Básquet, Deportes

Peñarol vapuleó a los juninenses y viaja más tranquilo a Montevideo

imagen_1290

Estaba obligado a ganar y recuperar parte del terreno perdido. Comenzó con dudas y lo terminó a toda orquesta con un impresionante 74 a 50. Lo logró en condición de local y frente al duro Argentino de Junín, por la décima jornada de la Liga Nacional de Básquetbol.

Entre Marcus Melvin y Anthony Miles los juninenses dañaron la zona pintada desde un comienzo aportando buenos puntos en ese rubro.

Peñarol no empezó con paciencia en ofensiva, demasiado apurado como acostumbra desde hace un tiempo después de la salida de Facundo Campazzo.

Por su parte el “Turco” era más en el partido porque pudo correr sin resistencia de los marplatenses pero careció al igual que los locales, del tiro exterior.

La falta de creación en ataque la sufre horrores “La Peña”. Ni el norteamericano Kejuan Johnson ni el base Matías Ibarra, pudieron darle esa frescura a la que nos tiene acostumbrados el “Milrayitas”.

Por otra parte Axel Weigand con dos triples, revitalizó a los locales que después de estar por mucho tiempo abajo en el marcador pasó al frente y de ahí en más no perdonó.

El partido fue malo en cuanto a lo técnico. Con mucho error por parte de ambos lo que derivó en un goleo demasiado escaso.

Sobre el final del segundo cuarto Peñarol cerró su defensa y controló en ataque a los americanos juninenses que se cargaron de faltas y se fueron a para a la banca. Lo que derivaron en una distancia de 11 tantos.

Adrián Boccia terminó siendo lo más parejo del “Milrayitas” que a lo largo del partido defendió y fue punzante en ataque.

Pero en el tercer segmento los locales tomaron una distancia importantísima y definitiva de 29 unidades. Con lanzamientos desde los 6.75 por parte de Ibarra, y el aporte de un equipo que por intervalos hizo recordar a los viejos momentos de los marplatenses en la competencia.

El final fue como hace mucho tiempo no se palpitaba: tranquilo y con dominio abrumador. Posesiones largas y muy efectivas. Corridas con terminaciones en la pintura por parte de Leiva. Y sobre todo una solides defensiva que hace bastante tiempo que no mostraba el “Milrayas”.

Por su parte los orientados por Capelli fueron una sombra de todo lo bueno que hicieron de local el viernes pasado. Los foráneos que comenzaron muy bien se fueron destiñendo con el paso de los minutos absorbidos por la marca del local que volvió al triunfo con una actuación para destacar.

Fue 74 a 50 y ahora los marplatenses viajarán a Montevideo para buscar el pasaje al cuadrangular final de la Liga Sudamericana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.