Ciudad, Información General

Reconocimiento al médico Marcos Bravo

En un recinto de sesiones colmado de dirigentes políticos, profesionales, concejales y público en general, se realizó hoy un acto en el que Marcos Roberto Bravo fue declarado “Ciudadano Ejemplar” de Mar del Plata por su condición de “vecino, político, académico y médico nacido en la ciudad”.

La ceremonia fue encabezada por el titular del Cuerpo, arquitecto Marcelo Artime y el concejal Mario Lucchesi –del Bloque Movimiento Peronista y autor de la iniciativa-, quienes entregaron a Bravo una copia del decreto a través del cual se deja constancia de la decisión adoptada por unanimidad por los integrantes del Concejo Deliberante local.

Al hacer uso de la palabra Artime consideró que dicho reconocimiento es “un gesto de afecto y agradecimiento totalmente justo a un buen tipo que, además, es un buen dirigente político y un excelente profesional de la medicina”.

“Por otra parte –continuó Artime-, Bravo ha sido siempre un defensor de los intereses, las convicciones y las filosofías que le convenían a Mar del Plata, es decir aquellas que transformaron a la ciudad de una villa de la aristocracia de Capital Federal en una gran ciudad, emblema del turismo social en Argentina y sinónimo de inclusión social”.

Por su parte Lucchesi, tras realizar una breve reseña de la historia de Bravo tanto a nivel personal como profesional y como militante del peronismo, afirmó sentirse “inmensamente orgulloso” de estar entregándole la “máxima distinción que tiene el Partido de General Puyeyrredon a este hombre tan notable y preclaro, que es un verdadero modelo ético además de científico, académico y científico”.

A su turno Bravo se mostró inmensamente agradecido y emocionado por el reconocimiento. “Es muy difícil encontrar las palabras para expresar lo que siento en este momento” advirtió al comienzo de su alocución, en la que logró arrancar numerosos aplausos del público con reflexiones sobre temas tan variados como la política, la medicina y la filosofía.

Entre sus distintas reflexiones –entre las que figuraron un emotivo homenaje al doctor Ramón Carillo, sobre cuya obra dijo que “es única en el mundo”-, Bravo consideró que la sociedad global “atraviesa una de las crisis de valores más tremendas en la historia de su evolución” pero entendió que “el futuro depende de lo que hagamos en el presente” e instó a los integrantes del auditorio a imitar su ejemplo al confesar: “Tengo una enfermedad incurable… que se llama esperanza”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*