Básquet, Deportes

Perdió Peñarol y la serie final se puso 2-1

El conjunto porteño necesitó dos tiempo suplementarios para vencer a Peñarol, en Mar del Plata, por 103-102 y, de esa manera, quedar 1-2 en la serie final de la Liga Nacional de básquetbol; el próximo miércoles se desarrollará el cuarto juego nuevamente en el Polideportivo Islas Malvinas

Obras achicó diferencias en la serie final de la Liga Nacional de Básquetbol al derrotar como visitante a Peñarol de Mar del Plata por 103-102 en dos tiempos suplementarios (parciales de 28-25, 46-39, 63-54, 79-79 y 86-86), tras ir 14 puntos abajo a tan sólo ocho minutos del final del tiempo reglamentario.

La victoria le permitió al ganador acortar diferencias y ahora se encuentra 1-2 en la serie al mejor de siete partidos. El próximo miércoles se desarrollará el cuarto juego desde las 22 en el Polideportivo Islas Malvinas y el lunes la serie volverá a Núñez.

Martín Osimani, autor de 26 puntos, incluso un doble a un segundo del final, fue el goleador del conjunto porteño, que también tuvo en Juan Gutiérrez (19 puntos y 13 rebotes) a uno de sus destacados. A su vez, también hizo lo suyo Dartona Washam (22 puntos y 7 rebotes).

Sin embargo, el goleador del partido fue Facundo Campazzo, con 33 puntos, que no le alcanzaron a Peñarol para quedar a un partido del tricampeonato.

Cuando todo indicaba que el milrayitas conseguiría su tercera victoria en la serie final, el visitante reaccionó a tiempo. A falta de ocho minutos, los marplatense habían alcanzado una gran ventaja de 14 puntos. Pero los conducidos por Julio Lamas no bajaron los brazos y de la mano de Washam y Gutiérrez revirtieron el marcador (72-71), a dos y medio del final.

Sobre el epílogo, Peñarol volvió a ponerse en ventaja y cuando el telón se cerraba Obras no se entregó y a 17 segundos equilibró las acciones a 79 y forzó un suplementario, en el que llegó a sacar cinco puntos pero no lo supo aprovechar y hubo que ir a un nuevo desempate.

En el inicio del segundo alargue apareció Campazzo en todo su esplendor y Peñarol tomó ventajas que parecían decisivas. Pero en el cierre, la sangre charrúa de Osimani hizo el milagro y Obras sigue vivo.

Fuente: canchallena

Los comentarios están cerrados.