Arte y Cultura, Música

Poesías al palo

Poeta agradecido. “El mercado me hace creer que soy un poeta del rock. Gracias por hacerme tragar esa píldora”, dice Pandolfo.

Uno de los más importantes solistas del rock nacional -aunque el rock, en estos casos, es un territorio demasiado esponjoso- se presentará el próximo viernes en la ciudad: Palo Pandolfo llegará con su banda El ritual y junto a los locales Tantra, una de los grupos marplatenses en ascenso. Será desde las 23 en Cantina sandinista (Rivadavia 2530, primer piso).

No será la única incursión de Pandolfo en la zona, ya que el sábado estará en Tandil junto a los locales Jesu y El indiscutible. Como dijimos, en ambas presentaciones el cantautor estará acompañado por su banda integrada por Raúl Gutta en batería y coros; Matías Juanatey en bandoneón y guitarras; y Gustavo Senmartin en bajo. La idea es recorrer los temas de su carrera solista y anticipar algún material.

Reconocido por grupos como Los visitantes y Don Cornelio & La zona, el cantante construyó desde 2001 a la fecha una carrera solista de las más distinguidas y personales en la escena nacional. Sin contacto con sus experiencias anteriores, y casi sin conexión con otras expresiones del rock vernáculo, lo que hace particular a Pandolfo es su vinculación con la música popular si ánimos revisionistas.

Ritual criollo, de 2008, fue el disco que cristalizó el concepto: un disco que recorre planicies acústicas, ritmos folklóricos y latinos y en el que despliega un caudal poético de gran inspiración. Pandolfo puede transitar valsecitos criollos, tango, chacarera, candombe, bossa nova o cumbia. Todo, con una pátina rockera.

“Lo mío es raro, me siento como si fuera Sergio Denis. Yo soy un privilegiado porque hace mucho tiempo me entregué al dolor, me sacrifiqué, entendí que el sacrificio te engrandece y el negocio no, no soy Van Gogh, ya pasé la barrera del suicidio. Si me muero va a ser por causas naturales o por un accidente, pero no me voy a suicidar, eso es seguro”, dice provocativamente el cantautor.

Su llegada a la ciudad será, como dijimos, en compañía de Tantra, una interesante banda local de música instrumental y alto vuelo compositivo y sonoro: Jupi Medvescig (guitarra), Ramiro Orensanz (bajo), Martín Orezans (teclados), Maru Valdez Estrada (batería y percusión) y Gonzalo Rey (sintetizadores analógicos y percusión) forman esta singular expresión que viene de editar recientemente su primer disco, Tensiones.

El poeta con algo de barrio y con algo lisérgico bien aprendido, se encuentra actualmente preparando el sucesor de Ritual criollo, que se encuentra en proceso de preproducción. Consagrado, Pandolfo se siente conforme con el reconocimiento que alcanzó: “el mercado me hace creer que soy un poeta del rock. Por suerte lo que yo me tengo que tragar es algo agradable y no que soy un re cogedor ni que soy el mejor, sino que soy un poeta; gracias por hacerme tragar esa píldora”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*