Destacado, Política

Rafecas en Mar del Plata, se llevó causa judicial que involucra a Boudou

En la misma se acredita el vínculo de amistad entre Núñez Carmona y Amado Boudou, un punto de especial interés en la investigación del Caso Ciccone. El adelanto fue anticipado exclusivamente por mdphoy.com (http://www.mdphoy.com/investigan-a-boudou-en-mar-del-plata-arrastra-a-marcelo-artime-57900/)

Desde sus bancas contra Clarín y los grupos económicos. Boudou y Artime convertidos a los K. Sus amigos marplatenses de la UCeDé dicen que prendieron fuego la biblioteca. Pasan por un delicado momento político. Artime se aferró desesperadamente al vice de la Nación, como único sostén político, distanciado de Pulti y Daniel Scioli. Arrecian críticas propias y ajenas sobre el papel del hombre elegido por CFK, como compañero de fórmula.

En ocasión de un Congreso y de una consecuente presentación de su libro, el doctor Alberto Rafecas- magistrado interviniente en la denuncia contra Boudou- se hizo presente en Mar del Plata y como tantos otros miles de turistas, aprovechó su estadía para comprar varias docenas de alfajores de la marca más tradicional.

Su debilidad por los alfajores, no le impidió sin embargo, olvidarse  de la causa que hoy  desvela a él y al país: la causa Ciccone y la actuación del vice presidente de la Nación en dicha operación con sus derivaciones en nuestra ciudad.

Ocurre que en los tribunales del Mar del Plata, más propiamente dicho en el juzgado Civil y Comercial N° 12, se está tramitando desde hace tiempo una demanda contra el vicepresidente caratulada,” Andriuolo, Daniela y Boudou Amado, sobre divorcio, incidente de rendición de cuentas “en donde la ex esposa de Boudou, le demanda que rinda cuentas sobre los bienes que conformaron la sociedad conyugal y que a criterio de la ex cónyuge jamás fueron divididos-como lo manda la ley-y tal cual lo dispone la sentencia que ordena el divorcio de ambos.

En dicho expediente, donde Núñez Carmona es el testigo principal del vice, hay varios cientos de miles de dólares sobre cuyo destino no se han dado explicaciones ni se han rendido cuentas, en especial está en juego la titularidad de un automóvil Honda, cuyo valor estimado es de 50.OOO dólares y del que Amado niega el carácter ganancial, aduciendo habérselo comprado a la agencia Atlántica (propiedad de la ex diputada nacional menemista Norma Godoy) en el año 92 antes de su boda con Andriuolo.

En el mismo expediente la ex esposa de Boudou lo litiga también por un departamento ubicado en Avda. Colón y Lavalle, cuyo valor estimado es de U$S 200.000.-

Dicho expediente dio origen a un pedido al juez Bonadío para que envíe copia de la causa ” Boudou s/ denuncia”, que se tramita en su juzgado y por la cual existen varios procesados y una citación a declarar al vice, en la cual no se presentó y pidió postergaciones sucesivas. Ocurre que en dichas actuaciones surgirían irregularidades importantes en la documentación de dicho vehiculo y constancias ciertas que dicho automóvil fue comprado en el año 1993 por Boudou -no en el 92- cuando ya estaba casado con Andriuolo.

Lo cierto es que Rafecas pidió copia de las actuaciones, que no sólo acreditarían la relación efectiva entre Boudou y Núñez y entre el vice y Juan Carlos López, socio en emprendimientos varios con Amado, sino que abarcaría aspectos importantes sobre el momento en que se produjo la mudanza de domicilio del vice. En definitiva servirían para acreditar tramos importantes de la imputación de tráfico de influencias que se le hace en el juzgado de Rafecas al  ex Ministro de Economía.

Consultados en el Colegio de Abogados de Mar del Plata sobre la existencia de una denuncia originada en dichas actuaciones y que afectaría a la abogada de Boudou y eventualmente al mismo vice, confirmaron la especie y remitieron al Tribunal de Disciplina del Colegio para precisar los alcances de la misma y sus autores. Voceros judiciales confirmaron la denuncia y el eventual juicio por Injurias graves.

En definitiva, la Justicia Federal, no sólo come alfajores, sino que también se alimenta de expedientes civiles que aparentemente inofensivos terminan siendo munición gruesa cuando llegan a sus estrados.

En una versión incompleta del paso del juez por la ciudad el Diario La Capital en su edición de hoy, le dedica el espacio de una columna fija que dice lo siguiente: “fue todo en el mayor de los silencios, con perfil bajo, especialmente para esquivar a la prensa. El juez que investiga la denuncia que involucra al vicepresidente Amado Boudou, el doctor Alberto Rafecas, estuvo en Mar del Plata. Varios de los allegados locales al vicepresidente (NdR. El intendente Gustavo Pulti y el secretario de Gobierno Marcelo Artime) creían que su visita tenía que ver con su investigación, pero en realidad, Rafecas estuvo participando en una reunión, donde habló de su reciente libro “Historias de la solución final”. Allí analiza las distintas etapas del extermino de los judíos europeos por el nazismo. “El juez no habló con ningún periodista. Es más nos pidió que no se hiciera pública su presencia en la ciudad”, comento uno de los organizadores del encuentro, finaliza diciendo.

 

Jorge Elías Gómez
[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*