Ciudad, Información General

Repartieron barras de oro

Fue una forma de representar la relación entre los intereses de la empresa minera y su estrategia judicial para evitar la plena aplicación de la Ley de Glaciares en la provincia de San Juan.

 

Hace dos semanas, habían realizado intervenciones en la Casa de la provincia de San Juan y en la embajada de Canadá de la Ciudad de Buenos Aires. Esta vez, lo hicieron frente a la Catedral de Mar del Plata, en la intersección de las calles Mitre y San Martín, donde desplegaron un glaciar gigante y voluntarios de Greenpeace juntaron firmas en reclamo por la aplicación de la Ley de Glaciares.

 

“Debemos ponerle un freno a la Barrick. Esta empresa canadiense ya afectó glaciares del lado chileno en la etapa exploratoria del proyecto Pascua Lama y, ahora, con sus amparos judiciales está impidiendo que se la audite para corroborar si, como se sospecha, está afectando glaciares del lado argentino”, señaló Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Cambio Climático de Greenpeace.
Greenpeace, junto a más de cuarenta asambleas ciudadanas, organizaciones sociales, ambientalistas y políticas, lanzaron una campaña de junta de firmas en la calle y desde sus páginas webs para reclamar la plena vigencia de la Ley de Glaciares en todo el país, la urgente realización de las auditorías ambientales y el levantamiento de las medidas cautelares presentadas por la empresa Barrick Gold”.

La campaña está teniendo gran aceptación de la gente: más de 150.000 personas ya participaron firmando la petición en las calles y a través de la página web www.greenpeace.org.ar

 

“Los recursos de amparo presentados por la Barrick y por un conjunto de empresas proveedoras de la minera en San Juan, son un acto de autoincriminación. Lo más grave es que, tanto el gobierno de San Juan como el Gobierno Nacional, actúan de manera cómplice al no avanzar con el inventario y las auditorías ambientales a las empresas. Por esto, convocamos a todos los argentinos a frenar a la Barrick y a sus cómplices”, afirmó Giardini.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*