Destacado, Política

Pulti y CGT: ¿Habrá foto del 54 %

El intendente Gustavo Pulti envió una carta a la CGT. La Central Obrera se prestará para la foto en el despacho del intendente  y luego irá a la movilización del viernes a las 11.00. Pero el rumbo de esta noche con el paro general de Camioneros, se abre entre CFK y Moyano  una dinámica de impredecibles alineamientos. Es un negocio político de vuelo corto, entre dirigentes sindicales y un intendente de alarmante carencia de conducción política. El paro y la movilización que están programados, responde a la actitud de un sindicato (SIMAPE) sin personería gremial, y en abierto enfrentamiento al SOMU en el orden nacional. A todo esto se presta una CGT, que se esfuerza en mantenerse unida y a la cual el intendente le hace un guiño, haciendo de mediador con estruendosos fracasos en todos sus intentos.

A toda esta gente (Pulti más los gremialistas) que forma parte del 54 %, hay que advertirle que el modelo se murió, ya no hace falta ni acta de defunción.  Pero insisten en mesas de diálogo en las que nadie cree ni aún aquellos que las convocan, en busca de un protagonismo de luces bajas. Mar del Plata tiene las equivalencias rotas, desde hace mucho tiempo, y va inexorablemente hacia su pronunciamiento definitivo. Lo lamentable es que el camino que eligen Pulti y sus socios es nuevamente el de la mentira, induciendo a reclamos a los que no se puede acceder, lo más triste es que todos lo saben.

Pulti ahí en Yrigoyen 1627, y los gremialistas mañana en el Monumento a San Martín, sabrán que una vez más estarán infiriendo otro daño más a la sociedad: el engaño. Estos son los mismos que están dándole protección política a que en Mar del Plata haya un asesinato cada 60 horas, como tuvo que venir a decirlo el diario La Nación.

Son estos mismos que hicieron campaña por el oficialismo en agosto y octubre de 2011, integraron sus listas, se arroparon en sus organizaciones, o se prestaron para ser candidatos testimoniales. Son como Moyano que el 24 de octubre (un día después de las elecciones)se encontró que no tenía arreglado el piso del Impuesto a las Ganancias, que a las obras sociales le debían $ 15.000.000.000.- y que los trabajadores que cobran más de $ 5.200.- no perciben el salario familiar, una conquista inalienable que se adjudica el P.J., y que lo dejaron afuera de las lista que armaron los K en la Nación y las Provincias.

Mar del Plata es una de las ciudades más afectadas, por el índice que mide Guillermo Moreno. Cada punto de inflación que se esconde arroja en el país 100.000 nuevos pobres. Las calles de la ciudad ya dan una palpable situación de ello. Este es el mismo modelo que atrasó en 1983, para torcer el rumbo de la nueva democracia.

En ese momento fue Saúl Ubaldini y la CGT como instrumento, para mantener parado el país, con 14 paros generales, no se acordaban de los desaparecidos, es más los pisotearon ya que impulsaban una amnistía general, junto a Ítalo Argentino Luder. Los precios internacionales de los productos nacionales (que hoy vuelan) eran de los más bajos de la historia. Financieramente las tasas de interés volvían inaccesible cualquier préstamo. La dictadura militar y la Guerra de Malvinas habían dejado tecleando el país. Crisis energética por condiciones climatológicas y un gobierno sin actos de corrupción. Así en ese clima no supieron escucharlo y echaron al presidente de la Democracia Ricardo Raúl Alfonsín, Ubaldini  y el P.J. de la mano de Carlos Menem que hizo adelantar la entrega del poder, con ellos estaban los Kirchner, y en esta línea siguen estos “revoltosos” de la CGT junto a este nuevo socio como el intendente Gustavo Pulti.

Ahora han fundido al país, en el mejor momento de su historia por los precios de los productos del campo, por las tasas cero de los créditos internacionales  y por la tracción de Brasil, China y la India. Pero la plata no les alcanza y no les alcanzará nunca por la repugnante demagogia y populismo, que ahora está siendo percibido y ajustado, pero no consentido por el pueblo argentino.

Por eso es necesario saber bien cómo son las fotos y quienes aparecen en las mismas, como las que se van a sacar hoy  la CGT, gremialistas y Pulti. Son maniobras negociadas, están todos en el mismo tráfico, para que nadie se sienta engañado,  es imprescindible tenerlo presente. Con este cuento ya se llevaron puesta una generación de argentinos, con jóvenes sin destino y a los que el futuro inmediato no les depara ni serpentinas ni papel picado. Hasta hace poco era Hugo Moyano quien le conseguía a Pulti las entrevistas con Carlos Tomada, el ministro de Trabajo de la Nación. A buenos entendedores, pocas palabras.

 

Jorge Elías Gómez

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*