Arte y Cultura

Recetas de vida

Por Cristian A. Mangini

Julie & Julia.
Julie & Julia.

Julie y Julia (Julie & Julia / 2009 / USA / 121 minutos)
Director: Nora Ephron
Guión: Nora Ephron .Basada en los libros Julie & Julia, 365 Days, 524 Recipes, 1 Tiny Apartament Kitchen de Julie Powell y My Life in France de Julia Child y su sobrino nieto Alex Prud’homme.
Reparto: Meryl Streep, Amy Adams, Stanley Tucci, Vanessa Ferlito, Jane Lynch, Lindsay Felton, Dave Annable, Mary Lynn Rajskub
Sala y horarios: Cines del paseo (Todos los días: 14:25, 16:55, 19:25 y 21:55. Viernes y sábado: 00:25)

Especie de cruza entre biografía y drama con elementos de comedia, esta propuesta de Nora Ephron, guionista de Cuando Harry conoció a Sally y directora de Tienes un e-mail, se presenta como una película osada en su estructura pero con varios clichés en su contenido. El elemento culinario como tópico excluyente, que a menudo aparece para otorgar metáforas sobre la vida de los protagonistas, si bien ha sido varias veces objeto de reflexiones obvias y superficiales, también ha tenido su traslado feliz al cine. Así como están las películas como la desabrida Sin reservas también está la sabrosa Ratatouielle. En este caso la directora toma dos obras biográficas y las entrelaza buscando el nexo entre dos figuras femeninas para quienes la cocina ha supuesto una parte importante en sus vidas, para Julia Child porque en 1948, luego de vivir en París y enamorarse de la cocina francesa, logró convertirse en la primera mujer que triunfó en el mundo de la cocina en Estados Unidos. Para Julie Powell sería un elemento igual de importante en el 2002 porque la sacaría de su vida de funcionaria frustrada que se acerca a los treinta años, cambiando su vida al dedicarse durante un año a cocinar las 524 recetas del libro de Child (¿?) y escribir un blog que se volvió archipopular sobre su experiencia. Al aporte interesante de una directora cuya experiencia puede suponer un trabajo por demás atractivo hay que sumar dos figuras fundamentales: la primera es Meryl Streep, cuyo carisma ilumina hasta las películas más mediocres y la segunda es una joven y consagrada actriz como Amy Adams, quien suele moverse como pez en el agua en varios registros, desde la comedia hasta el drama más solemne. Sin duda, un estreno que dejará satisfechos a quienes busquen entretenerse de un plato conocido, pero que siempre puede sorprender en manos de una experimentada como Ephron.

La novia de mi mejor amigo.
La novia de mi mejor amigo.

La novia de mi mejor amigo (My best friend´s girl / 2008 / USA / 100 minutos)
Director: Howard Deutch
Guión: Jordan Cahan
Reparto: Kate Hudson, Jason Biggs, Alec Baldwin, Dane Cook, Diora Baird.
Sala y horarios: Cines del Paseo (Todos los días: 16:05, 18:15, 20:25 y 22:35. Viernes y sábado también: 00:40)

Mirando al elenco uno se pregunta si estamos ante una comedia romántica en la integridad de su definición o en una película que quizá transgreda más elementos para ubicarse cómodamente como comedia. Sea del género que sea, ciertamente hay un interés romántico, y están la figuras de la blonda Kate Hudson, Jason Biggs (el ex protagonista de American pie) y Dane Cook, actor que tiene en su haber una popularidad arrasadora en Estados Unidos como cómico stand up (o sea, monólogos en criollo), con un humor físico cargado de agresividad que se maneja en un plano ambiguo y riesgoso entre el facilismo y los sofisticado. En todo caso, la presencia de Cook parece destilar otro tipo de clima a lo que conocemos como “comedia romántica” (a la, por ejemplo, La cruda verdad) y parece ser un híbrido diferente. En todo caso, la trama tiene a Dustin enamorado de Alexis, su compañera de trabajo. Cuando ella le dice que sólo quiere su amistad, él contrata a su compañero de habitación Tank, para que la lleve a una cita terrorífica y así Dustin pueda enamorarla. En todo caso, habrá enredos y las cosas no saldrán como Dustin pensaba. Quienes crean que es una comedia romántica ordinaria deberían prepararse a ir con otras expectativas, aunque el film propone, después de todo, una trama tradicional.

Destino final 4.
Destino final 4.

Destino Final 4 (The final destination / 2009 / USA / 82 minutos)
Director
: David R. Ellis
Guión: Eric Bress. Basado en los personajes de Jeffrey Reddick.
Reparto: Bobby Campo, Shantel VanSanten, Nick Zano, Haley Webb, Krista Allen.
Sala y horarios: Cine Ambassador (Todos los días: 15:35, 17:25, 19:15, 21:05 y 22:55. Sábado también: 00:50 hs.)

Destino final es una de las sagas de terror más longevas y con mejor salud en el mundo del cine, con una generosa repercusión positiva en las taquillas de todo el mundo en base a una premisa que se ha repetido y que ahora, aparentemente, se ha decidido que debe terminar. Lo interesante es que para esta última parte de la saga se ha decidido contar nuevamente con el director de la segunda parte, es decir, David Ellis, director que luego de la repercusión de la secuela de la película que tenía como principal antagonista a nada más y nada menos que la muerte, logró una consagración definitiva a fuerza de un humor negrísimo y una originalidad por momentos apabullante para la puesta en escena (léase, como mueren algunos personajes y la secuencia de la carretera), además de un plano final prácticamente inolvidable. La cuestión es que luego de la tercera parte de John Woo (correcta, aunque por momentos carente del dinamismo de la película de Ellis y con personajes menos profundos) vuelve Ellis con la misma trama tradicional de todas las Destino final: un grupo de adolescente gracias a la premonición de algún iluminado logra escapar a la muerte (en este caso, es un autódromo), pero como la muerte tiene un orden, aquellos que se salvaron en la visión tendrán que tratar de eludirla nuevamente para que no se cumplan los resultados de la funesta visión. Lo que se dice, entretenimiento puro y autoconsciente de terror, quienes conozcan la saga seguro que la pasan bien y quienes no, bueno, es la alternativa de terror de la semana y el director es un talentoso que también dirigió Celular (2004) y Terror a bordo (2006).

Los comentarios están cerrados.