Ciudad, Información General

Proyecto para preservar barrios

El anuncio estuvo a cargo del intendente Gustavo Pulti, el secretario y el subsecretario de Planeamiento de la comuna, José Luis Castorina y Ricardo Rodríguez, y el presidente del Concejo Deliberante Marcelo Artime.

Se trata de Chauvin, San José, La Perla, Nueva Pompeya, Villa Primera, Estación Norte, Bernardino Rivadavia, Plaza Peralta Ramos, Peralta Ramos Oeste, Lomas de Stella Maris, Leandro Alem, el Centro y Playa Grande. Se restringe la promoción mediante la cual se podía construir un 30% más de superficie en esas zonas y, a su vez, se podrán edificar sólo tres pisos, uno menos de los que se habilitaban hasta ahora.

En este marco, el jefe comunal manifestó que “este es un proyecto de Ordenanza que elevamos al Concejo Deliberante a través del cual vamos a impulsar con mucha firmeza la preservación patrimonial, la identidad y el estilo de vida de los marplatenses en distintos barrios que queremos preservar con su morfología, sus formas, sus características típicas y tradicionales”.

“Mar del Plata está atravesando un momento importante de la construcción que también queremos impulsar. Sin embargo, creemos que tiene que tener un orden y una orientación que nos permita disfrutar de esa posibilidad de desarrollo que tiene la ciudad, preservando, cuidando y protegiendo los chalets típicos con esas características constructivas que han identificado a la ciudad durante tanto tiempo en distintos barrios”, sostuvo.

En este sentido, señaló que “nos referimos a Chauvin, San José, La Perla, Nueva Pompeya, Villa Primera, Estación Norte, Bernardino Rivadavia, Plaza Peralta Ramos, Peralta Ramos Oeste, Lomas de Stella Maris, Leandro Alem, el Centro y Playa Grande, que son sitios donde hay una característica constructiva que identifica a Mar del Plata y que el gobierno municipal desea preservar, tomando las experiencias de otras épocas de la ciudad.”

“Cuando hubo otra instancia de expansión de la construcción, ese progreso tuvo una contra cara que fue la destrucción de muchos de los chalets típicos de Mar del Plata”, dijo y agregó: “En esta etapa queremos proteger, en estos sectores, las construcciones típicas de esta ciudad”.

“Y lo podemos hacer –en primer lugar- porque el 31 de diciembre ha vencido una promoción de una posibilidad de construir un 30% más de superficie que se había impulsado en el 2002, con motivo de la crisis de la construcción de ese momento. Esto tenía que ver con la crisis global de la economía. Ese 30% de expansión de la superficie, en estos barrios que acabo de mencionar, no correrá más“, precisó.

“Por otra parte, existía la posibilidad de construir hasta tres pisos en algunos de estos barrios. Eso se reducirá un piso, de manera de proteger la morfología de estos barrios nuestros, que es una manera también de proteger el estilo de vida y el modo de identificarse que tienen los marplatenses”, afirmó.

Desarrollo con identidad

En la misma línea, el intendente aseguró que “queremos una ciudad para todos, una ciudad que tenga un desarrollo parejo, que mantenga su identidad. Por ese motivo, con el Secretario de Planeamiento, con el subsecretario, con el presidente del HCD que forma parte del equipo que trabaja esto, hemos establecido una línea de consenso y de trabajo para convenir la protección de estos espacios y lugares típicos, para no volver a tropezar con la misma piedra con la que se tropezó décadas atrás.”

“Queremos sacar el 30% de promoción en estos barrios y quitar la posibilidad de construir un piso más que tenían. Se restringen las posibilidades de construir en ese lugar y se orientan hacia otros sitios de la ciudad donde hay un consenso social mayoritario que es lo que estamos intentando procurar desde esta comisión de trabajo en donde participan sectores privados y la UOCRA”, expresó.

Por último, el jefe comunal apuntó que “en la medida en que el HCD la sancione, podremos tener una armonía distinta, que nos permita auspiciar el desarrollo constructivo, protegiendo a su vez el estilo de vida y el modo de ser de los marplatenses”.

“Todos sabemos que el impulso económico es importante porque da trabajo y crea progreso. Así lo deseamos, pero también sabemos que el Estado tiene que poner las normas para que ese crecimiento se oriente hacia el bien común y no sea avasallante. Que se respete el estilo de vida de una ciudad que ya tiene algunas lecciones en su historia y que trata de aprender y recuperar para el futuro”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*