Ciudad, Policiales

Presentaron el Plan Nacional de Entrega Voluntaria de Armas

Con la presencia del Intendente Municipal Gustavo Pulti, este viernes el gobernador Daniel Scioli presentó en nuestra ciudad el Plan Nacional de Entrega Voluntaria de Armas, con la presencia del ministro de Justicia y Derechos Humanos Julio Alak, el ministro de Justicia y Seguridad provincial Ricardo Casal, el Director del RENAR (Registro Nacional de Armas), Andrés Meiszner, y el coordinador del Programa de Protección Comunitaria, César Ventimiglia.

El acto -en el que también estuvo presente Adrián Marcenac, de la Fundación que lleva el nombre de su hijo Alfredo – se desarrolló en la Sociedad de Fomento del barrio Constitución. Allí mismo se anunció, además, la entrega de 1.500 armas a la cartera de Justicia y Seguridad, provenientes de los departamentos judiciales de Mar del Plata y Dolores conforme la Ley 25938.

“Queremos manifestar -con mucha contundencia- el compromiso del Estado Municipal y de todos los marplatenses con este programa  voluntario”, declaró Pulti. Estamos seguros de que un arma en manos de aquellos a los que se las otorga el Estado –como la policía- con el cuidado y prudencia  puede proporcionar una resolución de un problema. Pero esas armas, en manos inexpertas, son una tragedia en potencia”, señaló. “Eso es lo que significa un arma, una escopeta o un revolver en manos inexpertas. Y es una tragedia en potencia porque todas las personas podemos tener un desborde emocional, un accidente.”

En ese sentido, el Jefe Comunal puso un ejemplo: “Hay notas trágicas que, si apelamos a ellas, puede ser un buen motivador para dejar las armas. Como aquella en la que alguien pensó que entraba un ladrón a una casa, le disparó y –en realidad- a quien le dispararon no era un delincuente, sino que era un integrante de la familia. Esto ocurrió hace relativamente poco en la ciudad.”

El titular del Ejecutivo local remarcó que “se está frente a un trabajo compartido con el Estado Nacional y el gobierno de la Provincia de Buenos Aires, quienes están trabajando y asumiendo los desafíos que impone la época. Los marplatenses son buenos trabajando en la Construcción, en la Pesca, en la Industria Textil, son dedicados al Deporte. Las armas no son lo nuestro: dejémoslas en las manos de los que saben. Tenemos una ciudad solidaria, justa, equitativa, fraterna y que –además- despeguemos las estrategias del afecto, de la producción y del trabajo, que es lo que puede darnos felicidades”, aseguró.

Para el final de su alocución, Pulti reconoció a ex combatientes presentes en el acto: “Y un agradecimiento para el testimonio de los Ex Soldados Combatientes de Mar del Plata que estuvieron  en Malvinas. Ellos pueden dar un claro y contundente testimonio de que no hacen falta las armas.”

Características del Plan Nacional de Entrega Voluntaria de Armas

El plan apunta a disminuir los hechos de violencia y fomentar  una cultura de no violencia y resolución pacífica de conflictos que desaliente la tenencia y uso de armas de fuego. Actualmente se reciben armas de fuego en las delegaciones del Renar de manera anónima y voluntaria y a cambio de un incentivo económico que va desde los 200 a 600 pesos dependiendo del tipo y calibre del arma.

La ciudad de Mar del Plata tendrá como centro de recepción fijo la delegación del Renar que se encuentra ubicada en la calle Quintana 2852 que recibirá armas de lunes a viernes de 8 a 13 durante todo el 2011 y 2012. También la ciudad contará con un puesto móvil habilitado que se encontrará desde el 18 hasta el 29 de Abril en Ayolas y Rondeau donde funciona el distrito descentralizado “Vieja Usina”  y atenderá de lunes a viernes de 9 a 14.

Por su parte, Adrián Marcenac declaró: “Queremos reafirmar nuestro apoyo a este programa y un profundo sentimiento para defender el principal derecho humano, que es el derecho a la vida. Esto es parte de los objetivos de este programa. Debemos poner este tema en la agenda diaria, no solamente en la de la gente sino también en la de los funcionarios. Y hacerlo para argumentar y debatir qué tipo de sociedad queremos.”

“Buscamos el control de los comercios y de los comerciantes de armas, de los que le venden a los chicos que salen a delinquir o del control de las armas oficiales de las Fuerzas Policiales. No podemos aceptar que quienes tienen la responsabilidad de protegernos, ataquen a las personas que deben proteger. El día que logremos una política construida en ese sentido, ese día podremos decir –felizmente- que nuestros chicos muertos por las armas podrán descansar en paz.”

El Programa, que fue prorrogado por dos años,  en su primera etapa recibió 107.761 armas de fuego y 774.679 municiones en todo el país. Este número representa aproximadamente el 10% de las armas registradas en el país. Todas ellas fueron destruidas para que nunca más puedan ser disparadas y el material resultante de la destrucción fue donado a la Fundación Garraham.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*