Básquet, Deportes

Peñarol y otra paliza para seguir soñando

Boccia

A Peñarol le bastaron 15 minutos de buen juego colectivo para devastar a Regatas Corrientes y derrotarlo por 94-77, en el tercer punto de la serie final de la Liga Nacional de Básquet, que ahora controla por 2-1. Los goleadores en el vencedor fueron Adrián Boccia (27, 6 rebotes y 6 asistencias) y Leonardo Gutiérrez (18), mientras que en la visita de nada sirvieron los 19 puntos de Martina.

Un primer cuarto jugado con la intensidad típica de una final, cambiando golpe por golpe, por un lado Peñarol tras un inicio algo errático se logro acomodar, con un gran aporte de Adrián Boccia y Leo Gutiérrez en el goleo ambos con 8 puntos, para de a poco empezar a inclinar la balanza en el marcador, encontrando distintas vías de gol, sacando una brecha de diez puntos, 28-18, al cabo de los primeros diez minutos, ante un Regatas que tras un buen inicio se fue perdiendo en la maraña defensiva propuesta por el “Milrayitas”.

El dueño de casa siguió capitalizando cada ataque, con un Boccia intratable en el aro rival, mientras que Martín Leiva no solo se adueñaba de cada pelota en su propio poste, sino que también era insuperable en defensa, anulando por un lado a su atacante y por otro no permitiendo segundas chances a un conjunto correntino que con el pasar de los minutos comenzaba a impacientarse, muestra de eso es que después de un doble convertido por Paolo Quinteros, el mismo le reclamo a Rodrigo una supuesta infracción no sancionada y el juez no dudo en bajarle la falta técnica, que Matías Ibarra canjeo por puntos los libres y Adrián Boccia con una penetración sumó dos más en la reposición, y en la acción siguiente Franco Giorgetti con un triple estiró la brecha a 21 puntos (46-25) con algo más de cuatro minutos por jugar.

Tras ese aluvión de puntos, los de Rivero bajaron su intensidad y la visita lo aprovechó al máximo para meter un parcial de 0-10 (48-37), para acortar la brecha a 11 puntos cuando restaba un minuto en el reloj de juego. Un doble de Leo Gutiérrez le permitió no solo salir de la sequía al “milrayitas” sino que además irse al descanso largo arriba por 13 puntos, 50-37.

Peñarol salió decidido a terminar la faena y en un abrir y cerrar de ojos volvió a recuperar la renta de 20 puntos, 59-39, gracias a una férrea defensa y un ataque letal con Boccia nuevamente como la vía más confiable de gol con 6 puntos en los primeros tres minutos de juego para llegar a 20 en su cuenta personal. Con la ventaja recuperada, el local la administró esta vez con criterio, mediante buenos ataques conducido por un brillante y tiempista Facundo Campazzo, y manteniendo esa dureza defensiva que obligaba a tomar tiros incómodos a los correntinos. Así las cosas el “milrayitas” entraba al último parcial imponiéndose con autoridad por 20 puntos, 74-54.

Poco cambio en los últimos diez minutos, en gran medida porque Peñarol seguía demostrando sus cualidades que lo depositaron en la Final, sólida defensa y correcto ataque, con lucidez esta vez de Matías Ibarra, para salir de la presión a cancha completa que le imprimía Regatas, que con más amor propio que claridad acortaba la brecha sin poder poner en aprietos a su adversario, con un gran trabajo de Nicolás Brussino en ese pasaje. En los minutos finales, Rivero mando al campo de juego a Julián Morales para que Adrián Boccia de gran partido (25 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias) recibiera su merecido aplauso. Finalmente la victoria que le da al “milrayitas” la ventaja por 2-1 en la serie fue de 94-77, el jueves desde las 22 horas se volverán a ver las caras nuevamente en el Polideportivo “Islas Malvinas” de la feliz, con la posibilidad para el local de poner match point la serie y con la obligación de la visita de empatar para seguir con vida.

Infoliga

Los comentarios están cerrados.