Ciudad, Información General

Puiggari pidió a San Cayetano por el trabajo, la vida y las familias

Monseñor Puigarri hablándole a los fieles.

Una multitud de fieles se acercó este sábado al Santuario de San Cayetano, ubicado en Moreno 6776 para celebrar el día del santo patrono del trabajo. El Obispo de Mar del Plata, Monseñor Juan Alberto Puiggari presidió la procesión y la misa que se iniciaron a las 15, y estuvo acompañado por Monseñor Ledesma, vicario general de la diócesis y otros sacerdotes  de la ciudad.

Durante la homilía y en consonancia con el lema elegido para esta fiesta “San Cayetano, en familia por el pan y el trabajo de la vida”; el Obispo pidió por todas las necesidades de las familias. “Estamos en el bicentenario y queremos con la gracia de Dios una patria mejor; no nos conformamos con las mentiras de hoy, con esta Argentina donde hay tanta injusticia, desigualdad, inseguridad, tanto paganismo, sin descubrir que somos hijos de Dios, hermanos entre nosotros. Por eso le pedimos a San Cayetano que nos ayude con nuestro trabajo y oración a reconstruir las familias en Jesucristo. La familia necesita del trabajo y el pan para vivir dignamente, no necesitamos de dádivas o de limosnas” expresó Monseñor Puiggari.

“Pidamos para que haya más fuentes de trabajo, especialmente por las empresas que están  sufriendo un momento difícil. Hoy tengamos muy presente a Sadowa donde hay tantos puestos de trabajo en juego y familias que están perdiendo la posibilidad de tener un sueldo digno”, enfatizó el Obispo.

Puiggari abogó por el respeto a la vida e insistió, “nos duele ver la ciudad llena de afiches de Franco para que no nos olvidemos, nos duelen las repercusiones en el país por la muerte de Isidro, cuando mueren niños y también cuando son golpeados ancianos porque no hay seguridad; y nos duele mucho más cuando se está pensando y hay campañas en nuestra ciudad para legalizar el asesinato de inocentes. Pidamos a San Cayetano que nos libre de esos tremendos males”. Por último, el pastor de la Iglesia Católica señaló que la crisis de la familia “es muy profunda” y que entre las muchas causas hay una fundamental, “casi sin darnos cuenta hemos excluido a Dios de las familias. Por eso abramos la puerta de nuestras familias a Jesucristo, convirtamos nuestros hogares en santuarios domésticos”.

Al finalizar la celebración, como todos los años el Obispo y los sacerdotes concelebrantes, bendijeron las manos de los fieles y también las espigas y artículos religiosos. Monseñor Puiggari expresó su alegría por la ampliación del Santuario y por último invitó a todos los presentes a la gran “Fiesta de la Familia” que será el 4 de septiembre en el Polideportivo.

Los comentarios están cerrados.