Ciudad, Política

Políticos ocupan espacios de publicidad pagos

Un típico caso de “mejicaneada”. La política y sus protagonistas son permanente ocupas del espacio público, pero no conforme con ello también invaden la cartelería pública, colocando carteles proselitistas sobre los afiches de las compañías que invierten publicitariamente, para difundir sus obras y espectáculos artísticos.

Llama la atención que el tema ha sido tratado por el prestigioso matutino La Nación, y no por el diario La Capital, de lo cual se deduce que existe un interés económico del multimedios, en la explotación de las carteleras. Tal vez, tanto Rottemberg como Faroni, han decidido quejarse en Capital Federal y orgánicamente a través de la Asociación de Empresarios Teatrales y Musicales (Aadet), que agrupa a 118 productores. Es también evidente que la Municipalidad no resguarda los intereses de los anunciantes, y decide proteger a la corporación política, que daña irreversible y cuantiosamente el patrimonio público, utilizándolo como propio.

Dice el diario La Nación en artículo que lleva la firma de Nicolás Costa:

“Los empresarios del espectáculo están molestos. Denuncian que en la costa atlántica hay afiches de campaña política que han sido colocados encima de los carteles publicitarios de las obras teatrales. La propaganda política, denunciaron, fue pegada sobre las pantallas publicitarias, por las cuales los productores pagaron un costoso canon.

“En la costa, hay una invasión de afiches políticos que tapan la publicidad de las obras. Sobre todo, en Mar del Plata”, dijo a La Nacion Carlos Rottemberg, presidente de la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales y Musicales (Aadet), que agrupa a 118 productores.

Los empresarios afirman que este tipo de publicidad genera gastos sumamente onerosos: por una temporada, cada obra invierte entre $100.000 y $120.000 para publicitar el espectáculo en la vía pública.

Al canon que se paga por utilizar esos espacios se le suman los gastos de confección e impresión de los carteles.

Según los empresarios, mientras ellos deben afrontar esos costos, algunos dirigentes y candidatos colocan sus afiches de campaña sin pagar un solo peso.

“Si nosotros podemos pagar esos espacios y lo hacemos con anticipación, ellos podrían hacer exactamente lo mismo, sin usurparlos. De hecho, a veces, lo hacen: pagan por estos espacios, pero se ve que ahora es más fácil cometer estos atropellos”, dijo el productor Javier Faroni a este diario.

Perjuicio económico

El perjuicio económico es doble: por un lado, los empresarios pierden el dinero invertido y, por otra parte, la falta de publicidad hace que se vendan menos entradas para los espectáculos, porque mucha gente no se entera de que esas obras están en cartel.

Según Rottemberg, el perjuicio no es sólo pecuniario, sino que, además, la superposición de afiches políticos sobre las publicidades teatrales menoscaba la imagen de reconocidos artistas.

“Al margen del perjuicio económico, también hay un perjuicio de la imagen, porque los actores que están en cartelera no merecen ser maltratados de manera pública”, dijo Rottemberg a La Nacion.

En el invierno del año pasado, algunos de los empresarios del espectáculo ya habían celebrado los contratos para poder disponer de las pantallas publicitarias en que se ubican los carteles.“Nos manejamos con mucha anticipación. Algunas obras ya estaban preparadas en agosto, y ya habíamos pagado por los espacios”, dijo Faroni, productor de varias obras que están en cartel en Mar del Plata.

Faroni repudió la actitud de los dirigentes y sus estructuras partidarias, a la que calificó de atropello: “Es una falta de respeto de los políticos, en general. No me refiero a ningún partido. Pedimos sentido común y respeto por parte de la dirigencia política, que debe dar el ejemplo”, dijo Faroni.

En la segunda semana de enero aumentó considerablemente la cantidad de afiches políticos superpuestos sobre la publicidad teatral. “La primera semana de enero fue más o menos buena. En la segunda, aumentó muchísimo. No quiero ni pensar lo que va a pasar ahora, en la segunda quincena, cuando estemos en temporada alta y se llene de gente.”

El empresario sostiene que si los productores tienen el dinero necesario para alquilar esos espacios, con mayor razón los partidos políticos pueden sufragar esa clase de gastos. “Si los partidos políticos tienen los fondos para imprimir los afiches, para pagar la mano de obra, etc., ¿por qué no contratan los espacios, como hacemos nosotros? Los partidos tienen muchos más recursos que los empresarios del teatro”, se quejó Faroni.

Aadet emitió un comunicado para repudiar la colocación de propaganda política: “Sorprendidos ante este hecho y esperando la comprensión de las partes implicadas, solicitamos especialmente a todas las agrupaciones políticas que están realizando sus campañas en estas fechas que sean respetados los espacios de difusión en vía pública, previamente contratados para la promoción de las actividades de teatro y música, buscando otros canales de difusión para vuestro cometido”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*