Política

Puede ser la peor temporada de los últimos años

Lo más aconsejable es alejarse de las expresiones de Meyer, Crotto y Fernández Abdala. Los tres no pueden sostener sus afirmaciones con cifras concretas. Sólo declaraciones políticas que no calman las cajas de los inversores hoteleros, gastronómicos, teatrales y del transporte. Sólo el futbol de verano ha mantenido guarismos conocidos y comparables a temporadas anteriores. El anuncio municipal de los espectáculos gratuitos en la Base Naval (utilizando la estructura montada para recibir la Fragata Libertad) terminó por derrumbar cualquier repunte que se esperaba para fines de enero. El intendente Gustavo Pulti y su alineación política un factor clave en el fracaso de muchos que terminará de estallar hacia fines de mes. Pulti está condicionado y deberá demostrar todo lo que dice para no caer mal en la Casa Rosada, su único objetivo, ser un aliado interesado del Movimiento Nacional y Popular-

Ya hay adelantos, cómo se explica pormenorizadamente en La Política On Line, que tiene un título que repercute como una enfermedad que toca a todos los argentinos: “Por la inflación, la temporada apunta a ser un fracaso”, y tiene el siguiente contenido: “La ocupación hotelera de la costa y Carlos Paz cayó y se siente fuerte el impacto de la inflación. Rottemberg confirmó una baja de público en los teatros marplatenses, que no logran llenar las salas. En Pinamar se ven cientos de casas sin alquilar”.

Aunque las complicaciones para conseguir dólares y viajar al exterior hacían suponer que la temporada de verano traería buenos resultados para las principales plazas locales, el comienzo de 2013 marcó una baja considerable respecto al año pasado y en la costa ya empiezan a resignarse a un mal verano.

“Si el 15 no cambia la tendencia, la temporada está perdida”, afirmó a LPO un importante empresario hotelero, que prefirió guardar el anonimato, conocedor de la sensibilidad del tema. Es que el “éxito” de las temporadas veraniegas siempre fue exhibido por el kirchnerismo como un indicador inapelable de la robustez de sus logros económicos y la solidez de un modelo que se supone beneficia a mayorías.

Sin embargo, este año la galopante inflación parece estar haciendo estragos en una temporada que se imaginaba histórica por las trabas al dólar. El derrumbe de las expectativas lo confirmaron a LPO los principales operadores turísticos de la costa atlántica y Carlos Paz, principales receptores de visitantes. La ecuación no cierra por ningún lado: hoteleros y gastronómicos dicen que no lograron ajustar sus tarifas al ritmo de sus gastos y, encima, reciben a menos gente.

Ayer, Cristina Kirchner los culpó: “Cuiden las gallinas de los huevos de oro”, les pidió en uno de sus primeros discursos en los que pareció reconocer que existe un problema que se llama inflación. Pero el problema de la disparada de precios es uno de los más complejos de resolver en la macroeconomía y requiere de una serie de medidas que van mucho más allá del reto a los comerciantes.

Si bien el Ente Municipal de Turismo de Mar del Plata asegura que en los primeros días del año recibió a más gente que en el fin de año anterior, que tuvo nada menos que la inauguración del rally Dakar, los empresarios no tienen esa sensación.

“Por ahora el movimiento es tranquilo, igual o menor al de hace un año. Aunque siempre esperamos más visitas en la segunda quincena”, afirmó a LPO Rubén Fernández, dueño del Hotel Delfín y tesorero de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata.

Si de algo está convencido Fernández es que sus ganancias bajarán respecto al año pasado por una razón muy simple: la última paritaria del sector, que cerró en mayo, fijó aumentos del 30% y eso ya repercute en el 60 o 70% del total de sus gastos.

Pero también soportó aumentos en el impuesto inmobiliario urbano de la provincia de Buenos Aires y en las tasas de alumbrado, barrido y limpieza. “Y las tarifas no pudimos aumentarlas más de un 25%, por lo que ganaremos menos”, pronosticó.

Carlos Rottemberg, propietario de la mayoría de las salas de teatro de Mar del Plata, tiene en claro que en diciembre vendió menos entradas que en el último mes de 2011.

“Tenemos los precios más bajos porque hay espectáculos gratuitos y otros que no llegan a los 200 pesos. En Buenos Aires una comedia cuesta 250 campestres y en Carlos Paz “Extravaganza”, de Flavio Mendoza sale más de 300”.

“La Cabra (de Julio Chávez) salía 180 en Capital Federal y vale 170 y Top Top Top mantuvo los 180. Yo hablo con datos concretos: hoy una entrada representa el costo de dos estacionamientos, cuanto antes era de cinco. Comprabas 30 diarios y ahora 22”, completó el empresario.

De todos modos, los números siguen siendo altos: se estima que dos parejas gastarían no menos de 1500 pesos entre ir al teatro y cenar, un monto que no se adapta a la media de una salida de clase media.

“Me está quedando el público de mayor poder adquisitivo, los que ganan más de 20 mil pesos y con ese público no se llenan los teatros. EL resto no se puede dar el lujo de hacer una salida con teatro y cena”, agregó a LPO otro empresario del sector.

Pinamar en caída libre; subsiste Carlos Paz 

Si hay un lugar en el que la merma del turismo se siente y mucho es Pinamar, donde la mayoría de las casas aún espera inquilinos y algunas ya se ofrecen con rebajas de hasta el 40%.

Los restaurantes tampoco la están pasando bien: tienen lugares vacíos cuando en otras épocas no tan lejanas tenían colas de espera.

En los hoteles la pasan peor. El dueño de uno de ellos que integra la cámara de Pinamar y Cariló no anduvo con vueltas: “Estamos muy mal. En la semana la ocupación es menos del 50% y los fines de semana no llegan a la totalidad. La gene viene menos tiempo y gasta menos”, se lamentó en diálogo con LPO.

Con estos números tuvieron que desistir de los aumentos tarifarios que tenían previstos y la mayoría no pudo ajustar a un 25% como tenía previsto.

A este ritmo la temporada pinamarense puede ser de las peores es mucho tiempo. El problema, otra vez, son los costos altísimos en una plaza que siempre tuvo precios por encima de la media.

El balneario CR, uno de los más populares, cobra 75 pesos una ensalada pequeña, por lo que picar algo al mediodía no baja de 100 pesos por persona.

A contramano, Carlos Paz es una de las ciudades turísticas que suele ofrecer precios más accesibles que el resto, pero este año las cosas no caminan como lo esperado. Tanto, que en la ciudad de Córdoba, situada a pocos kilómetros, en la semana es mayor al de mucho tiempo.

“No es la mejor temporada de todas. El nivel de ocupación es de 60 de las 85 mil plazas por lo cual no arrancábamos como esperábamos”, confirmó a LPO Guillermo Ramírez, vocero de la secretaría de turismo de la ciudad cordobesa y empresario gastronómico.

“O la gente viajó igual al exterior o se guardó la guita. No sé qué pasa. Nosotros teníamos una encuesta de Poliarquía que indicaba que le 52% de la gente no iba a salir al exterior este verano. Mi análisis es que tal vez es por el gasto que hicieron en los fines de semana largos del año se quedaron sin plata para las vacaciones”, agregó Ramírez.

Aunque hay menos gente, la buena noticia para Carlos Paz es que de las 14 obras de teatros en cartel hay varias que caminan muy bien. La principal es “Stravaganza”, el musical de Flavio Mendoza, que vendió 15 mil entradas de 330 pesos, según datos de la Secretaría de Turismo local.  Mientras que Peter Alfonso y Paula Chávez, la pareja que animó Bailando por un Sueño, lleva vendidos 11 mil.

2 Comentarios

  1. Es asi-Buena nota-Habrá responsabilidades políticas del intendente por la mala planificación en materia de turismo ??? Otro tema mas mas y van….!!!

  2. Luis nartinez tecco

    LES MANDE MATERIAL ALUSIVO.LO REITERO

    TURISMO DE “sol y playa”. CAMBIAR O PERDER EL BARCO
    La literatura turística mundial, viene señalando que el tradicional producto basado, exclusivamente, en la oferta de sol y playa, viene mostrando una sensible decadencia que esta generando en ofertas mundiales, singular preocupación ante una sensible decadencia de la demanda.Hace poco, por ejemplo, en la reciente reunión de la FITUR, el hecho fue mencionado, nada menos que por el titular del Ente Turístico oficial de Brasil.
    Igualmente, funcionarios oficiales del Turismo Español y de la Costa Azul, han iniciado acciones promocionales destinadas a “mejorar su oferta” de productos para el uso recreativo, ya no solo de la playa, sino del mar y su mejor utilización como “atractivo turístico convocante” para lo cual están generando acciones oficiales y privadas, promoviendo el “turismo náutico”.
    España, que lidera esta tendencia, propone, según reza el documento que resumimos:
    “INNOVACION DE LOS “CENTROS DE SOL Y PLAYA”.- PROPONEMOS UN TRABAJO DE LA MAYOR PARTE DEL AÑO – ROMPIENDO LA ESTACIONALIDAD.
    Te proponemos 684 productos en 23 destinos para disfrutar del mar y su entorno
    • Actividades Náuticas
    o Alquiler Amarres, Alquiler barcos, Alquiler Catamarán
    o Alquiler Motos de Agua, Alquiler Veleros,
    o Avistamiento de Cetáceos
    o Esquí bus, banana, patín y similares
    o Excursiones en Barco, Kayak
    o Surf; Windsurf
    o Kitesurf, Multiaventura, Parasailing
    o Pesca Deportiva, en arrecifes artificiales
    o Ski Náutico, Snorkelling
    o Submarinismo – Cursos Buceo; Vela
    o
    • Alojamientos
    o Albergue-Colonias, Apartamento
    o Camping-Bungalow, Casa Rural; Hotel
    o
    • Y además …
    o Actividades terrestres y actividades aéreas
    o Calendario de eventos; Escapadas
    o Incentivos y Grupos de empresa
    o Para grupos
    o Semanas azules
    o Servicios en destino
    o Titulaciones
    o ———————————–
    MAR DEL PLATA NO CAMBIA
    Desde hace más de 4 décadas, muestra oferta no se ha modificado, ignorando las nuevas tendencias de la demanda, no solo internacional sino local y regional.
    Antonio Torrejón, reconocido experto mundial y asesor honorario del Ministerio de Turismo de la Nación, en reciente documentos ha dicho:
    “Vacaciones hacia el futuro de los nuevos contenidos
    “La búsqueda de una actualizada propuesta para el logro de las satisfacciones que busca el turista moderno requiere una estructuración bien definida de cada producto turístico, con sus atractivos y el paquete de elementos periféricos y complementarios, que cada segmento de mercado desea en la dinámica de su excursión, para el encuentro de la suma de momentos felices que le cubran su expectativa de satisfacción.
    La implicancia de casi un 40% que tiene la satisfacción del cliente a la hora de producir las nuevas ventas, ha convertido a la búsqueda de esa satisfacción en la primera prioridad, en el logro del marketing de las próximas décadas.
    Preocupa cada vez más en la Europa Mediterránea, y en los bordes marítimos del mundo la pérdida de gravitación del turismo de “Sol y Playa”, de allí que por primera vez en esta larga historia del turismo de naturaleza, los Gobiernos, están subsidiando una fuerte diversificación hacia deportes activos junto al mar que requieren otras infraestructuras (arribos deportivos por el mar, navegación de placer, surf, vela, motos de agua, snorkeling, arrecifes artificiales que valoricen la pesca deportiva, buceos científicos y arqueológicos, etc. Etc.”
    “Los nuevos productos deben ser la respuesta de las empresas de turismo y recreación a las nuevas demandas de satisfacción del mercado y tienen mucho que ver con la propuesta de actividades de contraste con el trabajo diario y con el ámbito de lo cotidiano a lo largo de todo el año.”
    —————————————————————————————————————————
    Mientras tanto, en nuestra ciudad ”balnearia” seguimos esperando que, el dragado de la boca de nuestro puerto permita el ingreso de cruceros, que justifiquen las inversiones hechas en la “Escollera Norte” para la “Estación para Cruceros”, que no obstante las reiteradas promesas del Consorcio que administra nuestro puerto, y por supuesto nuestra Administración Municipal, los Cruceros siguen pasando frente a nuestras costas con destino al sur, sin usarnos como escala por las razones de seguridad que exigen el porte y calado de tales embarcaciones.
    Además, en el supuesto y muy remoto caso que tales accesos sean posibles, la rentabilidad y posible incremento del “producto bruto interno” que tales presencias producirían, es mínimo, diría que insignificante.
    El aporte a la economía local de tales arribos es mínimo ,(excepto los montos de costos de amarre, y eventual re-aprovisionamiento),ya que transporta turistas que comen a bordo, duermen a bordo, realizan voluntariamente algunas mínimas excursiones y, con suerte, adquieren algunos “ suvenires” de los que también disponen en los provistos “shoppings” a bordo.
    Por otra parte, un singular proyecto “urbanístico”, con el pretexto de eliminar de la “cheta” Alem los ruidos y desmanes noctámbulos que provoca la actividad nocturna de Bares y boliches bailables y trasladarlos a la Escollera Norte, sigue, al parecer, latente en los corazones y ansiosos bolsillos de factores de poder local, provincial “aunque” nacional.
    PUERTO DEPORTIVO Y RECALADAS INEXISTENTES
    Los clubes náuticos locales, de reconocido prestigio, (Náutico, Motonáutica, Yath Club) , con limitada capacidad de amarre, cubierta por sus propios miembros, ofrecen posibilidades para nautas foráneos, tales como ,previo pago de la pertinente tarifa, bajar sus embarcaciones al mar, posibilidad no difundida ni adecuadamente promovida.
    Titulares de embarcaciones menores (pequeños cruceros, moto-veleros, semirrígidos y embarcaciones similares de uso deportivo), carecen o desconocen opciones y prefieren, por servicios, distancia y seguridad, cruzar el charco y navegar rumbo a las múltiples ofertas del Uruguay (Carmelo, Colonia, Montevideo, Punta del Este) o las crecientes ofertas del Delta Bonaerense y Entrerriano)
    Además, por la ausencia total de “guarderías náuticas”, excepto en los clubes mencionados y los conocidos problemas del estacionamiento vehicular en nuestra nuestra ciudad, aun en el caso de disponer de tales embarcaciones menores, (posibles de portar a nuestra ciudad sobre sus “tráiler”) prefieren dejarlos en sus domicilios o guarderías, en caso de resolver vacacionar en nuestras arenas, con la consiguiente frustración. Singularmente, la población mayoritaria local piensa, equivocadamente, que la tenencia de embarcaciones de uso náutico deportivo, es “cosa de magnates o ricachones “clara indicación de falta total de conciencia sobre las variables de uso de nuestro litoral marítimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*