Ciudad, Información General

Quieren traer un monumento de Colón, pero aquí se caen solos, como en la Plaza España

Sin que absolutamente nadie en Mar del Plata haya prestado su conformidad o aprobación, el gobierno nacional intentará trasladar el monumento a Cristóbal Colón que se haya instaurado a espaldas de la Casa Rosada. Mientras tanto hace más de un mes en Plaza España una estatua de El Quijote cayó al suelo y aún no fue repuesta por la Municipalidad. A pesar de ello existiría un proyecto del D.E. para encarar una reformulación de la Plaza Colón, que incluye el desplazamiento del actual monumento

El episodio debe inscribirse en el marco del sometimiento que el kirchnerismo ejerce sobre el intendente Gustavo Pulti, que ha decidido privilegiar sus acuerdos políticos a los intereses de los contribuyentes marplatenses, además se daría el caso que el marino genovés tenga dos estatuas, un verdadero contrasentido, pero que todavía no ha merecido comentario alguno por parte de las autoridades municipales.

Mientras tanto en Capital Federal hubo un abrazo al monumento de la comunidad italiana y ONGs.  que se oponen a la iniciativa del Poder Ejecutivo Nacional, inclusive ha sido tema de tratamiento en la prensa italiana que se manifestó contraria a la medida, habiéndose presentado ya dos recursos de amparo.

 

Abrazo al monumento

Una bandera italiana colgada en la reja de la plaza, una banda que tocaba O Sole Mio , los himnos de Argentina y de Italia y otras canciones típicas del país europeo, carteles y bombas de estruendo que lanzaban banderitas de papel. Unos 200 integrantes de organizaciones de la colectividad italiana se manifestaron en la plaza Colón, detrás de la fachada Este de la Casa Rosada, en contra del proyecto del Gobierno nacional de mudar el monumento del descubridor de América a Mar del Plata.

El acto, convocado desde la semana pasada, se llamó “La ‘forza’ del abrazo”. La gente se fue juntando desde las 16.30, y una hora después ya habían cortado casi toda la calzada de la Avenida de la Rábida en la mano que va al Sur, ante la sorprendida mirada de los camioneros y los pasajeros de los colectivos que circulaban por la zona.

Con un cartel que decía “Colón no se mueve”, Augusto Vettore, de la Associazione Padovani nel Mondo, resumió el sentimiento de la colectividad italiana en nuestro país: “Venimos a defender un monumento y un lugar que son nuestros. Mi padre vino de Italia en el 53 y, al igual que otros inmigrantes, nos regalaron este monumento. No se entiende esta medida inconsulta y arbitraria del Gobierno de llevarlo a Mar del Plata”.

La administración de Cristina Kirchner decidió sacar el Monumento de Colón de la plaza que está detrás de la Rosada, para trasladarlo a la “Ciudad Feliz”, donde reemplazaría a otra estatua de Colón que se encuentra en la plaza frente al Hotel Provincial. A propósito, un concejal radical marplatense, Maximiliano Abad, presentó ayer un pedido de informes para que la Municipalidad informe si inició gestiones para la mudanza de la estatua.

En reemplazo del monumento, la Nación quiere poner en la plaza una estatua de Juana Azurduy, la guerrera de la Independencia nacida en Sucre, que se financiaría con un millón de dólares donados por el Gobierno de Bolivia.

Esta decisión fue confirmada por el secretario Cultural de la Embajada argentina en Bolivia, Daniel Ricardo Beltramo, quien reconoció que se trató de una orden de la Presidenta. Además, la Universidad Nacional de La Plata firmó un convenio para supervisar el traslado, que estará a cargo de la empresa Alpa Vial. El monumento, que pesa 38 toneladas y mide 6 metros, hoy está rodeado de andamios de metal, y la estatua de Colón propiamente dicha está cubierta por una cortina.

El Monumento fue inaugurado en 1921. Fue un regalo de la colectividad italiana por el primer Centenario de la Revolución de Mayo.

“Vine a la Argentina a los 19 años a trabajar, no bajé del barco como turista.

El monumento es de la colectividad, ni de la Nación ni de la Ciudad, y no lo pueden sacar. Que no nos insulten”, se enojó Antonio Carapelotti, de 83 años. A su lado, Domingo Clemente, de la asociación Regione Puglia de Buenos Aires, agregó: “A la estatua de Juana Azurduy la pueden poner en cualquier otro lado y listo”.

En la manifestación de ayer también participó la asociación civil Basta de Demoler, que el 5 de abril presentó un amparo para evitar el traslado. Otra medida similar, que también espera por una resolución, fue tramitada por un estudio de abogados ítalo-argentinos la semana pasada. Además, quieren juntar 100 mil firmas. En el país hay cerca de un millón de personas con la doble nacionalidad.

En tanto, el Gobierno porteño sostiene que el monumento es patrimonio de la Ciudad, y que por lo tanto no se lo puede sacar sin una ley de la Legislatura. Los diputados porteños votaron la semana pasada una declaración pidiéndole al jefe de Gobierno Mauricio Macri que gestione ante la Nación la no mudanza y también la apertura de la plaza Colón, cerrada desde 2007, pese a que la Nación firmó un convenio en el que se comprometía a dejarla abierta siempre que no hubiera actos oficiales.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*