Deportes

Peñarol no puede sin Campazzo

leo-gutierrez-peñarol-super

Una vez más Leonardo Gutierrez fue lo mejor del “Milrayitas”

Decoró el resultado sobre el final pero no alcanzó ante un Boca que ni por asomo fue el que cayó con Quilmes. El “Milrayitas” sumó su tercera derrota al hilo por 84 a 75, en la Bombonerita, y por la tercera fecha de La Liga Nacional de Bàsquetbol.

Como era de esperar Boca aprovechó la pintura para jugarle al pivote foráneo Robert Battle que de a poco comenzó a darle su rédito  cargando de faltas a Martín Leiva.

En “La Peña” la ofensiva pasaba por las manos de Leonardo Gutiérrez y Adrián Boccía. Que mantenían en partido a los marplatenses siempre corriendo desde abajo.

En el segundo cuarto los de nuestro medio no encontraron el canasto con yerros continuos por parte de sus tiradores. Fernando Rivero trató de mover la banca para de esa manera otorgarles descanso a sus jugadores y buscarle la vuelta a un cotejo muy complicado.

Los “xeneizes” con el tiro externo, hostigaron una y otra vez a la defensa marplatense, con la mano de Alejandro Diez, Patricio Prato y Lucas Faggiano.

El plantel corto del “Milrayitas” no podía doblegar la antitesis de los locales. Estirando la ventaja a 14 para los dirigidos por Carlos Duro.

Los boquenses estuvieron certeros desde los 6.25, con seis de ocho en triples, debido a la floja marca del “Milrayas” que defensivamente volvió a ser endeble.

Solamente la producción de Leo sostuvo la ilusión de quedarse con el triunfo. A esta altura es una obviedad decir que el síndrome Campazzo es imposible de eludir para un equipo que no encuentra respuestas en ofensiva.

La segunda parte empezó con un Peñarol con mayor intensidad a la hora de marcar. La figura del capitán Gutiérrez taladró el canasto de la  bombonerita y limó la diferencia a solo 3 de luz.

El local defendió bien dos ataques y estiró el marcador nuevamente a 10 puntos. Sobre el final del tercer cuarto con dos triples consecutivos del boricua, Isaac Sosa el visitante quedó a cinco y en partido.

El final fue a puro triple, Selem Safar por los locales y Sossa por los visitantes decoraban el marcador para uno y otro. Pero con mayor efectividad para Boca que logró sacar 19 puntos de diferencia.

A puro corazón los marplatenses descontaron sobre el final. Pero fue en vano ya que 84 a 75 fue el cierre para los locales.

De ninguna manera Peñarol puede seguir sin un goleador y con un equipo corto. El corte del extranjero Eshaunte Jones debería de ser cuanto antes y reemplazarlo en carácter de urgencia, el equipo necesita gol para no depender de dos jugadores. Es obvio que Campazzo es sin dudas él mejor base de Sudamérica y sin el todo será cuesta arriba.

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.