Ciudad, Destacado, Información General, Política

Pulti 3°, en un top ten de intendentes nacionales

Luego se encolumnan Roberto Lifschitz, de Rosario, con 46,6 %  Fernando Espinosa, de La Matanza, con 43,7; Domingo Amaya, de San Miguel de Tucumán, con 43,2; Mauricio Macri, de la Ciudad de Buenos Aires, con 40,3; Francisco Gutiérrez, de Quilmes, con 29,9; y Daniel Giacomino, de Córdoba, con 16,6.

Como producto de un exhaustivo estudio de los comportamientos electorales y su relación con los intendentes, el jefe comunal marplatense aparece en un sorprendente tercer lugar entre los diez principales intendentes del país.

La importancia del dominio territorial para sustentar a los partidos políticos les ha dado desde siempre a los intendentes una connotación negativa -sobre todo a los del conurbano bonaerense-, a quienes se los relaciona con la parte más oscura de la política y como los máximos responsables del clientelismo, reduciéndolos a meros ejecutores de una cadena de mando.

Sin embargo, en los últimos años, de la mano de la revalorización del rol del Estado, los vecinos también comenzaron a ver a los jefes comunales como verdaderos responsables de las transformaciones en los distintos distritos, sea que hagan o no lo que la gente demanda. Un reciente estudio de la consultora Ibarómetro realizado en las 10 ciudades (distritos) más pobladas del país determinó la importancia que la ciudadanía les da a las administraciones municipales. En el relevamiento impulsado por la Fundación Metropolitana con el respaldo académico del Instituto Torcuato Di Tella y de la Universidad Pontificia de Salamanca (España) se consultó a los vecinos sobre a quién atribuían mayor responsabilidad en el mejoramiento de su calidad de vida, lo que arrojó un resultado sorpresivo, porque los vecinos, como era de esperar, consideraron como primer responsable al Gobierno nacional, pero en segundo lugar colocaron al Gobierno local, y recién en tercer término al Gobierno provincial.

“Por un lado, sabemos que en general las competencias de los distintos niveles de Gobierno es un terreno un tanto difuso para los ciudadanos. Ahora lo que sí imaginábamos al iniciar el estudio es que en general hay una cadena alimenticia en términos de tamaño, en la cual el Gobierno nacional es el más importante, el provincial es el segundo y, por último, el Gobierno municipal, en el que la figura, a veces incluso descalificada, de la palabra intendente quedaba limitada a pintar semáforos y arreglar veredas. Pero nos encontramos con una situación totalmente distinta a este relato porque la población de las diez ciudades más importantes del país le atribuye un protagonismo y una centralidad absoluta el Gobierno local”, explicó Ignacio Ramírez, director del estudio.

Cercanía

Con una política que se renueva, y jóvenes dirigentes que están llegando a ocupar el cargo máximo en los municipios, son varios los intendentes que saben que ya no basta con cambiar una lamparita o asfaltar una calle. Las demandas de los vecinos se extienden a aspectos que tienen que ver con políticas nacionales o provinciales, y son los jefes comunales los primeros en recibir las quejas y en sopesar el humor de la ciudadanía. “Lo que encontramos en este estudio es la relevancia del Gobierno local y del intendente en la vida de los ciudadanos. Y esto es congruente con uno de los principales criterios con los que la ciudadanía juzga a su intendente que tiene que ver con la proximidad, que es uno de los principales ejes de legitimación de Gobiernos locales exitosos. Los intendentes más valorados son aquellos a los que no sólo se les atribuyó capacidad de Gobierno, sino también cercanía y proximidad con los problemas de la gente”, sostuvo Ramírez.

La historia de los dirigentes locales está emparentada fuertemente con el terruño que comandan, y en la mayo-ría de los casos son militantes que han construido una carrera política dentro del distrito. Al respecto, Ramírez realizó una semblanza del vínculo que une a los vecinos con los políticos locales: “Los intendentes encarnan al Gobierno tangible, cercano, más arraigado con la pertenencia local. Es el Gobierno más consustanciado con la identidad del entorno más directo. En el Gobierno nacional se ve a quien representa al conjunto de la sociedad, sin embargo, el intendente es consustancial de una identidad más directa. Ahí hay algo muy importante en el componente identitario que los vecinos de un municipio sienten con relación a su intendente como representante de esa localidad”.

Relevancia

El relevamiento de “Primer ranking de vida urbana y gestión” realizado por Ibarómetro abarcó tres dimensiones locales: bienestar subjetivo, gestión y liderazgo. Esto permitió la elaboración de indicadores e índices para retratar la visión de los ciudadanos sobre la vida y la política local.

En lo que hace al ranking global que tuvo en cuenta los tres aspectos considerados por el estudio, el partido de Almirante Brown quedó en primer lugar con un índice de 46,4; seguido por La Plata con 45,6; Rosario con 44,8; Lomas de Zamora 44,6; Mar del Plata 43,7; Tucumán 41,7; CABA 38,8; La Matanza 38,4; Quilmes 36,1 y Córdoba 33,2.

El primer lugar para Almirante Brown cobra relevancia porque es uno de los distritos más poblados del conurbano bonaerense y donde los problemas que hay que enfrentar se extienden en un amplio abanico de aspectos.

El intendente del partido, Darío Giustozzi, de 47 años, asumió su actual mandato en 2007 y logró su reelección el pasado 23 de octubre con el 71,8% de los votos, lo que lo transformó en uno de los jefes comunales más votados del conurbano. El estudio de Ibarómetro demuestra que el respaldo recibido por Giustozzi no es casual, ya que en el Índice de Liderazgo, que contempla la capacidad para estimular el crecimiento de la ciudad, la capacidad de gobernar, la confianza y la cercanía, el jefe comunal de Almirante Brown se ubicó en primer lugar con un índice de 59,5. “El ranking de liderazgo concierne a la mirada y a las actitudes de los ciudadanos en torno a su jefe de Gobierno local. En este caso, Giustozzi encabeza los cuatro componentes que integran el índice, lo cual significa que es el intendente considerado más cercano, confiable y provisto de capacidad de gobernar y estimular el desarrollo de la ciudad”, sostiene el estudio.

En el segundo puesto del Índice de Liderazgo se ubicó Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora, con 56,8; seguido por Gustavo Pulti, de Mar del Plata, con 48,9; Pablo Bruera, de La Plata, con 46,9; Roberto Lifschitz, de Rosario, con 46,6; Fernando Espinosa, de La Matanza, con 43,7; Domingo Amaya, de San Miguel de Tucumán, con 43,2; Mauricio Macri, de la Ciudad de Buenos Aires, con 40,3; Francisco Gutiérrez, de Quilmes, con 29,9; y Daniel Giacomino, de Córdoba, con 16,6.

“Desde el punto de vista de la percepción de los vecinos lo que nos interesaba conocer y analizar eran algunos rasgos específicos del liderazgo local. Confirmamos que los criterios con los que la gente juzga la calidad de un intendente no son los mismos con los que juzga a un gobernador y a un presidente. Y lo que empezamos es a tratar de desentrañar la anatomía del poder local y encontramos cuatro atributos fundamentales: la confianza que inspira el intendente, la capacidad para gobernar, la cercanía, y la capacidad de estimular el desarrollo económico de la ciudad. Hay un pedido de que el intendente no sea alguien que mire no sólo la comunidad, sino que sea una especie de selección que compite a nivel de la provincia o nacional para que ese partido tenga protagonismo en otros niveles”, enfatizó Ramírez.

En lo que hace al Índice de Gestión, el estudio relevó 9 variables: salud, educación, transporte y tránsito urbano, mantenimiento de los espacios públicos, calles y veredas, cultura, obras de infraestructura, seguridad ciudadana y atención al vecino en establecimientos municipales. Este ranking es encabezado por Almirante Brown, con 33,9; luego Lomas de Zamora 32,4; La Plata 32,1; San Miguel de Tucumán 31,1; Rosario 29,6; La Matanza 29,2; Quilmes 25,6; Mar del Plata 25,2; Ciudad de Buenos Aires 21,5 y Córdoba 19,2. “El índice consolida las evaluaciones que hacen los ciudadanos sobre los resultados percibidos de la gestión en un amplio conjunto de áreas de gobierno. Almirante Brown encabeza el ranking y obtiene puntuaciones muy destacadas en 7 de las 9 áreas que componen el índice general. En segundo lugar se ubica Lomas de Zamora, con una performance destacada en 5 de las asignaturas consideradas”, resalta el estudio.

Prosperidad

El otro eje del estudio es el Índice de Bienestar Subjetivo que “está construido a partir de la articulación de una serie de ingredientes constitutivos del bienestar subjetivo de un ser humano: la calidad de vida que percibe tener, el sentimiento de pertenencia que siente en relación con la ciudad en la que vive, la confianza que tiene sobre sus vecinos y el nivel de satisfacción con aspectos materiales y afectivos de su propia vida”. Según el informe, “se trata de un índice de baja variación, es decir, las diferencias entre las ciudades en materia de bienestar subjetivo son pequeñas”. En este ranking, La Plata quedó en primer lugar con 51,7%; seguido por Rosario con 51,5; Mar del Plata 50,4; Córdoba 48,1; Ciudad de Buenos Aires 46,8; Tucumán 46,3; Almirante Brown 46,2; Lomas de Zamora 44,6; Quilmes 44,4 y La Matanza 40,5.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*