Deportes, Fútbol

Ramón Díaz, caro pero el peor: es rudimentario y básico

Picante-Ramon-Diaz-River-GARELLO_CLAIMA20121215_0167_25

¿Ramón Díaz se hará cargo de algo? Todo lo ha pagado con declaraciones tan vacías como inútiles. Está apagando la ilusión de los hinchas, apelando a chicanas poco serias, que en algún momento se le volverán en contra.

Nunca vi engañar a tanta gente durante tanto tiempo. Ramón Ángel Díaz ha sobrepasado el límite de la tolerancia. ¿Quién lo banca? La oposición a Passarella, quien apremiado por sus necesidades políticas, entendió que el retorno del riojano, era lo mejor para River. El presidente, lo hizo a pesar de sus convicciones. Fue un duro esfuerzo tener que ir al pié de Ramón Díaz.

El entrenador se encargó de llenarle la mochila de piedras a Passarella, y gozar de un contrato envidiable, prolongado hasta el 2015. Hay miles y miles de hinchas, cientos de miles de hinchas de River, millones,  que no miden las consecuencias, obligan, exigen desde la ignorancia y el desconocimiento, comienzan a formar parte de una campaña, sostenidos por el sentimiento y la pasión, que no son bienes para administrar, sino para temerles.

Sale indemne y es insólito; 15 º en la tabla del peor torneo de la historia en % de puntos, eliminado en primera ronda (Copa Argentina) contra Estudiantes de Caseros (3ra. Categoría del futbol) clasificaba a la Copa Libertadores y había $ 5.000.000.- de premio, eliminado dando vergüenza contra Lanús ni patearon al arco con 70.000 personas en el Monumental, ahora dice que el objetivo son los 4 partidos que faltan, es decir que en lugar de salir 15 º, River saldrá 13 º, está fuera de la conversación desde la octava fecha !!! El sólo tiene que renunciar, ese es el gesto que debe esperar el hincha de River, y si habla de códigos, irse con el presidente que lo designó.

Y hablando de códigos. ¿Cuál fue el que utilizó, cuando echó al francés? Realmente lo que le faltan son códigos. Y no quiero hacerme eco, en el fuerte rumor de la verdadera cuestión de fondo que separó a Trezeguet de River, y que tiene que ver con una historia de la farándula, que ahora también lo tiene como protagonista, pero para causarle un enorme perjuicio a River. Sin palabras, o un hombre sin palabra.

Así en los clubes, se comienza a administrar como en la administración pública, y no hay plata que alcance, y hay que empezar a echarle mano a las reservas (aunque no del BCRA). Habrán visto cuál fue la formación de River contra Estudiantes, y cuáles fueron los jugadores reservados para jugar contra Lanús. Que Fabro, que “Teo”, que Ferreyra, sino Menseguez, se cumplieron todos los caprichos de un entrenador impresentable.

River no puede ir tan abajo en la calidad, en la jerarquía de la conducción de un plantel multimillonario en dólares de $ 10.- y con las mejores inferiores del futbol argentino. Sus títulos internacionales así lo ratifican últimamente, son el fruto de esta gestión. Sino tiremos a la basura los campeonatos mundiales, obtenidos por la Selección Argentina, desde el ´79.

Daniel Passarella tuvo que dar ese paso, para mi gusto fatal. Ramón Díaz tiene antecedentes que directamente lo descalifican cómo para pensar en él y en su hijo. Díaz es un tramposo, mal, un fullero del futbol. ¿Quién lo entiende cuando habla? Media lengua, en italiano, en castellano. Quién lo entiende en el plantel, qué órdenes puede transmitir, qué estrategia puede definir.

Mientras el futbol evoluciona cualitativamente, en materia de entrenadores a nivel mundial, River involuciona. Ramón no está preparado ni capacitado, su capital es la habilidad conocer la debilidad de los hinchas. Y hace un aprovechamiento indebido en su utilización para fines personales e inconfesables, le interesa el dinero que le paga River, que no lo ganaría en ningún otro lugar del mundo.

A Cavenaghi lo pide porque lo piden los hinchas. Cuál es la importancia de que sea amigo de Emiliano. Cavenaghi no debe volver a River, porque tendremos otro Riquelme, pero esta vez en Núñez. Son tan limitados los observadores que no se dan cuenta, o todo pasa por voltear a Passarella, ahora ya lo hicieron, que se dediquen a administrar bien al club. Hay que saber medir las gestiones, lo que se tomó, lo que pasó y dónde estamos. La política terminó contaminando al club.

Ramón Díaz y Emiliano son una historia tóxica para River, lo recuerdo perfectamente en enero de 2000 , le aconsejaron a Ramón no llevar a su hijo a sumarse a la pretemporada en Mendoza, “es tu  hijo vos sabes lo que haces y además sos el técnico de la primera, pero le vas a hacer mal al pibe” (por Emiliano), fue el consejo que sabiamente un experimentado DT de las inferiores le dio a Díaz, desde un hotel en la calle 9 de Julio de Mar del Plata. Del otro lado de la línea, en Mendoza, escuchó Ramón.

El je. je. je. (sólo para las tapas de Olé),  no sólo lo llevó a Emiliano a River, sino también a otros clubes. Opaca la carrera del hoy ayudante de campo del padre. Triste toda la situación, dado que hubo cláusulas de restricción para no ser contratado en clubes donde dirigió el padre.

Díaz hipoteca los clubes, creyendo (y haciendo creer) que es un entrenador infalible. Ha terminado mal todas sus últimas experiencias nacionales e internacionales, en las que no deben excluirse mayúsculos papelones (América de México), que si bien vienen al caso, son vastamente conocidos. Hoy Ramón Díaz está a años luz de entrenadores de la talla que merece nuestro querido y castigado club.

Pero yo les pediría las credenciales a cientos de miles de hinchas, seguramente millones, que clamaron por Ramón Díaz. Harían la “Gran Menem” (su discípulo es Ramón), nadie lo votaba pero ganaba. Lo grave es que se nos están matando de risa, es un farsante que “dice que tiene que trabajar, que la gente se quede tranquila, que él no se fue al descenso, que sabe lo que es River, que el que pierde jerarquía es el entrenador, sabemos jugar estos campeonatos”.

No es chistoso, es de dudoso buen humor, es muy grave. Que el periodismo siga en esa onda light, de dejar que les falte el respeto, con declaraciones de jardín de infantes, es un problema que habla muy mal de quienes deben tener otro rigor cuando lo entrevistan, ¿para eso quieren conferencias de prensa? Es River, no el club de barrio.

Ramón Díaz se está llevando puesta la última presidencia genuina de River. Así es de categórico, esperan años muy duros, hay espejos en Avellaneda por 2, historias que no han terminado. O acaso Angelici y Tinelli (Lammens) son mejores presidentes que Passarella.

Todos esos hinchas, que pidieron por Ramón Díaz deberán pensar que han metido a la institución en el mayor callejón sin salida de su historia, y los socios que votan $ 100.- más por mes para pagarle la indemnización cuando haya que echarlo, porque hará juicio laboral. Ahora no vale la pena chiflar, gritar que se vayan todos, romper el Monumental o tirar bombas en la confitería.

Discrepo absolutamente con el 99 % de los hinchas que piden a Ramón Díaz. ¿Espaldas de qué tiene? Termina como el Jorobado de Notre Dame.

Hubo una gran operación mediática, con apoyos de aparatos políticos, que contribuyeron a llegar a esta situación. La política, o mejor dicho los hombres de la política, le están pasando la factura a Passarella, quien debió ceder ante el pedido de los hinchas, que nunca se harán cargo de nada.

Todo debe atravesar un proceso. Ramón Díaz nunca debió volver a River y no hablo con el diario del lunes, afortunadamente los archivos digitales me respaldan. Cuando antes se vaya, será menor el daño que sufrirá el Club Atlético River Plate.

Jorge Elías Gómez

[email protected]

 

Enlaces Relacionados:

El “Tolo”, el “Topo”, el “Virrey” y Ramón ¿Los hinchas siempre tienen razón?

noviembre 8, 2013 1:15 pm

Mala prensa, malos árbitros, malas definiciones y malas decisiones

agosto 22, 2013 6:56 pm

Que Ramón Díaz deje de vender humo y pescado podrido

junio 18, 2013 11:28 am

Es hora de que el hincha de River haga una auditoría del chamuyo de Ramón Díaz

mayo 8, 2013 10:42 pm

No nos pueden entretener con chupetines

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*