% las tuvo por valores de 10 a 19%.
En ese sentido, el estudio detecta diferentes problemas: por un lado, están los tiempos adicionales que implican los cruces dentro de una misma ciudad (se estima que atravesar la ciudad de Buenos Aires demanda algo más de una hora adicional). La veda durante los fines de semana también representa un impacto económico adicional, puesto que implica operatorias especiales, mayor costo de personal y seguridad, como así también ocasionales pérdidas de viajes. Sin embargo, durante el año pasado se evidenció un menor impacto en la productividad fruto de piquetes en la ruta, en gran parte por la existencia de planes alternativos.
“El estado de las rutas es uno de los principales factores a solucionar para el transporte de larga distancia, puesto que casi la mitad de los caminos se encuentra en condiciones regulares según datos oficiales y en consecuencia el resto de las rutas acaba por saturarse”, declaró Ermili. “Durante el 2011 el Estado ha anunciado inversiones en infraestructura dedicadas principalmente a la construcción de parques logísticos, pero también es imprescindible contar con redes de conexión eficaces que permitan el tránsito entre los diferentes puntos”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*