Arte y Cultura, Cine

Política mutante

Por Mex Faliero

X-Men: primera generación (X-Men: First Class / EE.UU. / 2011 / 131 minutos)
Dirección: Matthew Vaughn
Intérpretes: James McAvoy, Kevin Bacon, Michael Fassbender, January Jones, Jason Flemyng, Rose Byrne, Oliver Platt, Jennifer Lawrence, Zoë Kravitz, James Remar
Sala y horarios: Cines del Paseo (todos los días: 16:55 – 19:50 y 22:45. Sábado y domingo también: 14:00. Sábado también: 00:10. Sábado, en caso de agotarse la trasnoche de 0.10 hs, a la 01:40) // Cine Ambassador (todos los días: 16:15 – 19:05 y 22:00. Sábado y domingo también: 13:00. Viernes y sábado también: 00:50

Aunque no lo parezca, el género de superhéroes ha sido casi siempre un género político. O que, para ser más claros, ha sabido releer el juego del mundo, ese que se conoce como política, a través de la hipérbole que representan los superhéroes: Batman y su reflexión sobre lo que significa la justicia, Hulk y su mirada sobre el diferente, hasta la animada Los increíbles. En este marco, X-Men ha sido una de las más explícitas, montando su historia sobre dos bandos bien diferenciados, los moderados y los militantes, aquellos que desean que los mutantes no sólo estén a la altura de los humanos, sino que los superen y dominen. En ese juego, aparece la mirada enfrentada del Profesor Xavier y Magneto. Para más detalles, la historia misma del villano Magneto está vinculada con la Segunda Guerra Mundial, los Nazis y los campos de concentración. X-Men: primera generación parte desde ese evento para acomodarse prontamente en la década de 1960, cuando se dio aquel episodio conocido como la guerra de los misiles, cuando EE.UU. y Cuba estuvieron a minutos (o segundos) de mandar el mundo al carajo. Ahí, dice esta especie de precuela de las tres películas ya vistas (las dos primeras interesantes, la tercera descartable), es donde finalmente Xavier y Magneto se distanciaron y comenzaron a enfrentarse. Con un elenco de gran nivel y un director que ya trabajó el género desde otro registro con Kick-Ass, este viaje al inicio de la saga -a juzgar por las críticas hechas en la previa- parece tomarse demasiado serio a sí mismo pero a la vez ser bastante sólido como entretenimiento. Como detalle, algo que hará ruido a los argentinos: Villa Gesell es presentado como un pueblo con montañas y nieve. Errores de cálculo, que le llaman…

Blue Valentine, una historia de amor (Blue Valentine / EE.UU. / 2010 / 114 minutos)
Dirección: Derek Cianfrance
Intérpretes: Ryan Gosling, Michelle Williams, Mike Vogel, John Doman, Ben Shenkman, Liam Ferguson, Maryann Plunkett, Faith Wladyka, Samii Ryan, Tamara Torres
Sala y horarios: Cines del Paseo (todos los días: 18:15 – 20:40 y 23:05. Sábado también: 01:30)

CRITICA // Este segundo film de Derek Cianfrance (tiene otro film de 1998 llamado Brother tied) es uno de los más bellos y a la vez angustiantes relatos de amor surgidos del cine estadounidense reciente. Aquí, Dean y Cindy son un matrimonio que ha vivido mejores épocas y que se encuentra inexorablemente frente a su ruptura definitiva. Sin embargo, Cianfrance aporta una mirada moderna sin llegar al cinismo, con la fractura narrativa con la que narra: el relato va en dos tiempos y paralelamente vemos el comienzo de esta relación y el final. Lo que hay en el medio no importa para la película: lo interesante es ver qué une y qué separa a dos personas, que hasta hace un rato parecían estar destinadas para vivir juntas por toda la vida. Más allá de algún momento un poco impostado, muy en la onda del cine independiente norteamericano (la irascibilidad que aparece en los personajes), el director no brinda ninguna concesión con el espectador y lo sumerge decididamente en un universo de ruptura, de fin, de decisiones tomadas y de angustias compartidas. Vale señalar que mucho ayudan las notables actuaciones de Williams y Gosling, quienes aportan suma complejidad a personajes que podrían, con otra mirada, ser lineales y convencionales. Aquí, por el contrario, el dolor de ese momento que atraviesan se hace bastante físico. Sin embargo, los logros del film no se deben a ese dolor, sino a lo real y sincero y honesto del asunto. No hay lugar para giros inesperados, esto es el final. Gran película.

Consulte la cartelera acá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*