Información General, Zonal

Perro Labrador halló a un nene que estuvo desaparecido 15 horas

Bauti-familia_IECIMA20140310_0056_7

Un nene de dos años estuvo desaparecido durante 15 horas en las sierras de Tandil y finalmente fue hallado por “León”, un perro labrador de policía, mientras dormía entre los pastizales de un campo.

Los padres de Bautista Gago estaban desesperados: el nene, que estaba con su familia en una estancia, se había extraviado el sábado cerca de las 21. A los rastrillajes iniciados por la Patrulla Rural, se sumaron dos perros de la Policía de la provincia de Buenos Aires y sus cuidadores. Fue así que “León” -que tiene tres años y fue adiestrado en una escuela de Burzaco-, lo pudo encontrar el domingo al mediodía entre los pastos de uno de los campos recorridos. Al momento de su hallazgo, Bautista estaba durmiendo y se despertó al sentir que el perro estaba a su lado.

Uno de rescatistas que encontró a Bautista contó que “León detectó al nene por su transpiración”. Eduardo Di Benedetto relató a los medios de Tandil que “León está entrenado para encontrar personas vivas y cadáveres. A las vivas las identifica a mucha distancia por el olor de su transpiración. León detectó el olor que emanaba de la piel de Bauti y fue directo al lugar. Mi compañero Néstor Páez lo siguió cauteloso por detrás. Cuando el perro lo ve al nene, éste estaba dormido, casi desmayado, por el grado de hipotermia que presentaba. León ladró y ahí el nene despertó, entonces el perro se acercó a él de una manera muy lenta, y Bautista se paró solito y le dijo: “Pipi”. Ahí nos dimos cuenta que, pese a todo lo sucedido, estaba todo más que bien”.

León fue el perro que encontró el cuerpo sin vida de Araceli Ramos, en octubre del año pasado, en un descampado al costado de la Gral. Paz, a la altura de La Matanza. También participó en los operativos tras la inundación de La Plata, en abril del año pasado, encontrando cuerpos junto a otros canes. También estuvo, recientemente, en la provincia de Catamarca, tras el alud, en la búsqueda del cuerpo de Carolina Sal Castiglioni.

Los comentarios están cerrados.