Información General

Pérez Esquivel por el Día Mundial de la Libertad de Prensa

perez-esquivel

La Unión Sudamericana de Corresponsales (UNAC) informa que con motivo del Día Internacional de la Libertad de Prensa, el Prof. Ricardo Rivas, Vicepresidente de nuestra organización, recibió una reflexiva carta del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, cuyo texto se reproduce a continuación:

Prof.
Ricardo Rivas
Vicepresidente
Unión Sudamericana de Corresponsales (UNAC)

Presente

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Los trabajadores de los medios de comunicación transitan y defienden día a día el derecho de la libertad de prensa, de informar y ser informados, de transmitir la noticia, y muchas veces lo hacen enfrentando dificultades que ponen en riesgo sus vidas en defensa de la libertad y la verdad.

América Latina tiene una larga historia en defensa de la libertad de prensa, de hombres y mujeres que viven con pasión su profesión y, en este contexto, quiero recordar, que el día 3 de mayo se conmemora el “Día Mundial de la Libertad de Prensa” y tener presentes a quienes continúan defendiendo sus derechos.

Quiero recordar también a los más de 100 periodistas asesinados en Honduras, por denunciar las violaciones a los derechos humanos y del pueblo de ese país, al igual que la implementación de la censura, luego que con un golpe de Estado, el 28 de junio de 2009, fuera derrocado el presidente constitucional de ese país, Manuel Zelaya.

Es justo hacer memoria para recordar a aquellos que, como el periodista brasileño, Vladimiro Herzog, que fuera torturado y asesinado por la dictadura militar en Brasil, en 1975; o, nuestro compatriota Rodolfo Walsh, quien denunciara las violaciones de los derechos humanos en la Argentina cometidas durante la última dictadura cívico-militar que aún permanece desaparecido; o, al corresponsal de guerra, Mario Podestá, caído en camino a Bagdad, Irak, durante la guerra del Golfo Pérsico, por mencionar sólo algunos caso que tienen un profundo simbolismo.

Por ellos, al igual que los más de 600 periodistas y comunicadores asesinados en los últimos diez años, es justo y necesario también hacer memoria para iluminar el presente y trabajar intensamente para que la libertad de prensa sea un pilar en la consolidación de la democracia, aún débil en nuestro continente y que debemos fortalecer.

De allí la necesidad de rendir homenaje a esos hombres y mujeres, trabajadores y trabajadoras de prensa, verdaderos testimonios de vida y coraje en defensa de la libertad

Nos toca vivir una época marcada por grandes dificultades y conflictos en la humanidad, por guerras, por el hambre, la pobreza, la acumulación de la riqueza en pocas manos, por la destrucción del medio ambiente.

Sin embargo, también debemos reconocer que nos toca vivir una época interesante, apasionada, con grandes desafíos y en permanente transformación.

Gran parte de esos cambios, desde luego, son consecuencia de los avances científicos y tecnológicos que han llevado a la humanidad a mutaciones sociales profundas como lo es la “aceleración del tiempo”, muy semejante a los efectos que genera la aceleración de las partículas en la física cuántica, lo que provoca cambios irreversibles,

La alteración de los ritmos entre el ser humano y la madre naturaleza, que profundiza las enormes asimetrías y desigualdades que se verifican entre los países desarrollados y los menos desarrollados, lo que ha llevado a que se produzcan cambios significativos en el pensamiento filosófico, en las escalas de valores y en las conductas tienen fuerte incidencia en nuestras sociedades masificadas y en la vida profesional del periodista, para poder determinar, cómo informar y cuando hacerlo, cuando el vértigo informativo superpone hechos y la noticia.

Tengamos presente que la dominación no comienza por lo económico y que sí empieza por lo cultural.

Si bien la economía y la tecnología ejercen fuerte influencia en la vida de los pueblos, es en la cultura donde se induce la dominación que condiciona los comportamientos sociales, culturales y políticos de los pueblos y, entre ellos, se destacan las acciones de los conglomerados multimediáticos que, desde la concentración a partir de los avances tecnológicos, concentran medios y se constituyen como verdaderos monopolios informativos.

En éste sentido, podríamos señalar muchos mecanismos de manipulación de la palabra, con los que se procura imponer el “monocultivo de las mentes” con la aplicación de verdaderos “tóxicos masivos del pensamiento” que llevan a someter la libertad de expresión y, a la pérdida de las identidades y valores en las comunidades y pueblos.

Debemos hacer memoria y ver los rostros de quienes tuvieron la claridad de hacer camino en la labor periodística; que generaron valores éticos y comportamientos en la búsqueda de la verdad; que no se resignaron a ser arrastrados por la masificación y la hoy controvertida globalización, donde la aceleración del tiempo determina que manejan el tiempo reloj; en oposición a otros que tuvieron y tienen la sabiduría de sincronizar los ritmos del ser humano con la madre naturaleza, para manejar el tiempo real.

Es necesario destacar a los trabajadores y trabajadoras periodistas que procuran construir un código de conducta ética y valores que deben ser parte de la vida en el lugar que ocupen, tanto en lo personal, como en lo profesional, ya sea en zonas de conflicto, guerra o desastres naturales o en el cotidiano hacer socio-político.

La ética profesional es un valor indelegable y necesario en el ejercicio profesional, como también lo es proteger las fuentes de información y a los trabajadores de prensa que en muchas veces arriesgan sus vidas.

Tanto la UNESCO, como la ONU (Organización de las Naciones Unidas) han establecido un plan de acción para la protección y seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad.

La UNESCO también ha proclamado un Código Internacional de Ética Periodística en el que se señala como preocupaciones los atentados y la magnitud de los mismos contra la seguridad física de periodistas y demás profesionales de los medios de comunicación; los incidentes que afectan su capacidad para ejercer la libertad de expresión, como lo son las consecuencias de aquellos ataques; las amenazas, las detenciones, el encarcelamiento.

Alarma y preocupa saber que en nueve de cada diez casos de ataques y atentados contra periodistas y comunicadores permanecen en la impunidad.

Es imprescindible generar instancias concretas superar la impunidad y proteger a los periodistas y sus derechos en la vida democrática.

En procura de esos objetivos, señala la UNESCO que los instrumentos jurídicos internacionales representan uno de los principales medios que tiene a su disposición la comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas, en favor de la protección de los periodistas y contra la impunidad.

En la Argentina, el Código de Ética de FOPEA (Foro de Periodismo Argentino, junto con otras alternativas también valiosas, son herramientas concretas para proveer a la seguridad y protección de los trabajadores y trabajadoras de prensa al igual que para la defensa de la libertad de expresión.

En esta nueva conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa y con estas reflexiones, vayan nuestro reconocimiento a todos los hombres y mujeres periodistas que luchan por la verdad y la justicia, valores indivisibles de la Paz.

Con un profundo deseo de Paz y Bien, fraternalmente.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

GABRIEL ALBERTO VIÑALS
Periodista Agencia Diarios y Noticias Miembro de FOPEA

3 Comentarios

  1. Les comparto mi poema, inspirado en la garantía majestad del ser humano, la . . .

    LIBERTAD DE EXPRESION

    “Pobre voz confinada a ser oída en la nada”

    Voces encadenadas
    a silencio tan cruento,
    las almas condenadas,
    el callar es tormento.

    Obrar con libertad,
    garantía majestad,
    libertad de expresión,
    sueño de mí Nación.

    Obstruye el pensamiento
    la maldita censura,
    limita el intelecto,
    es del diablo su hechura.

    El miedo paraliza,
    el cerebro agoniza,
    pobres hombres silentes,
    todos son insipientes.

    Dictadura en la cumbre,
    ya se hizo costumbre,
    legislando se abraza
    la pinche “ley mordaza”.

    Prohibir información,
    cegar puntos de vista,
    la perversa intención
    de “estadistas” fascistas.

    Que la boca cerremos,
    quieren esos cabrones,
    que dientes apretemos,
    “chitón” a las razones.

    ¿Expresarte? . . . ¡jamás!,
    nada puedes decir,
    tal vez se escuchen más
    tus quejas al morir.

    El yugo del bozal
    llegó a la yugular,
    si te impiden hablar
    las ideas desangrar.

    Más, el ser de conciencia
    no lo permitirá,
    pues perdiendo su esencia,
    a servil llegará.

    Un pueblo sometido
    siempre será vencido,
    represión del gobierno
    ¡mandémosla al averno!

    Venturoso aquel día,
    en que, sin cobardía,
    usemos la palabra
    sin censura macabra.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda Para Brozo . . .
    Registro INDAUTOR 03-2008-101313351700-01

  2. ¡¡¡Excelente Gonzalo!!! Un gran abrazo.

  3. Muy agradecido, Gastón, por tu amable opinión, a mí me interesa mucho. Que siempre estès bien. Hasta luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*