Ciudad, Información General

Regresó el Aviso “Suboficial CASTILLO”, La Pascua en casa y en familia

Tomó amarras en el muelle occidental de la Base Naval Mar del Plata, el Aviso (A-6) A.R.A. “Suboficial Castillo”, finalizando así la 15ª edición de la Campaña Antártica Naval Combinada con la Armada de Chile.

 

La ceremonia de recepción fue presidida por el Comandante de Adiestramiento y Alistamiento, contralmirante VGM  Oscar Patricio González, acompañado por el Comandante del Area Naval Atlántica, comodoro de marina VGM Dalmiro Orlando Diego Miguel y el Comandante de la División Patrullado Marítimo, capitán de navío Germán Roque Arbizu.

 

Comandantes, directores y jefes, junto a las dotaciones con destino en ésta Base Naval, formaron para dar marco a tradicional bienvenida al Aviso Castillo, junto a los acordes de la Banda de Música del Comando del Area Naval Atlántica.

 

Los griegos solían decir que existen tres clases de hombres; “los vivos, los muertos y los que están en el mar”. En ésta emotiva ceremonia, es común ver a una gran cantidad de familiares amigos y camaradas, que con pancartas, vienen a dar la bienvenida a éstos hombres que durante cinco largos meses, cumplieron con su responsabilidad naval de servir a la Patria en el Mar y en sus confines antárticos.

 

El Aviso “Suboficial Castillo” está al comando del capitán de corbeta Javier Andrés Dutto Carcagno.  Su principal misión en aguas antárticas, fue la salvaguarda de la vida en el mar y el control del medio ambiente marino, en aquel ecosistema tan límpido y especial. Colaboraron también con la Campaña Antártica de Verano 2012/2013, abasteciendo y manteniendo las Bases y Refugios. Además se encargaron de verificar y reparar los faros y balizas, en el área de responsabilidad.

 

Este año efectivizaron su presencia en aguas antárticas en las Etapas “Alfa” y “Charlie”, mientras que la “Bravo” y “Delta” estuvieron a cargo de un aviso similar de la Armada de Chile.

 

El contralmirante González, junto al comodoro Miguel y el capitán Arbizu, abordaron el Aviso Castillo y saludaron, uno a uno, a cada hombre de la dotación.

Finalizados los saludos protocolares, los tripulantes, con inocultable emoción, se reunieron con sus familiares y amigos que los esperaban en el muelle.

 

Las tareas emergentes de la Patrulla Antártica Naval Combinada, hicieron que la Navidad y el año nuevo, lo pasaran en navegación y en la Antártida. Esta Pascua de Resurrección será en familia y nuevamente en casa.

Los comentarios están cerrados.