Destacado, Política

Pulti reconoce 30 % de aumento al transporte público

Finalmente el gobierno municipal reconocerá los mayores costos en la explotación del servicio, luego de haber prometido no ajustar la tarifa durante un año de crecimiento constantes de insumos, combustibles y aumento salarial a los choferes de la UTA.

Sin embargo se critica una cuestión de oportunidad, ya que el mismo se produce en plena temporada, aunque ya fueron concedidas las subas en taxis y remises, sin ir más lejos también en la tasa de servicios urbanos.

La solicitud y los estudios respectivos ya han sido elevados al Concejo Deliberante, donde no debería haber dificultades para su aprobación, debido a la mayoría automática. No obstante los militantes de los subsidios y quienes no reconocen los efectos de la inflación en todos los rubros (en especial en el transporte), entenderán que los incrementos deben continuar siendo absorbidos por los empresarios.

Así contribuyen al vaciamiento de las empresas que invierten en el servicio, al Estado que no los puede mantener, y en definitiva perjudican a los usuarios que deben sufrir mayores frecuencias horarias, falta de modernización del parque útil y las consecuencias de falta de mantenimiento que deriva en la inseguridad de pasajeros en la circulación en la vía pública.
Posiciones por el estilo son las que resisten el valor del boleto del “subte” en Capital Federal, tras una quita del 50 % del subsidio nacional. El estado de las líneas en la Capital Federal es deplorable,
está al borde mismo del funcionamiento y ya ha sido desbordada la capacidad de las formaciones, como consecuencia de políticas erráticas y carencia de una administración eficiente, que debe entregar la responsabilidad de la conducción, cuando se le acabaron los recursos, como resulta obvio, sino nunca le hubieran entregado el manejo al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Un comentario

  1. Muy interesante el detalle de la justificación del aumento de la tarifa del subte basado en la reducción de los subsidios al 50% de lo que se venía pagando.
    ¿Que debería hacerse entonces en un caso como el de mar del plata, donde los subsidios aumentaron 67% en el 2011?
    Donde también el boleto pasará de $1.40 en 2008 a $2.70 ahora, al mismo tiempo que los subsidios pasaron de 2.5 millones de pesos por mes a 10 millones de pesos, o sea, un 400% de aumento en 4 años.
    ¿No debería contemplarse hasta una baja de la tarifa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*