Policiales

Recomendaciones para evitar ser víctima de “secuestros virtuales”

secuestro-virtual-600x350

Un equipo del Ministerio Público elaboró una serie de consejos para actuar ante una llamada en la que se afirma que un familiar o allegado se encuentra privado de la libertad y exige el pago de un rescate.

El Ministerio Público elaboró un documento con recomendaciones para evitar ser víctima de los denominados “secuestros virtuales”. El trabajo es el resultado de un análisis conjunto de la Secretaría de Coordinación Institucional y un equipo de fiscales de instrucción que destacaron la importancia de informar a las potenciales víctimas el procedimiento habitual que se utiliza para simular la privación de la libertad de un familiar y exigir un rescate y así evitar que el engaño suceda. Además, anunciaron la inminente creación de un equipo dedicado específicamente a esta problemática, que será coordinado por el director de Análisis Criminal, Diego García Yomha.

Por su parte, la Dirección de Desempeño Institucional, a cargo de Omar Orsi, está encargada del registro y la sistematización de este delito en los sistemas de gestión de causas del Ministerio Público para elaborar estadísticas.

Según el documento, estos hechos “se inician a partir de una llamada telefónica en la que se simula el secuestro de un familiar o conocido de la persona que atiende, con la finalidad de forzar la entrega de dinero u otros objetos de valor como ‘rescate’. A diferencia de los secuestros reales, nadie se encuentra privado de la libertad ni corre riesgo físico alguno. En estos casos, la víctima es la persona que recibe la llamada”.

El material detalla algunas de las características de la modalidad delictiva para ayudar a identificarla mientras sucede y presenta una serie de sugerencias sobre cómo actuar para evitar que el engaño proceda.

  • No brindar por teléfono información que permita su identificación o la de su familia.
  • Si atiende un niño o una niña, supervisar que no aporte sus datos
    personales ni de su familia y que la llamada la continúe una persona adulta.
  • Desde otra línea telefónica, verificar que el familiar o allegado se encuentre bien.
  • Intentar mantener una vía de comunicación abierta con los familiares y allegados.
  • Es importante solicitar a la persona que llama, el nombre y apellido de quien supuestamente se encuentra en una situación de emergencia así como la descripción física, información de la vestimenta, el lugar y las circunstancias del suceso que habría padecido.
  • Si el llamado proviene de alguien que dice pertenecer a una fuerza de seguridad o trabajar en un hospital, solicite los datos personales, cargo, lugar donde trabaja, nombre de su superior y una vía de comunicación directa.

Es fundamental en todos los casos realizar la denuncia a la seccional policial más cercana, aun cuando se haya evitado el engaño, porque permite investigar y prevenir esta modalidad delictiva y consultar sobre el avance de la pesquisa en la fiscalía.

Los comentarios están cerrados.