Política

Pulti, a través de sus fracasos, juega con la vida de choferes y pasajeros

Sin título
El intendente intimó a las empresas prestadoras del servicio público de pasajeros, con multas y cese de la concesión, debido a la suspensión que la UTA aplicó al servicio de transporte público de pasajeros, ante la inseguridad que viven choferes y pasajeros a bordo de las unidades durante todo el día, especialmente en horas nocturnas.En el Gran Buenos Aires, es normal que esos graves episodios se sucedan, pero no se ha conocido una medida tan ridícula como la del intendente municipal Gustavo Pulti. La UTA decidió preservar la integridad física de los trabajadores y no encontró respuestas de parte de la Policía Departamental, que no garantizó la seguridad a bordo de los colectivos.¿Ahora que tienen que ver los empresarios? ¿Cómo harían para obligar a 400 choferes a manejar los colectivos? Sólo es sentido común. La reacción del intendente Pulti, se inscribe en el marco de su generalizada sucesión de errores, innumerables, y es el primer responsable de la ola de violencia, inseguridad y delitos que vive la ciudad.Mar del Plata es la ciudad que encabeza todos los rankings estadísticos vinculados a la inseguridad, cantidad de asesinatos, linchamientos etc. Al intimar a los concesionarios del transporte urbano, lo que está haciendo el intendente es demostrar su debilidad de manera palmaria, reconociendo su incapacidad y dando rienda suelta a otro de sus excesos habituales, cuando existen problemas que lo desbordan y necesita alguna medida para la tribuna de giles que todavía le creen.

En esta ciudad, ya todos los comercios adelantan sus horarios de cierre, los restaurantes no abren, las estaciones de servicio contratan vigilancia privada y las guardias de los hospitales están a la buena de Dios y a merced de los delincuentes.

Todo esto ocurre con la complicidad del Sindicato de Empleados de Comercio y de la UCIP, que cobran por ese acompañamiento político, al que también está sometido Pulti. La mendacidad del jefe comunal en los temas atinentes a la seguridad, es precisamente descomunal, como lo es el despilfarro y desvío de fondos que recibió y que no han sido aplicados a los fines específicos de los convenios firmados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*