Ciudad, Información General

Puiggari brindó una misa por el comienzo de Medicina en FASTA

Fe en la ciencia. Puiggari habló sobre el vínculo entre la medicina y la religión.

Con motivo del comienzo de la carrera de medicina en la Universidad FASTA, el obispo de la ciudad monseñor Juan Alberto Puiggari, presidió ayer una misa especial. Allí, señaló que “cuando el médico es capaz de ver en el enfermo a un hermano, se logra mucho más que la curación del cuerpo”.

La eucaristía fue concelebrada por el vicario general de la Diócesis, monseñor Armando Ledesma; el capellán de FASTA, presbítero Alberto Rossi; y otros sacerdotes. También participaron todos los alumnos del primer año de la carrera, vestidos con guardapolvos blancos, dando una nota de color a esta celebración.

Para Puiggari el comienzo de esta carrera “es algo muy preciado por la Universidad” y destacó que además “es una alegría para la Diócesis contar con esta carrera por todo lo que significa que nuestros jóvenes puedan estudiar acá una carrera tan importante, y por todo lo que significa, soñando en un futuro, que se instruya a los jóvenes con un concepto donde la ciencia esté centrada en el hombre”.

Al vincular la medicina con la fe, el obispo indicó que “la enfermedad es para el hombre motivo de mucho dolor, pobreza, debilidad. Qué importante para los enfermos encontrarse con el Señor, él siempre aparece vinculado a la miseria del hombre, al dolor, a la enfermedad y siempre quiere aliviar al hombre”. Y pidió que “Dios ilumine y bendiga esta iniciativa”.

Además, pidió especialmente a todos los alumnos que comienzan la carrera y que en el futuro serán médicos que no sólo apliquen sus conocimientos, sino que también puedan mantenerse cercanos espiritualmente con las personas. Y exigió por último que allí se forme a “médicos que descubran en el paciente a una persona en su integralidad, cuerpo y alma”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*